jueves,26 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl estado de emergencia en Venezuela permite incautar bienes de empresas
La oposición ahora mayoritaria pide cambiar de rumbo o cesar

El estado de emergencia en Venezuela permite incautar bienes de empresas

Redacción
El Gobierno de Venezuela decretó este fin de semana el "estado de emergencia económica en todo el territorio nacional" por un periodo de 60 días. El ministro de Economía, Luis Salas, dijo que la medida se adopta para "proteger al pueblo en función de las amenazas existentes", ante lo que se considera la peor crisis en 35 años, acrecentada por la caída del precio del petróleo. La oposición ha contestado según Efe pidiendo un cambio de rumbo o el cese del Gobierno de Maduro.
El jefe de la ahora mayoritaria oposición  en el Parlamento, Julio Borges, declaró que es un “deber exigir” al Gobierno de Maduro “un cambio de rumbo” y advirtió- “Si no hiciere este cambio tendremos que liderar al país para cambiar al Gobierno”.

El decreto concede al Ejecutivo "atribución para adoptar las medidas oportunas que permitan atender eficazmente la situación excepcional, extraordinaria y coyuntural que atraviesa la economía venezolana", con el fin de "asegurar a la población el disfrute pleno de sus derechos y libre acceso a bienes y servicios fundamentales".

Entre otras cosas, el Gobierno podrá reorganizar el presupuesto, dictará medidas para evitar la evasión fiscal, agilizará los trámites para importar los productos necesarios para el consumo, eximirá de los requisitos cambiarios al sector público y privado, requerirá del incremento de la producción y podrá disponer de los bienes que las empresas privadas tienen para conseguir su objetivo de elevar la producción.

El Banco Central de Venezuela informó este fin de semana que la inflación anualizada a septiembre de 2015 alcanzó un 14,15%, el registro más alto en la historia económica del país.

En su intervención anual ante el Parlamento, de mayoría opositora, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, llamó a la "unión nacional" e instó a la oposición a un "diálogo constructivo" para afrontar la emergencia económica del país y dar el salto de una economía rentista "agotada, en fase terminal" a otra generadora de riquezas. "Nadie piense que las soluciones corresponden a un solo sector o una sola autoridad", advirtió, y recalcó la que la solución requiere de "un proceso sostenido de encuentro que corresponde a todos".

Maduro habló este viernes. Foto Hoy Digital

Maduro instó ante el Parlamento a no caer en "tentaciones de romper los equilibrios necesarios" y reconoció que "no es fácil" manejar el conflicto de poderes actual en el país. El presidente venezolano propuso la creación de una comisión de "justicia, verdad y paz" frente a la ley de amnistía que pretende aprobar la mayoría opositora.

El presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup, dijo a Maduro que la Cámara "va a legislar y va a controlar" el trabajo del Ejecutivo. Ramos recordó los "errores sucesivos" que ha cometido el chavismo por "culpa de un modelo equivocado. 

Peor crisis en 35 años

La decisión se produce en medio de la peor crisis de los últimos 35 años. Con un barril de petróleo declinante, con un aparato productivo privado paralizado como consecuencia de la falta de divisas y una inflación anualizada, según cifras publicadas este viernes por el Banco Central de Venezuela, de 141.5% al cierre del tercer trimestre de 2015, el Gobierno busca revertir la situación expandiendo sus poderes.El recién designado ministro de Economía, Luis Salas, leyó en una alocución televisada y radiada a todo el país el contenido del decreto, que le otorga al presidente Maduro plenos poderes para legislar en el área económica durante 60 días. Salas anunció una serie de medidas, la mayoría generales, precedidas por un largo preámbulo que identifica en la muerte del líder de la autodenominada revolución bolivariana, Hugo Chávez, el origen de la catástrofe que vive Venezuela, llamada “guerra económica” por la narrativa chavista. Al culminar la lectura de los artículos Salas ha pedido tranquilidad y confianza a los venezolanos.

Entre esas decisiones figuran principalmente: a) el Gobierno podrá reorganizar el presupuesto a su leal saber y entender; b) dictará medidas para evitar la evasión fiscal; c) agilizará los trámites para importar los productos e insumos necesarios para el consumo; d) eximirá de los requisitos cambiarios —en Venezuela hay un control de venta de divisas muy rígido desde 2003— al sector público y privado; y e) requerirá del incremento de la producción y podría disponer de los bienes que las empresas privadas tienen para conseguir su objetivo de elevar la producción.

Lo que más ha llamado la atención es la posibilidad de que se establezcan ingresos y egresos máximos para las operaciones en efectivo con la moneda local. La sola posibilidad de que el Gobierno sea facultado para imponer un corralito (una restricción a todas las transacciones económicas y financieras, impuestos en Argentina y Grecia en el pasado) ha sido quizás el anuncio más impactante de todos.

De interés

Artículos Relacionados