martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEl FMI pide a España acelerar la devaluación interna para frenar el...
Propone bajar salarios un 10% en 2 años y subir el IVA

El FMI pide a España acelerar la devaluación interna para frenar el paro juvenil y temporal

Redacción
El FMI propone en su informe de revisión anual sobre España acelerar el actual proceso de devaluación interna mediante un acuerdo social para bajar los salarios un 10% en dos años, reducir las cotizaciones a la Seguridad Social y luego subir el IVA, con el argumento de que hasta ahora la carga del ajuste sigue cayendo sobre el empleo, en especial el temporal y el de los jóvenes, en lugar de sobre salarios.

 El informe elogia buena parte de las reformas económicas, aunque pide acelerar la laboral y complementar la fiscal, financiera, de las pensiones y de las administraciones públicas, bajando las cotizaciones a la Seguridad Social el 1,75% a compensar dos años más tarde con aumentos del IVA, por ejemplo mediante la ampliación de la base en lugar de aumentar el tipo principal.

El FMI dice que este ajuste de los salarios y los precios se  realizaría relativamente rápido, ya que los efectos del acuerdo social serían asumidos como creíbles, por lo que pese a sus inherentes limitaciones, sus modelos sugieren que la reducción salarial y la caída asociada en los precios tendrían un impacto positivo en el crecimiento y apoyarían el ajuste fiscal. 

Así, el declive salarios / precios daría lugar a una verdadera depreciación de alrededor del 5% en 3 años, fomentando con ello el aumento de las exportaciones y la desaceleración de las importaciones. 

En la presentación de estas ideas, los directores ejecutivos elogiaron a las autoridades españolas por el avance decidido en relación con reformas críticas en medio de condiciones difíciles, lo cual está ayudando a estabilizar la economía. Añadieron que los desequilibrios externos y fiscales se están corrigiendo con rapidez. Sin embargo, resaltaron que la economía continúa en recesión, con un desempleo inaceptablemente elevado, y las perspectivas siguen siendo difíciles. Por ello, proponen nuevas medidas "decisivas para generar crecimiento y empleo, tanto por parte de España como de Europa, y de un compromiso sólido e ininterrumpido con las medidas de reforma".

Razones y estimaciones 

Las razones que da el FMI para este acuerdo vienen en las páginas 12-17 de su informe de 66 páginas y se centran en las siguientes:

-Hasta ahora la carga del ajuste sigue cayendo sobre el empleo (sobre todo temporal y jóvenes) en lugar de sobre salarios. 

-España históricamente nunca ha generado empleo neto cuando la economía creció menos del 1,5%-2% y el crecimiento no alcanzará esas tasas ni siquiera en sus proyecciones hasta el 2.018%, cuando el PIB crecería el 1,2% , de manera que entre esa tasa y la de los años previos (0% el 2014, al año siguiente 0,3%, en el 2016 un 0,6% y en el 2.017 un 0,9%) apenas se compensará el descenso del 3% acumulado entre el presente año y el 2012 (1,4% y 1,6%), brecha aun asi menor en ambos años a la del 3,7% del 2009.

-Así, incluso el desempleo estructural sería probablemente muy alto al final del periodo, alrededor del 18% al terminar la década actual.

-En estas condiciones, sólo una mejora significativa en la dinámica del mercado laboral, en particular con un ajuste más rápido de los salarios, podría llevar a un menor número de personas a perder sus empleos o a consumir menos por miedo a este riesgo.

-En cambio, el aumento del empleo o de la contratación entre los parados podrían conducir a un mayor consumo privado, que entre el presente año (-2,7%) y el pasado (-2,2) casi habrá bajado un 5% y todavía el FMI prevé caiga otro 1% entre los dos próximos años, mientras que en los tres siguientes (hasta el 2019) solo subiría el 1,1% sin las medidas propuestas.

-Las empresas también serían más propensas a contratar e invertir y las exportaciones netas contribuirán aún más a la demanda agregada, por lo que el crecimiento económico y el empleo resultantes serían mayores.

