sábado,4 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl Gobierno presenta una Ley por el Derecho a la Vivienda centrada...
Los sindicatos la ven "poco ambiciosa y nada garantista"

El Gobierno presenta una Ley por el Derecho a la Vivienda centrada en la vivienda pública y el límite a los precios del alquiler

La ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez, ha presentado al Consejo de Ministros el anteproyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda, que "pretende configurar la vivienda como el quinto pilar del Estado del Bienestar", y se configura como una "potente herramienta para luchar contra la desigualdad, marginalidad y la exclusión". Un punto de vista que no comparten sindicatos como UGT.

Se trata de una norma «histórica», que refuerza el ejercicio del derecho constitucional a una vivienda digna y adecuada, que la ministra ha definido como «aquella que es «habitable, accesible, eficiente energéticamente y que garantiza el acceso a los suministros básicos sin que su disfrute suponga un esfuerzo financiero inasumible por parte de los ciudadanos».

Sánchez ha explicado que el texto atiende de manera especial a las personas con más dificultades y a aquellos ámbitos donde existe una mayor tensión en el mercado, ofrece seguridad jurídica y es garantista porque protege al arrendatario, al inquilino y al propietario y no invade las competencias de las comunidades autónomas.

La futura ley, según ha expuesto la ministra, pretende aumentar el parque de vivienda pública, que solo ofrece cobertura al 1,6% de los hogares frente al 10% que brindan otros países de nuestro entorno, así como combatir las subidas abusivas de los precios. «Asumimos el camino inverso a la liberalización y a las burbujas inmobiliarias y nos conectamos con la realidad de miles y miles de familias que ni siquiera podían hacer frente a los suministros básicos», ha dicho.

Novedades de la futura ley de vivienda

La futura ley impide la venta del parque público de vivienda social a fondos de inversión, ya que queda sujeto a una permanente protección y no podrá ser enajenado; establece la calificación indefinida de la vivienda protegida, e introduce el concepto de vivienda asequible incentivada, que es aquella de titularidad privada a la que se otorgan determinados beneficios fiscales o de otra índole, con la condición de que sea destinada a alquiler a precio reducido.

Raquel Sánchez también ha incidido en que se incentiva la movilización de vivienda vacía, al introducir la posibilidad de que los ayuntamientos puedan aplicar el recargo del Impuesto sobre Bienes Inmuebles a las viviendas que hayan permanecido vacías durante más de dos años si el propietario tiene cuatro o más viviendas en el mismo municipio.

La norma mejora el procedimiento de desahucio en situaciones de vulnerabilidad al agilizar la comunicación entre los jueces y los servicios sociales, que tendrán que dar una respuesta habitacional a las familias. La ministra ha indicado que se amplía el periodo de suspensión de los lanzamientos de uno a dos meses cuando el titular propietario de la vivienda es una persona física y de tres a cuatro meses cuando es una persona jurídica.

Otra iniciativa es impulsar la vivienda protegida en alquiler a precio limitado. Sánchez ha avanzado que se establece una reserva del 30% en suelo urbanizado para las viviendas que se encuentran en suelos urbanizados, fijando las compensaciones que correspondan a los titulares cuando se vean afectados derechos adquiridos. Y de esta reserva del suelo se contempla la posibilidad que el 50% de ese 30% sea destinado a vivienda en alquiler.

Raquel Sánchez ha añadido que la futura norma permitirá a las comunidades autónomas declarar zonas de mercado residencial tensionado, en las que los arrendatarios podrán acogerse a una prórroga extraordinaria de sus contratos, de carácter anual, y por un periodo máximo de tres años.

El anteproyecto define el «gran tenedor» como la persona física o jurídica titular de más de diez inmuebles urbanos de uso residencial o una superficie construida de más de 1.500 metros cuadrados. Cuando el propietario sea una persona jurídica gran tenedor, la renta de los nuevos contratos suscritos en áreas tensionadas estará limitada por el contrato anterior o el límite máximo del precio aplicable conforme al sistema de índices de precios de referencia; existirá un período de 18 meses desde la aprobación de la ley para la aplicación de esta última limitación.

En cuanto al marco fiscal, la ministra ha resaltado que se mejora la regulación del IRPF para estimular el alquiler de vivienda habitual a precios asequibles. En los nuevos contratos de arrendamiento se fija un porcentaje de reducción del 50%, que podrá incrementarse en función de criterios como la bajada de la renta en una zona tensionada o el alquiler por primera vez de viviendas en esas áreas a jóvenes de 18 a 35 años.

Raquel Sánchez ha añadido que la ley refuerza la colaboración entre las administraciones públicas en materia de vivienda, rehabilitación, regeneración y renovación urbana, y fomenta la colaboración público-privada con los agentes del sector. Sin embargo, los sindicatos no comparten ese punto de vista.

UGT no la ve “nada garantista”

La Unión General de Trabajadoras y Trabajadores (UGT) ha valora la Ley de Vivienda aprobada hoy en Consejo de Ministros, pero la considera “poco ambiciosa y nada garantista” respecto a la “emergencia habitacional” que asola nuestro país, que se materializa en más de un millón de desahucios ejecutados desde que estallase la crisis económica de 2008 y en un incremento de los precios del alquiler de hasta un 50% entre 2013 y 2019, según el Banco de España.

Después de reprochar los casi 8 meses de retraso respecto al compromiso adquirido, UGT ve insuficientes las medidas anunciadas. Por todo ello, el sindicato exige al Gobierno que recapacite e incorpore garantías reales para asegurar el Derecho a la Vivienda, incorporando las propuestas del sindicato.

De interés

Artículos Relacionados