martes,19 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl español nació en Cantabria, según un estudio filológico americano
San Millán vivió en Valderredible

El español nació en Cantabria, según un estudio filológico americano

ibercampus.info
Un profesor estadounidense ha puesto en entredicho la creencia universal de que el origen de la lengua española se encontraba en el monasterio de San Millán de la Cogolla, en La Rioja. George Kaplan, de la Universidad de Tennessee, ha publicado un estudio de 300 páginas titulado "Valderredible (Cantabria, cuna del idioma español)", dando nueva información sobre la vida del eremita y después santo Millán.

Afirma que el artífice de aquellas primeras anotaciones en lengua romance en los márgenes de algunos pasajes del códice latino Aemilianensis 60 -consideradas hoy cuna de nuestra lengua- no realizó esta labor en el monasterio riojano, como se creía, sino que pasó gran parte de su vida y murió en Valderredible, y posteriormente fue trasladado y enterrado en el de La Rioja, dando a sus restos valor de reliquia.

Kaplan sostiene en su tesis que las ermitas rupestres de Valderredible fueron excavadas en el siglo VII por los fieles al culto del santo, que había vivido en una de ellas y que fue elevado a los altares por los milagros realizados para los peregrinos en los últimos 30 años de su vida. Estas ermitas, según mantiene el investigador, fueron uno de los factores que contribuyeron a la formación del camino de Santiago.

"Los lingüistas han sospechado desde hace tiempo que el español nació en el sur de Cantabria a partir del año 700. Mi libro es el primero en aportar evidencias sólidas de que la región era realmente un centro cultural durante el siglo octavo", ha explica el propio Kaplan en la web de la Universidad de Tennessee.

Así, fueron los propios seguidores del santo quienes llevaron sus textos al monasterio de San Millán de la Cogolla, entre los cuales se encontraban las famosas Glosas Emilianenses. Éstas son breves anotaciones manuscritas en varias lenguas (latín, romance y euskera medieval) en los márgenes o entre líneas de algunos pasajes del códice latino Aemilianensis 60, con la probable intención por parte del autor de aclarar el significado de algunas partes del texto en latín. Su importancia filológica radica en que se han considerado el primer testimonio escrito del dialecto romance hispánico, que era la lengua que por entonces hablaba el pueblo llano.

Fuente: Diario Crítico

De interés

Artículos Relacionados