-Un acuerdo social creíble también tendría un gran impacto positivo de la inversión, debido a los menores costes de producción y la mejora de las perspectivas. 

-Como resultado de ello, el PIB podría crecer un 5% más de lo que ahora prevé el FMI.

-Aunque en principio se elevaría el déficit fiscal, luego caería rápidamente por los aumentos del IVA y la mayor actividad económica. Pero en ambos casos la deuda pública sería menor que la ahora prevista (el 69% del PIB registrado el 2011 subió al 84% el año pasado, se elevará al 92% al terminar este año y el FMI prevé que alcance el 106% el 2017 y 2018 en sus proyecciones actuales, sin las medidas que propone.

-El empleo sería un 7% mayor que lo previsto actualmente, lo que reduciría más aceleradamente el paro desde el máximo del 27,2% previsto por el FMI para este año, frente al 25% del pasado y 21,7% del 2011, y que sin las medidas que propone ofrece perspectivas de bajar como mucho al 26% el 2017 y 25,3% el 2018. 

 -En cambio, con la mayor devaluación social que propone el FMI y la caída de los salarios nominales en el 10% en dos años, el empleo crecería a un ritmo más rápido, especialmente en el segundo y tercer año, por lo que la tasa de desempleo podría disminuir 7.6 puntos porcentuales el año 2016 frente a los 1,9 previstos en sus proyecciones actuales.

-El consumo podría caer ligeramente el primer año de devaluación social, pero la caída se limitaría en cuando que los hogares se beneficiarían también de la bajada de las cotizaciones sociales. 

-Las simulaciones del FMI para el caso del acuerdo social sugieren que el aumento del empleo y la baja del IPC como indicador de la inflación en nada menos que un 4-5% durante dos años resultarían suficientes para impulsar el consumo privado ya en el segundo año.

-El modelo económico aplicado por el FMI para realizar estos cálculos indica también que las medidas propuestas elevarían el ahorro un 2-2,5% en los primeros años y permitirían reducir en mayor medida la deuda de los hogares.

Resumen de la evaluación

Antes de formular estas propuestas, los directores celebraron la reforma del mercado de trabajo de 2012, que parece estar dando fruto poco a poco. Sin embargo, recalcaron que se necesita mejorar aún más la dinámica del mercado de trabajo para reducir en forma suficiente el desempleo, entre otras cosas aumentando la flexibilidad interna, reduciendo la dualidad del mercado laboral, y mejorando las políticas laborales activas. Muchos opinaron en general que sería beneficioso estudiar la posibilidad de un acuerdo social entre los sindicatos y los empleadores para acelerar los beneficios derivados de las reformas estructurales en materia de empleo, pero al mismo tiempo señalaron que sería difícil de lograr. No obstante, este acuerdo no debería demorar las reformas estructurales necesarias. 

Su evaluacion anual empieza diciendo que los principales desequilibrios se están corrigiendo con rapidez. Los rendimientos de los títulos soberanos disminuyeron de manera pronunciada desde los anuncios del Banco Central Europeo sobre las operaciones monetarias de compraventa (OMC), la cuenta corriente pasó a registrar superávit, el déficit fiscal retrocedió con fuerza en 2012 a pesar de la recesión, la deuda del sector privado bajó, y se reforzó el sistema bancario. Pero el proceso de ajuste está resultando lento y difícil. El crecimiento ha sido negativo en los siete últimos trimestres, el desempleo ha alcanzado niveles inaceptablemente elevados, y persisten las condiciones de financiamiento restrictivas para la pequeña empresa.

El proceso de reforma se ha acelerado e intensificado, según dice el FMI. Las reformas decisivas en los sectores laboral, financiero y fiscal, acordes con los lineamientos de las recomendaciones efectuadas por el personal técnico, están contribuyendo a estabilizar la economía. Se han tomado medidas firmes para contribuir a sanear el sector bancario en el contexto de un programa para el sector financiero puesto en marcha por el Mecanismo de Estabilidad Financiera, para el cual el FMI está brindando asistencia técnica. Los requerimientos de provisiones y los requisitos de capital se incrementaron de manera contundente tras un examen independiente de la calidad de los activos y pruebas de tensión en el verano de 2012. Se están reestructurando los bancos débiles y gran parte de sus activos inmobiliarios han sido traspasados a una sociedad de gestión de activos (Sareb). Asimismo, se fortalecieron la regulación y la supervisión. Se han reforzado sustancialmente los marcos fiscales y la transparencia. Se ha creado un consejo independiente y un comité de expertos ha elaborado una propuesta para asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones. Se adoptaron reglas más restrictivas para la jubilación anticipada y parcial. Se publican ahora informes mensuales sobre todos los principales niveles de gobierno.

