viernes,28 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl fin del mundo: el comienzo de un nuevo ciclo
21-12-2012

El fin del mundo: el comienzo de un nuevo ciclo

ibercampus.info
La creencia de que este 21 de diciembre es el fin del mundo, difundida por miles de esotéricos, videntes y uno que otro escritor, inspirado en las supuestas profecías mayas, no solo ha redituado jugosas ganancias, también haciendo un balance, ha dejado cosas positivas.

Se ha publicando y difundido tanto, también a través de la redes sociales, pues con sólo poner en el buscador profecías mayas del 2012, aparecen más de 7 millones 180 mil sitios relacionados.


Explicaciones en internet


Investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México y del La civilización maya, vuelve a ser centro de atención de curiosos y científicos con la llegada del fin del mundo. anunciaron hoy la creación de una página en internet, con el fin de evitar especulaciones en torno al supuesto "fin del mundo" mañana 21 de diciembre.

La página de internet "maya.nmai.si.edu" tiene como objetivo explicar a la gente las distintas interpretaciones sobre el término y comienzo de un nuevo ciclo en el calendario de conteo de la cultura maya, informaron hoy los investigadores en la ciudad de Mérida, capital del estado de Yucatán, en el este de México.


El calendario maya


La distribución del tiempo de los mayas era totalmente diferente a la de nuestro calendario (el gregoriano), ya que mide los meses en periodos de siete días. El año está conformado por 12 meses, siete de 31 días, cuatro de 30, y uno de 28, que cada cuatro años tiene 29, ya que nuestro calendario está conformado por 365 días y seis horas, entonces esas seis horas se acumulan para que cada cuatro años haya un día “extra” que es ubicado en febrero, entonces ese año es bisiesto.


Mientras que los mayas, en su perfecta matemática, tenían meses de 20 días, y para sumar 360 días el año debía tener 18 meses, como cinco días quedaban flotando, tenían un mes de cinco días, los cuales eran considerados por los mayas como un periodo pequeño de mala suerte.


El calendario maya, a diferencia del nuestro, es cíclico, lo que quiere decir que el tiempo se repetía, y nuestro calendario es lineal, o sea que el tiempo se va sumando, no repitiendo.


El calendario de la cuenta larga indica que este año finaliza el 13 baktun, que son periodos de 400 años, y -diferente a lo que se ha dicho de las supuestas profecías mayas- ellos no indicaron ningún tipo de destrucción, “más bien creían en un ciclo que vuelve a repetirse, tal vez con cierta esperanza de que sea mejor, pero así como ellos miraban que había día y noche repetido, y luego las posiciones del sol que estaban en solsticios, que estaban en equinoccios, y las estaciones más o menos de lluvia y sequía que conocemos aquí en los trópicos, entonces veían que había una forma cíclica de las cosas en la vida, y este período que viene o esta era que va a comenzar es otro periodo igual al anterior”, explicó el arqueólogo de la UNAH, Vito Véliz.

De interés

Artículos Relacionados