viernes,20 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl Madrid acorta distancias en LaLiga pero no termina de arrancar
Segunda vuelta de LaLiga

El Madrid acorta distancias en LaLiga pero no termina de arrancar

Redacción
La victoria madridista en el partido celebrado el 12 de enero contra el Betis (Betis 1 – Real Madrid 2) acerca al equipo merengue a los primeros puestos de la clasificación en esta segunda vuelta de LaLiga: ya solo son 10 los puntos que le separan del actual líder liguero, el Barcelona. Una victoria por la mínima, pero una victoria en todo caso.

Unos números correctos, pero con amplio margen de mejora e ilusión

El Real Madrid de Florentino Pérez terminó la primera vuelta liguera con unas estadísticas normales, tirando a flojas y con poco de excepcional para un equipo que se considera galáctico. Parece que en esta segunda vuelta de 2019 el club está dispuesto a poner toda la carne en el asador. Lo cierto es que no tiene otra opción, porque el ambiente que se respira actualmente entre los aficionados es el de la decepción y la preocupación.

Tal como recoge el diario deportivo Marca, de los 19 partidos que ya se han disputado esta temporada, el equipo blanco ha ganado 10, ha empatado 3, ha perdido 6, ha marcado 28 goles y ha encajado 24 goles. Ha sabido mantener también un equilibrio relativo entre las victorias locales y fuera de casa. Pero lo cierto es que, si el equipo de Santiago Solari no se pone las pilas en lo que queda de temporada, deberá ir despidiéndose de ganar esta edición de LaLiga y preparándose para decepcionar a los hinchas madridistas.

Y, ojo, no son muchos los que tienen sus esperanzas puestas en una victoria liguera merengue. A 14 de enero, en la casa de apuestas deportivas Betway se paga una cuota de 15,00 por la victoria del Real Madrid frente a 1,12 por la del Barcelona. A día de hoy, el consenso es casi absoluto sobre la victoria del Barça en LaLiga y pocos aventureros creen en una posible remontada madridista.

Además, el fútbol que está exhibiendo en el terreno de juego puede mejorar todavía mucho. Se echa en falta ese Real Madrid que gana por goleada, que maravilla con jugadas sofisticadas perfectamente coordenadas, que es el azote de sus sufridos rivales y que no vacila a la hora de sentenciar los partidos inmisericordemente. Por ejemplo, en el partido disputado ayer contra el Betis, pudimos ver un equipo merengue sufridor, que parecía que no iba a llegar y que solo gracias a un gol de Cevallos, contra su antiguo club sevillano, pudo salvar la cara. ¿Volverá el Real Madrid a recuperar su característico estilo de progresión rápida a portería contraria o pasará a un estilo de juego más atrincherado y más conservador (y, por lo tanto, menos goleador)?.Está por ver.

Sergio Ramos, Asensio e Isco causan una crisis de fe entre los aficionados

A pesar de que Sergio Ramos acaba de conseguir los 100 goles con el Real Madrid, le está costando liderar a la plantilla merengue. Comienzan a surgir dudas sobre su capacidad de cohesionar las capacidades ofensivas del equipo, aunque las críticas no tienen tanto que ver con su fútbol como con su gestión de sus compañeros en calidad de capitán.

 

FUENTE IMÁGENES: Pixabay.com

Las grandes esperanzas de la plantilla madridista, Asensio e Isco, están siendo las primeras víctimas de la crisis de fe que se está produciendo en las filas de la hinchada madridista. Ya hay algunos dispuestos a tirarlos de sus pedestales, adorados hasta no hace tanto. Y es que no terminan de arrancar.

El club madridista en su día trató de mejorar su posición trayéndose al equipo a jugadores como Asensio e Isco. Esta estrategia contrastó con la empleada en tiempos mejores, cuando Florentino solo contrataba a héroes del fútbol ya plenamente consagrados, para asegurarse no tener que hacer de niñera ni en un solo momento.

 

FUENTE IMÁGENES: Pixabay.com

La estrategia de contar con jugadores como Asensio e Isco da buenos resultados cuando el resto de la maquinaria del equipo está bien engrasada y funciona a pleno rendimiento. Ya no lo hace tan bien cuando comienza a decaer el liderazgo de la plantilla, tanto dentro del terreno de juego como en los vestuarios. También requiere de contar con cracks del fútbol que lo entreguen todo en el campo. El fútbol es un juego de 11 jugadores, pero lo cierto es que partidas como la de Cristiano Ronaldo todavía siguen acusándose a día de hoy.

 

De interés

Artículos Relacionados