miércoles,1 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl estilo Trump invade política y prensa: todos contentos y mínima manifestación...
Unas 45.000personas según un Gobierno en anticipo electoral

El estilo Trump invade política y prensa: todos contentos y mínima manifestación en Colón este 10-F

Redacción
La manifestación de este domingo en Plaza Colón de Madrid, convocada por PP, Cs y Vox por la unidad de España y contra el presidente Pedro Sánchez, a quien piden elecciones generales ya, ha sido la menos concurrida de las registradas y evaluadas por la Delegación del Gobierno en los últimos 15 años: 45.000 participantes, aunque los convocantes dijeron más de 200.000. Antes el Gobierno filtró que la ruptura con los independentistas catalanes "empuja al PSOE al superdomingo electoral de mayo".

Todos los partidos, bien de la oposición de derecha o ultraderecha, o el Gobierno del PSOE y sus apoyoz por la izquieda, se han declarado satisfechos no obstante con los resultados de la convocatoria de manifestación, a dos días del inicio del juicio a los lideres independentistas presos y apoyada por la mayoría de la prensa impresa como si respondiera a un clamor social. El estilo Trump, presidente norteamericano que hace méritos como el más mentiroso de la historia y se supera a sí mismo (sólo en octubre lanzó 1.200 trolas), tras plagar la redes sociales para su victoria de noticias falsas y avergonzar al mundo civilizado. Hasta el más moderado líder de Ciudadanos,  Albert Rivera, declaraba ante los concentrados, muchos de ellos llegados de toda España en autobuses fletados por los convocatantes, que la concetración había "superado todas las expectativas".   

PP y Cs, secundados en la convocatoria por Vox y otras cinco marcas electorales de la derecha, habían emitido el sábado un comunicado conjunto en el que se desmarcaban de la posible presencia en la plaza de Colón de "grupos ultras y antidemocráticos", después de que grupos como Hogar Social, España 2000 o Falange y Democracia Nacional anunciaran que acudirían a la manifestación. Era sin embargo el mayor esfuerzo de movilización de las derechas en los últimos años, y no solo desde Madrid, pues se anunciaba la presencia de alcaldes y presidentes de Andalucía, Juanma Moreno, y de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, así como de Manuel Valls, candidato a la alcaldía de Barcelona. Y tanto PP como Ciudadanos habían fletado autobuses gratuitos para los interesados en acudir a la manifestación.

Pero los datos oficiales de la Delegación del Gobierno en Madrid, que ha cambiado desde 2004 tres veces de signo político, han cuantificado la cifra de manifestantes en apenas 45.000 personas, la menor cifra registrada desde 2005, si bien los organizadores precisaron que eran más del doble de las 20.000 personas que preveían cifraron los asistententes por su parte en 200.000 las personas contando la plaza de Colón y las calles adyacentes como Recoletos, Génova y Armada Española. 

Según los datos de la Delegación de Gobierno en Madrid recogidos puntualmente por Newtral.es, a la concentración de Colón la comparativa de participación de otras manifestaciones convocadas o que terminaron en el mismo lugar y usando la misma fuente de la Delegación del Golbierno ha sido desde 2005, como refleja el gráfico de abajo: Orgullo LGTBI de 2018, 700.000 personas; Manifestación 8M (2018), 170.000 personas; Manifestación por la unidad de España (2017), 50.000 personas; Manifestación contra Zapatero “Por proceso de Paz” (2007),  181.000 personas;Manifestación contra ETA tras atentado en la T-4 (2007), 174.000 personas; y Manifestación contra Zapatero y el matrimonio gay (2005),166.000 personas.

Palabras de los políticos

En la manifestación fue leído como estaba acordado por los convocantes un manifiesto en el que se ha advertido al Gobierno de Pedro Sánchez de que "la unidad nacional no se negocia" y que los españoles "no están dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones". La concentración, al reivindicar la defensa de la unidad de España y criticar las cesiones al separatismo, ha reivindicado la igualdad política de todos los españoles y la soberanía nacional. Los encargados de leerlofueron los periodistas María Claver, Albert Castillón y Carlos Cuesta.

El líder del Partido Popular, Pablo Casado, ha celebrado que "la España de los balcones" haya "bajado a la calle" y les ha pedido que dentro de 100 días, en las elecciones municipales, autonómicas y europeas, vayan a las urnas "para que el resultado sea una censura a la actuación del Gobierno de Pedro Sánchez". "El tiempo de Gobierno de Sánchez ya ha acabado. Tenemos dentro de 100 días elecciones y la España de los balcones tiene que ir a las urnas para que el resultado sea una censura a la actuación del Gobierno socialista de Pedro Sánchez".

