jueves,28 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl exceso de formación teórica, una lacra para la Universidad española
Los fallos de nuestro sistema

El exceso de formación teórica, una lacra para la Universidad española

ibercampus.info
España es un claro ejemplo de que más horas lectivas no implican un mejor resultado académico. Pues, según un estudio reciente, los españoles son los estudiantes con más tiempo de clases (solo superados por los italianos) pero a la vez, los que más abandonan su carrera.

 

La encuesta Cheers (Career after Higher Education: a European Research Study) ha analizado los hábitos de estudio de 40.000 universitarios europeos, norteamericanos y japoneses, obteniendo unos resultados sorprendentes.

Tal y como publica el diario El Mundo, los universitarios españoles tienen 24,2 horas lectivas a la semana; una cifra bastante mas superior que la de los finlandeses, por ejemplo, con 11,5 horas o a la de los austriacos, con 11,6 horas a la semana.

A pesar de estos datos, son precisamente los españoles quienes peores resultados académicos obtienen, pues superan en tres puntos a la media europea de abandono de los estudios y además, solo un 26% termina la carrera según el plazo del plan de estudio.

Estas conclusiones han llevado a los expertos a analizar una situación en la que, obviamente, existe un profundo defecto. En opinión de José Sánchez Campillo, profesor de la Universidad de Granada, la clave esta en que “las aulas suelen estar muy vacías, incluso cuando los profesores son buenos docentes. Está demostrado que el estudiante aprende mucho más haciendo que escuchando», afirma en El Mundo.

Precisamente, uno de los objetivos de la adaptación europea trata de suprimir el carácter mayoritariamente teórico de la Universidad española, mediante cambios profundos en la metodología docente.

De nuevo, en este campo, España despunta con una clara diferencia respecto a sus vecinos ya que, mientras que en el resto de países la educación primaria y secundaria son más teóricas y la universitaria, mas practica, nuestro país practica precisamente lo contrario.

En las universidades, la teoría ocupa un 3,8 sobre 5 de la formación -cuando en Francia supone un 3, o en Italia, un 3,1- relegando la formación practica a un segundo plano.

Esta realidad  hace que algunas voces alarmen sobre la situación de in competitividad laboral a la que podrían enfrentarse los jóvenes españoles frente a sus colegas europeos.

Mientras tanto, los principales afectados, los alumnos, no son ajenos a este defecto ya que son los primeros en quejarse de esta falta de sentido práctico en la formación superior. El ´Estudio sobre los universitarios’ realizado por la Fundación BBVA, muestra esta preocupación de unos 3.000 universitarios en los últimos años de licenciatura.

También se quejan los estudiantes de que los exámenes solo exigen la mera memorización de datos; de que el equipo técnico y el profesorado no es de gran calidad y de la poca variedad de cursos ofertados.

En el otro lado, aparece la voz de los empresarios, quienes también se quejan de la escasa preparación práctica con que llegan los estudiantes a la hora de adentrarse en el mundo laboral. Según la Fundación Universidad-Empresa, el 42,9% de las compañías lo subrayan.

De interés

Artículos Relacionados