sábado,28 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEmpresas y RSCEl Gobierno Corporativo pone de manifiesto el verdadero funcionamiento de las empresas
Motor de crecimiento y confianza

El Gobierno Corporativo pone de manifiesto el verdadero funcionamiento de las empresas

El Dr. en Economía, Julián Salcedo Gómez, ha realizado un documento remitido a Ibercampus, en el que describe el por qué y para qué del Gobierno Corporativo, haciendo un repaso a sus diferentes formas de llevarlo a cabo, su impacto en la gestión empresarial a través de las iniciativas de buenas buenas prácticas y su vínculo con la Responsabilidad Social Corporativa. También analiza los cambios llevados a cabo a partir de la pandemia.

Ana González. Ibercampus.

La Sociedad Española de Filosofía Analítica define el término akrasia como «la acción humana intencional según la cual un agente capaz de obrar según el conocimiento de lo que es correcto, o de acuerdo con su buen juicio, actúa, sin embargo, en contra de él».

La idea que esconde la akrasia, aplicada al entorno económico, ha provocado la pérdida de confianza de la ciudadanía en el mundo empresarial, lo que hace que sea necesario establecer una serie de normas y controles que demuestren, de forma transparente, cómo se gestionan las empresas.

Recientemente, el economista Julian Salcedo Gómez ha publicado un documento remitido a Ibercampus, en el que define el Gobierno Corporativo como el «conjunto de  principios y normas que regulan el funcionamiento de los órganos de gobierno de una empresa, organización  o institución, que está conformado por los tres poderes que coexisten en ellas». Estos tres poderes se refieren a accionistas, administradores y alta dirección.

El documento distingue distintos enfoques en la Gobernanza Empresarial, según regiones de la economía mundial, que valoran de distinta forma sus componentes. Así, por ejemplo, el modelo anglosajón prioriza un modelo de financiación a corto plazo, frente al modelo europeo que se decanta por el largo plazo. Otros factores del Gobierno Corporativo cómo la estructura de la propiedad, la flexibilización del mercado laboral o la influencia en los mercados de capitales, también varían las formas de gestionar.

El documento mencionado destaca el Código de Buen Gobierno japonés, adoptado recientemente, que prioriza los principios de transparencia y cooperación con los distintos grupos de interés.

¿Qué se persigue con la aprobación de los Códigos de Buen Gobierno? 

La idea es que la ejecución de la actividad empresarial se desarrolle bajo un código de buenas prácticas soportadas en un conjunto de principios y normas de obligado cumplimiento interno. Este código normativo «persigue que los miembros del órgano de dirección y la alta dirección observen una  conducta ejemplar, cumpliendo no solo con la legalidad, sino también con la ética, los principios y valores  que tiene aprobados la empresa.»

La función de la persona responsable del Gobierno Corporativo, Compliance Officer, tiene ahora un papel imprescindible en la gestión de las organizaciones. El objetivo es actuar de forma anticipada y que sean las empresas, de forma proactiva, quienes lleven a cabo las buenas prácticas mediante el control de riesgos y la implementación de protocolos de actuación e información, antes de verse sometidos a procesos de supervisión pública o privada.

El compliance, en definitiva, es el pasaporte para actuar en la realidad económica. Así, el documento analizado destaca que «ayudará a mejorar la competitividad, la estabilidad, la solidez y la  obtención de financiación en los mercados en que opera o en los que pretende desembarcar.»

¿Qué relación tiene el Compliance con la Responsabilidad Social Corporativa?

La Responsabilidad Social Corporativa (RSC), empresarial, o simplemente Responsabilidad Social (RS), se diferencia del compliance en su carácter voluntario.

«La organización socialmente responsable supone reconocer e integrar las preocupaciones sociales, laborales,  medioambientales y de respeto a los derechos humanos, en el desarrollo de su gestión, generando políticas,  estrategias y procedimientos de actuación que satisfagan dichas preocupaciones y configuren sus relaciones  con los denominados grupos de interés y con la sociedad en su conjunto.»

