martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEl fraude en la publicidad digital asciende a 42.000 millones de dólares,...
El sector teme la tendencia: hacia 150.000 millones en 2025

El fraude en la publicidad digital asciende a 42.000 millones de dólares, según Júpiter Research

Redacción
Los anunciantes perderán 42.000 millones de dólares por el fraude en la publicidad online, móvil y aquella insertada en aplicaciones en 2018, según estima un estudio de Juniper Research. Cada día hay más técnicas avanzadas para ello, como implementar redes automatizadas para simular clics y visualizaciones en anuncios; parte de la culpa se achaca a la escasa adopción de soluciones antifraude por anunciantes más pequeños. Pero el sector teme aun más la tendencia: hacia 150.000 millones en 2025.

En España, donde la crisis de la publicidad se enquista por otros motivos, mientras prensa, radio y televisión aceleran su declive de audiencias y precariedad laboral ante Internet, la Asociación Española de Anunciantes creó en marzo de 2017 la Comisión de Industria Publicitaria (CIP) que , en julio del mismo año publicó la Guía de Estándares y Buenas Prácticas de Ad Viewability 2017, con el objetivo de luchar por la seguridad de la marca, la transparencia, la experiencia de usuario y contra el fraude. Entre tanto, un estudio difundido en octubre pasado estimaba que, si la industria no toma medidas, el fraude en publicidad digital podría alcanzar los 150.000 millones de dólares en el año 2025, y cifras tan alarmantes como estas se pusieron sobre la mesa en el último encuentro CIP (Comisión De Industria Publicitaria), impulsado por las principales asociaciones del sector y celebrado el 16 de octubre en el Campus Repsol. 

Ahora,Alberto Iglesias Fraga advierte desde Business Insider que, de acuerdo a un estudio de Juniper Research, los anunciantes perderán nada menos que 42.000 millones de dólares por el fraude en la publicidad online, móvil y aquella insertada en aplicaciones. Esto supone un incremento muy notorio del 21% respecto a los 35.000 millones perdidos por estas actividades de dudosa moralidad en 2018.

Pero la tendencia es mucho peor: el agujero provocado por el fraude en la publicidad digital alcanzará los 100.000 millones de dólares en 2023.

De acuerdo a los analistas, los estafadores están optando cada día más por técnicas avanzadas, como implementar redes automatizadas de publicidad para simular clics y visualizaciones en anuncios, aunque también se siguen usando métodos clásicos de fraude, como las granjas de instaladores de aplicaciones donde un operario maneja cientos de terminales al mismo tiempo con estos propósitos ilegítimos.

No sólo en la buena técnica de los estafadores reside este desfalco de ingentes dimensiones. En ese sentido, los expertos de esta casa de investigación también apelan a la escasa adopción de soluciones antifraude por parte de los anunciantes más pequeños, lo que provoca que apenas se vayan a poder mitigar 16.000 millones en gastos potenciales por esta causa. 

Y, además, el estudio detalla que se está produciendo una descompensación clara entre la creciente oferta de espacios y formatos publicitarios en Internet y la demanda real de los anunciantes. Esto provocará un espacio sin cubrir en los próximos cuatro años que los estafadores aprovecharán para llenar con anuncios fraudulentos.

En este pasado 2018 se asentaron las bases de las próximas tendencias del sector de la publicidad y los medios de comunicación.

Por una parte, se demostró la importancia de los datos de los usuarios para segmentar mejor las campañas de marketing. De hecho, tal es la relevancia que quedó demostrado que pueden dar la vuelta a unas elecciones. Y si no que se lo pregunten a Facebook y sus múltiples escándalos de los últimos 12 meses

Pero no es lo único que quedó patente. También comenzó una interesante batalla por el streaming, hasta el punto de que compañías de la talla de Disney se han mostrado dispuestas a abrir su propio servicio de VOD (Vídeo Bajo Demanda, por sus siglas en inglés).

De interés

Artículos Relacionados