Por su parte, Albert Rivera ha pedido al presidente del Gobierno que "convoque elecciones ya" para poder "elegir un Gobierno constitucionalista". "A Sánchez se le acaba la escapada. Hoy, hay un antes y un después en esta legislatura". Rivera ha asegurado que la marcha "ha superado todas las expectativas" y que Colón "está desbordado". "Miles de españoles le dicen no a Sánchez y sí a España, no a los indultos y los privilegios, no al separatismo", ha sentenciado.

Por último, Santiago Abascal, presidente de Vox, ha defendido la necesidad de "sofocar el golpe" en Cataluña "hasta las últimas consecuencias" con la detención de sus "responsables y conspiradores", en referencia, entre otros, al presidente de la Generalitat, Quim Torra. Abascal ha abogado también por la suspensión de la autonomía de Cataluña en sus declaraciones a los medios al comienzo de la concentración.

La respuesta de Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llegó desde Santander, donde intervenía en un acto, casi a la misma hora que la manifestación de Madrid. El secretario general del PSOE afirmó que "están haciendo una concentración contra una persona que siendo líder de la oposición permaneció al lado del Gobierno del PP en la aplicación del 155". Sánchez añadió que "lo que hace este gobierno es trabajar por la unidad de España y no lo que están haciendo las derechas hoy (este domingo)".

Para Pablo Iglesias, la reacción de los progresistas requiere reforzar el Estado de bienestar. También la gestión de la "plurinacionalidad" de España "desde el diálogo sin exclusiones y no desde el poder judicial", ha subrayado en una serie de mensajes en redes sociales, resaltando que el "poder" de Vox "no se mide solo en votos sino en su capacidad de liderar la orquesta de las tres derechas", y puso como ejemplo hasta el acuerdo que permitió el cambio de Gobierno en Andalucía, donde el PSOE perdió la Junta tras 36 años.

 

El estilo Trump invade política y prensa española

La prensa impresa parecía durante la mañana de este domingo reflejar el estilo Trump, al igual que ante el derrocamiento de Sánchez en el PSOE y los resultados de las primarias en las que recuperó el poder: Sánchez se inhibe ante el clamor social en su contra, titulaba su editorial de este 10 de febrero EL MUNDO.  En defensa de la democracia: elecciones ya, le secundaba ABC. España exige a Sánchez elecciones ya, editorializaba LA RAZÓN, que al igual que los anteriores se volcaba tambien en sus portadas a favor de la manifesdtación y en una entrevista con el presidente del PP, Pablo Casado, animaba a los ciudadanos a acudir y dispuesto a "seguir en la calle para poner fin al Gobierno de la mentira" y "la continua cesión ante los independentistas". Otro artículo publicado en LA RAZÓN por el presidente de Vox, Santiago Abascal, pedía "echar a este Gobierno traidor que está preso de los golpistas".

Desde Twitter, el líder de Cs, Albert Rivera, pedía que "Colón sea un clamor contra la deriva irresponsable de Sánchez". A lo que se anticipaba el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, asegurandor que no aceptará "nunca" la autodeterminación de Cataluña, ya que "es ilegal" y no lo permite la Constitución, "y fuera de la Constitución, no hay diálogo posible", mientras EL PAÍS afirmaba en su portada que la ruptura del Gobierno con los independentistas catalanes "empuja al PSOE al superdomingo electoral de mayo". Según este diario, la opción de convocar las elecciones generales para el 26 de mayo, coincidiendo con los comicios municipales, autonómicos y europeos, gana fuerza en la cúpula socialista ante la posible falta de apoyos para que el Ejecutivo saque adelante los Presupuestos.

Entre tanto, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, entrevistado por ABC, cree que el Gobierno "no se ha desgastado" por intentar negociar con los independentistas catalanes. "Todos nuestros esfuerzos están destinados a lograr la convivencia y la normalización en Cataluña dentro de la ley y la Constitución. Lo que de verdad desgasta en la inacción. Nosotros apostamos por un diálogo sincero y eficaz", señala. En cuanto al juicio por los sucesos del 1-0, el ministro explica que "no hay observadores porque cualquier ciudadano podrá seguirlo en directo y se verá que es un juicio justo, independiente e imparcial". "Todo ciudadano tiene que aceptar los pronunciamientos judiciales", concluye el titular de Interior.

 

De interés

Artículos Relacionados