 

En cuanto a la política del mercado laboral, se instituyó una reforma profunda en julio de 2012 para que las empresas puedan ajustar mejor las condiciones de trabajo (incluidos los sueldos), reducir la dualidad del mercado laboral, equiparar mejor la oferta y la demanda de empleo, y promover la capacitación. Las prestaciones por desempleo se redujeron 17% a partir del séptimo mes de prestaciones, y los subsidios de contratación se reformaron. En febrero de 2013, el gobierno anunció un régimen de contratación más flexible para la juventud e incentivos tributarios para respaldar el empleo juvenil y el espíritu de empresa.

 

Se encuentran en marcha reformas de los mercados de productos y servicios. El gobierno liberalizó el establecimiento de pequeños comercios minoristas y los horarios del comercio minorista. Se han anunciado otras reformas para suprimir regulaciones que fragmentan el mercado interno, liberalizar los servicios profesionales y fomentar el espíritu de empresa.

 

Otros consejos del Directorio 

Los directores también recalcaron la necesidad de mejorar el clima de negocios y promover la competencia, entre otras cosas mediante la reforma de los mercados de productos y servicios. Aguardan con interés la implementación oportuna de los planes contemplados en el marco del Programa Nacional de Reformas.

 

Los directores elogiaron el compromiso de las autoridades con la consolidación fiscal, y convinieron en que los nuevos objetivos estructurales a mediano plazo logran un equilibrio razonable entre la reducción del déficit y el apoyo al crecimiento a corto plazo. Alentaron a las autoridades a especificar cómo se lograrán los objetivos y garantizar que las medidas sean tan favorables al crecimiento como sea posible. En este contexto, aguardan con interés los exámenes de tributación y gasto. Varios directores recomendaron también flexibilidad en la consecución de las metas en caso de que el crecimiento no sea el esperado. Los directores aplaudieron el avance de las reformas estructurales en materia fiscal, como el consejo fiscal, y pusieron de relieve la necesidad de darles seguimiento con una legislación ambiciosa y una aplicación rigurosa. Muchos directores esperan que se realice un mayor avance en la elaboración de las medidas de aplicación de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, y en la meta de asegurar que el sistema de pensiones sea sostenible.

 

Los directores recalcaron la importancia de facilitar el desapalancamiento del sector privado. Es necesario seguir mejorando el régimen de insolvencia. Varios directores alentaron a las autoridades a analizar la posibilidad de instituir en el futuro un régimen de insolvencia personal. Los directores subrayaron que los bancos, por su parte, también deben contribuir, reconociendo las pérdidas sin tardanza y vendiendo activos problemáticos. Elogiaron el avance realizado en el saneamiento del sector financiero, pero recalcaron la necesidad de no perder de vista los riesgos para la estabilidad financiera y proteger la solvencia ganada con tanto esfuerzo. Se debe conceder prioridad a las tareas de eliminar las restricciones a la oferta, respaldar el acceso de la pequeña y mediana empresa al crédito, implementar ejercicios de resistencia de los bancos en distintos escenarios que sirvan de guía a la supervisión, y determinar, en el contexto del próximo análisis del balance europeo, toda necesidad de reforzar más la capitalización. Los directores recalcaron que las medidas adoptadas a nivel europeo, incluidas las encaminadas a mejorar la transmisión monetaria, revertir la fragmentación financiera y avanzar hacia una unión bancaria, son fundamentales para respaldar el esfuerzo de ajuste en España.

 

De interés

Artículos Relacionados