lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl origen de la pederastia está en el cerebro, según los científicos
Un paso más para combatirla

El origen de la pederastia está en el cerebro, según los científicos

ibercampus.es/EFE
Es una de las cosas que más nos horrorizan y sin embargo, la llevamos dentro. La pederastía está en el cerebro. Así lo afirman los científicos. Concretamente, un gurpo de investigadores del Centro de Adicción y Salud Mental de Estados Unidos quienes han publicado en la revista "Psychiatric Research" que el origen del abuso sexual contra los niños podría estar en una desconexión cerebral

En la investigación se utilizó un avanzado método de análisis informático que comparó la actividad cerebral de un grupo de pederastas con la de autores de delitos no sexuales.

Según los científicos, los pederastas revelaron tener una cantidad considerablemente menor de "materia blanca", que es la que conecta las diferentes partes del cerebro.

Los investigadores indicaron que los resultados del estudio ponen en tela de juicio la creencia generalizada de que la pederastia es resultado de un trauma o de abusos sufridos durante la infancia.

En cambio, este descubrimiento es la prueba más concreta de que los orígenes del problema están en el cerebro, añadieron.

En una investigación anterior, el mismo equipo de científicos había señalado que, en general, los pederastas tienen un bajo coeficiente intelectual, son zurdos y tienden a tener una estatura más baja que los no pederastas.

James Cantor, psicólogo del centro, indicó que los resultados del estudio no suponen que los pederastas no sean responsables de sus acciones.

"Que una persona no sea capaz de elegir su intención sexual no significa que no pueda controlar sus acciones", manifestó.

Según los científicos, el resultado de la investigación sugiere que se debe prestar más atención al estudio de la forma en que el cerebro gobierna los intereses sexuales.

Esa información podría conducir a nuevas estrategias para impedir el desarrollo de la pederastia, señalaron.

De interés

Artículos Relacionados