La sostenibilidad en la empresa, también conocida como la nueva economía del triple impacto; medioambiental, social y de buena gobernanza, no ha de quedarse sólo en aquellas medidas impuestas por el regulador, sino atender a los propios principios éticos de la organización y de la sociedad, desde esas tres perspectivas.

En paralelo, la continuidad de la empresa ha de convertirse en un eje de la responsabilidad social: «perdurar en el tiempo, objetivo que  es uno de los elementos clave en la vida de las empresas: su permanencia (también el crecimiento, la obtención  de resultados positivos, la creación de empleo, la diversificación de productos, la calidad y la excelencia, …).»

Incluir la RSC en la estrategia de las organizaciones se convierte en una herramienta de gestión, que facilita la toma de decisiones, «generando políticas, estrategias y procedimientos de actuación que satisfagan dichas preocupaciones y configuren sus relaciones con sus interlocutores, denominados grupos de  interés».

RSC en entorno Covid-19

El análisis realizado por el economista Julian Salcedo Gómez, también hace referencia a la RSC llevada a cabo durante la pandemia Covid-19. Destaca que «la pandemia también ha tenido aspectos positivos en la gobernanza, acelerando decisiones que, tarde o temprano, se habrían producido, pero  que la pandemia ha obligado a adoptar sobre la marcha y que, para sorpresa de algunos, han funcionado  eficazmente, lo que demuestra que las empresas son capaces de adaptarse con rapidez a las nuevas situaciones

En este contexto se aprobaron prácticas no realizadas hasta ese momento, como la celebración telemática, videoconferencia, voto a distancia, asistencia mediante representación.

A su vez, los organismos internacionales emitieron una serie de recomendaciones a las sociedades enfocadas a la evaluación de los riesgos bajo el contexto de pandemia . Algunas de estas recomendaciones mencionadas en el documento, fueron:

  • Preparar la aplicación de planes de contingencia para asegurar la continuidad del negocio.
  • Establecer mecanismos fiables para difundir la información periódica y la relevante.
  • Incluir en sus estados financieros el impacto en sus activos y resultados.
  • Reformular, si fuera preciso, las previsiones, planes de negocio, planes estratégicos, presupuestos, etc. con la inclusión del impacto generado por la pandemia a medio y largo plazo.
  • A los supervisores, flexibilizar sus políticas anti-opa, ante lo excepcional de la situación, que  podría ver reducido coyunturalmente el valor de las compañías.

Asimismo, los organismos internacionales, también han recomendado de forma generalizada:

  • Reforzar la presencia y el papel de  consejeros independientes en las empresas.
  • La necesidad de incluir consejeros y asesores con  competencias específicas en riesgos no financieros y ESG/ASG, incluyendo Comisiones o Comités de  Sostenibilidad
  • Priorizar el principio de prudencia fortaleciendo los ratios de capital, reforzando los fondos propios y aconsejando no repartir dividendos  y revisar los compromisos de pago ya adoptados.

Se ha demostrado por tanto que las empresas juegan un papel esencial en el funcionamiento de la vida cotidiana, algo que está quedando de manifiesto con la guerra en Ucrania, hecho al que también hace mención el documento. Para Julián Salcedo Gómez, la decisión de muchas empresas de paralizar la actividad económica con Rusia, forman parte del buen Gobierno Corporativo y RSC de las compañías, destacando: «en el ámbito del gobierno corporativo y la responsabilidad social hemos visto una rápida y decidida actuación, tanto de las instituciones, como de los gobiernos de los países occidentales, así como de las empresas». Y por último, puntualiza que, «en las sociedades libres, tan importante como la obtención de beneficios es la reputación corporativa  y el cumplimiento de los estándares sociales generalmente aceptados.»

 

 

 

 

 

 

De interés

Artículos Relacionados