sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl paro entre discapacitados aumenta un 100 %
La mayoría no tiene el graduado escolar

El paro entre discapacitados aumenta un 100 %

Redacción
"La crisis ha indicido de manera especial entre las personas con discapacidad". Esta ha sido la conlusión de un informe del Ministerio de la Seguridad Social al comprobar que en los últimos cinco años, el número de personas de este colectivo que se encuentra sin empleo ha aumentado un 100 %, de los cuales 6 de cada 10 son parados de larga duración.

En total, 1.262.000 personas en edad laboral tienen un certificado de discapacidad en España, es decir, el 4,11 % de la población de este perfil; el 54,49 % son hombres y el grupo más amplio tiene entre 45 y 64 años de edad, conforme los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística.

Según Empleo, al cierre de 2012, 131.514 personas con discapacidad estaban en paro -el 2,71 por ciento de los desempleados del país-, tras registrar un incremento del 19,39 %, muy por encima del que había experimentado en el mismo periodo la tasa general, que creció un 9,64 %.

Además, el informe recogido por Europa Press revela que el 60 % son parados de larga duración (más de un año en desempleo), cuando en el conjunto de la población son alrededor del 40 %. "La búsqueda de un puesto de trabajo es más prolongada en el tiempo, dibujando un cuadro poco alentador para los parados que tienen reconocida alguna discapacidad", explica.

En su mayoría, estos parados de larga duración son hombres con una discapacidad física. De hecho, el 55 % de los trabajadores del colectivo presentan este tipo de discapacidades. Existe, además, una relación directa entre la edad y la antigüedad como demandante de empleo, de manera que "a mayor edad, mayor permanencia como desempleado", conforme el estudio del Ministerio de Empleo.

La mayoría no tienen el graduado escolar

En cuanto al perfil de los desempleados con discapacidad, el informe apunta que son en su mayoría mujeres (51,40 %) y revela que en cuatro de cada diez casos, se trata de personas que no han alcanzado la titulación en Educación Secundaria Obligatoria.

Por contra, el paro entre quienes poseen una titulación superior es en este colectivo del 9,70 %. Por sectores, el 66,38 % de los parados con discapacidad proceden del terciario, cuando en el conjunto de la población los desempleados de este área no representan ni el 50 % del total. Además, "el número de parados en el sector Servicios, en la Construcción y en la Agricultura se haya triplicado desde el año 2008", según el informe.

En paralelo, se ha producido un descenso en la contratación de personas con discapacidad, que el año pasado llegó a ser del 3,32 %, aunque entre el resto de la población la reducción fue del 1,33 %. En 2012 se concertaron 150.331 contratos en este colectivo, el 1,06 por ciento del volumen nacional.

Estas cifras cobran mayor relevancia teniendo en cuenta que en la década anterior a 2008 la contratación de personas con discapacidad había evolucionado de forma más favorable que la del resto de la población, llegando a acumular un crecimiento del 27,74 %. No en vano, el primer retroceso en una década se produjo en 2008, tras registrar en 2007 el valor más alto de su historia.

Se acorta la brecha de género

Tras cinco años de caídas, en 2012 se ha registrado además la menor proporción en el número de contratos indefinidos para personas con discapacidad de la última década, con un decremento acumulado en el último quinquenio del 36,58 %. Mientras, los contratos temporales han aumentado en ambos periodos (32,84 % y 4,70 %).

Por género, los hombres siguen registrando más contratos que las mujeres (58,36 % y 41,64 %, respectivamente), pero la brecha se acorta año tras año, pasando de los 31,88 puntos diferenciales en el año 2003 a los 16,71 puntos en el año 2012.

En el mercado nacional total hay un mayor equilibrio en el reparto de la contratación, con el 52,93% de los contratos para los hombres y el 47,07% para las mujeres.

En cuanto al perfil profesional, algo más de seis de cada diez contratados con discapacidad tienen un nivel nivel formativo de enseñanza secundaria obligatoria (son el 51,87% en la población general), y en su mayoría trabajan en el sector terciario y la industria, mientras tienen poca presencia en el sector primario y la construcción en comparación con el resto de la población activa.

Además, registran mucha menos movilidad: el 93,58 % trabaja en la provincia en la que tiene residencia permanente, mientras sólo en un 6,42 por ciento de los contratos registrados se produce un cambio de residencia. "Se constata que este colectivo es el de menor movilidad laboral de todos los colectivos con dificultades de inserción en el mercado de trabajo", explica el informe de Empleo.

De interés

Artículos Relacionados