domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl paro juvenil en España ya sólo puede mejorar porque es de...
La OIT también asegura que el total seguirá en 21,5% en 2019

El paro juvenil en España ya sólo puede mejorar porque es de los mayores del mundo

Redacción
El nivel del desempleo juvenil en España ha tocado fondo por lo que ahora solo le queda mejorar, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), optimista frente a dicha recuperación, aunque dijo que los niveles actuales deberían preocupar enormemente al Gobierno español dada su "seriedad" y trascendencia. "El desempleo juvenil en España sigue siendo altísimo, más del 50%; sin embargo, ha bajado, y las estimaciones indican que ya puede haber tocado fondo".

"Las perspectivas parecen mejores. No pueden ir a peor", reiteró Azita la directora de la OIT Azira Berar-Award al difundir este jueves su informe ´Tendencias globales del empleo juvenil 2015´.  

El informe indica que España ha tenido en 2014 un 53,2% de desempleo juvenil, el más alto de los seis países mediterráneos con peores resultados de toda la Unión Europea (Croacia, Chipre, España Grecia, Italia Portugal). En esos países, así como en otros cuatro de la UE (Bulgaria, Eslovenia, Irlanda, y Holanda) los niveles de desempleo fueron en 2014 el doble de lo que eran en 2008.

El documento da algunas cifras elocuentes de la situación en España, como el hecho de que entre 2010 y 2014 el crecimiento de la tasa de desempleo fue de 11,7 puntos porcentuales; o que el aumento de la tasa de empleo temporal fue de 10,7 puntos porcentuales. Asimismo, la subida de la tasa de trabajo de media jornada involuntario fue de 10,3 puntos porcentuales en esos cuatro años.

Sin embargo, sus datos e ilustraciones situan a España entre la decena de paises del mundo no solo con mayor tasa de paro juvenil, sino de mayor desempleo total incluso durante los próximos cinco años, al indicar que el desempleo total no bajará en España del 21,5% hacia el año 2019, como refleja la siguiente ilustración.

Perspectivas de paro en el mundo hasta el 2019 

Fuente: Ibercampu.es, tomada de OIT

Riesgo de pobreza

Entre 2010 y 2014 la progresión del número de jóvenes en riesgo de caer en la pobreza o la exclusión social fue de 9 puntos porcentuales. La tasa de jóvenes que ni trabajaban ni estudiaban en 2014 se situó en el 17,1%

El informe deja claro que las medidas de austeridad impuestas por el Gobierno español han tenido claramente un impacto negativo en el desempleo en general y en el juvenil en particular. "Los jóvenes en los cinco países (España, Grecia, Irlanda, Italia y Portugal) han resultado profundamente afectados por la crisis económica y los programas de austeridad", indica el texto.

"España, Grecia, Italia, y Portugal tuvieron incrementos de los niveles de desempleo juvenil de una tasa entre 10 y 20 puntos porcentuales entre 2010 y 2014, muy por encima de la media europea, de menos de un punto", agrega.

"Una vez que has tocado fondo, la única posibilidad es mejorar". Para la OIT hay espacio para el optimismo porque considera que España tiene margen para la recuperación como demuestran ejemplos reales de mejoras.

"Hay países que han conseguido bajar y salir de esos números astronómicos, Irlanda es un ejemplo de ello", señaló Sara Elder, principal autora del informe. "Hace unos años, Irlanda lo estaba haciendo tan mal como España y Grecia, y ahora vemos que ha habido un descenso (de su tasa de desempleo juvenil) hasta el 24 %, y si bien todavía es muchísimo, es la mitad del porcentaje de Grecia y España", aseveró Elder. "Una vez que has tocado fondo, la única posibilidad es mejorar", insistió Elder.

En cuanto a la evolución global, el informe de la OIT destaca que la tasa de desempleo juvenil se situó el año pasado en el 13 % (73,3 millones de personas), todavía por encima del 11,7 % previo a la crisis económica. En comparación con 2012, disminuyó en 1,4 puntos porcentuales en las economías desarrolladas y en la UE, y medio punto porcentual o menos en los países de Europa Central y Sudoriental (no UE) y las repúblicas exsoviéticas, en América Latina y el Caribe y en África Subsahariana. Las demás regiones -Asia Sudoriental y el Pacífico, Oriente Medio y África del Norte- registraron incrementos entre 2012 y 2014 o ningún cambio.

Vínculos con la escolarización

Las tendencias decrecientes en la relación entre la población activa juvenil y los que tienen un empleo están estrechamente relacionadas con las tendencias ascendentes de la escolarización, advierte el informe.

Según el estudio, el 31% de los jóvenes en los países de bajos ingresos no tienen ningún título educativo, frente al 6 por ciento en los países de ingresos medianos y al 2 por ciento en los países desarrollados. 

Perspectivas continentales

EUROPA.Los mercados laborales se verán cada vez más afectados por la inestabilidad económica y política. La recuperación sigue siendo frágil y desigual. El modesto crecimiento económico registrado durante la segunda mitad de 2013 y principios de 2014 está menguando, con grandes países de la zona euro que conducen la ralentización. En el segundo trimestre de 2014, el crecimiento de la producción en Alemania fue de 1,3 por ciento (desde 2,2 en el primer trimestre de 2014) y de 0,1 por ciento en Francia (frente a 2,2 por ciento en el primer trimestre de 2014). Las recientes turbulencias en los mercados financieros complicarán la tarea de reducir las tasas de desempleo a los niveles anteriores a la crisis. 

AMÉRICA LATINA.Tras el repunte inicial después de la crisis, el ritmo del crecimiento en la región ha disminuido considerablemente, afectando los mercados laborales. Para 2014 (y 2015), el crecimiento del PIB debería ser inferior al de las economías avanzadas, por primera vez desde 2002. El desempleo volvió a registrar una tendencia al alza en la región en su conjunto, sobre todo en los países que dependen de la exportación de recursos naturales. Las perspectivas de reducir la incidencia del empleo informal se han deteriorado. El desempleo de los hombres sigue siendo significativamente más bajo que el de las mujeres – 5,3 por ciento y 7,7 por ciento respectivamente en 2013 – si bien la diferencia se ha reducido desde comienzos de la década del 2000. 

ASIA ORIENTAL.La ralentización de la economía de China está afectando las perspectivas de crecimiento de la región, exacerbando el desafío demográfico. Se estima que el crecimiento económico de China en 2014, la economía más importante de la región, disminuyó hasta 7,4 por ciento, frente a 7,7 por ciento en 2013. La desaceleración del crecimiento en Asia Oriental ha generado un aumento lento pero constante de la tasa de desempleo, la cual se calcula que ascendió de 4,2 por ciento en 2010 a 4,7 por ciento en 2014. Durante este período, el incremento de la tasa de desempleo ha sido más pronunciado para los jóvenes, pasando de 9 por ciento en 2010 a 10,5 por ciento en 2014, mientras que para los adultos se calcula que aumentó de 3,2 por ciento a 3,8. El empleo vulnerable debería disminuir en la región de 50,2 por ciento en 2007 a 38,9 por ciento en 2019.

ASIA MERIDIONAL Y SUDORIENTAL.En Asia Meridional persiste el crecimiento sin empleo, con un nivel elevado de empleo informal y de trabajadores pobres. Entre 2010 y 2014, el empleo en general aumentó de 1,8 por ciento anual. Durante ese período, el empleo de las mujeres creció a un ritmo un poco más rápido, de 1,9 por ciento, frente a 1,7 por ciento de los hombres. Asia Sudoriental se ha visto obstaculizada por la situación de Indonesia, la mayor economía de la región, cuyas exportaciones siguen siendo débiles desde comienzos de 2013. Asimismo, es posible que los grandes exportadores de recursos naturales encuentren dificultades cada vez mayores para incrementar las oportunidades de trabajo decente. 

ORIENTE MEDIO Y ÁFRICA DEL NORTE.Las difíciles transiciones sociopolíticas siguen gravando sobre las perspectivas de empleo en el Oriente Medio y África del Norte. El crecimiento del PIB en la región debería permanecer moderado en 2014, alrededor de 2,6 por ciento, apenas por encima del 2,3 por ciento registrado en 2013. En 2015, se estima que el crecimiento del PIB debería llegar a 3,8 por ciento. Sin embargo, el crecimiento económico previsto no será suficiente para reducir las altas tasas de desempleo. El consumo interno continuará impulsando el crecimiento en las economías importadoras de petróleo, las cuales deberían crecer en promedio en alrededor de 3 por ciento en 2014 y 4 por ciento en 2015. En 2014, se estima un crecimiento del PIB inferior a la media en Egipto y Líbano, mientras que Marruecos y Túnez deberían haber experimentado un crecimiento de 3,5 por ciento y 2,8 por ciento respectivamente. 

ÁFRICA SUBSAHARIANA.La región sigue registrando fuertes tasas de crecimiento a pesar de las debilidades en materia de infraestructuras y de los retos institucionales. África Subsahariana tiene la tasa de participación en la fuerza laboral más alta de todas las regiones, estimada en 70,9 por ciento, comparada con un promedio mundial de 63,5 por ciento en 2014. Además, se prevé que el desempleo, en poco menos de 8 por ciento en 2014, permanecerá estable hasta 2016. La relación entre las tasas de empleo de los jóvenes y las de los adultos es de 1,9, la más baja de todas las regiones del mundo. África Subsahariana tiene la mayor tasa de empleo vulnerable y de trabajadores pobres de todas las regiones. En África Occidental, el virus del Ébola ha perjudicado gravemente a los países más afectados, Guinea, Liberia y Sierra Leona. En Liberia, el costo económico se estima por un valor equivalente a una disminución de 3,4 puntos porcentuales del PIB en 2014. 

De interés

Artículos Relacionados