martes,19 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl paro y la corrupción son las mayores preocupaciones de los españoles
La educación se posiciona la sexta

El paro y la corrupción son las mayores preocupaciones de los españoles

Redacción
La corrupción y el fraude han vuelto al segundo puesto de la lista de problemas de España, situándose por detrás del paro, que sigue en cabeza, según el Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al pasado mes de noviembre, que refleja, además, un incremento del preocupación que genera la clase política.

El estudio, hecho público este miércoles, fue realizado entre los días 1 y 13 del mes pasado. El trabajo de campo coincidió con la celebración de cónclaves políticos como el Congreso Nacional de UPyD, la Conferencia Política del PSOE y una cumbre interparlamentaria del PP.

El sondeo se basa en un total de 2.472 entrevistas personales y domiciliarias realizadas 241 municipios de 49 provincias y tiene un margen de error de más/menos dos por ciento.

El paro aparece mencionado como un problema en el 77,7 por ciento de los formularios, tan sólo tres décimas por encima de su registro de un mes antes. La principal diferencia con la encuesta anterior es que los problemas económicos, que en octubre fueron el segundo problema, han caído hasta al tercer lugar, lo que ha permitido que la preocupación por la corrupción suba un escalón.

LA SANIDAD CASI UN AÑO COMO QUINTO PROBLEMA

En cualquier caso, hay poca distancia entre ambos, pues la corrupción aparece citada en el 31,8 por ciento de los cuestionarios (medio punto más que en octubre) mientras que los problemas económicos se marcan en el 31,1 por ciento (bajando 1,6 puntos).

Como cuatro problema nacional repite la clase política, que lleva nueve meses ininterrumpidos en la parte alta de la tabla, pero esta vez con un 29,7 por ciento, creciendo más de un punto con respecto al mes anterior.

La siguiente en la lista de preocupaciones de los españoles es la sanidad, que va a cumplir un año como quinto problema, con un 13 por ciento de alusiones, y justo después figura la educación. La inquietud por este tema aumentó casi tres puntos en un mes, al pasar del 9,1 por ciento al 11,8 por ciento.

LAS ERASMUS Y LA INQUIETUD POR LA EDUCACIÓN

Esta subida coincidió con las polémicas generadas por sendos anuncios del ministerio que dirige José Ignacio Wert. Primero avanzó que se iban a rebajar las ayudas a los alumnos con becas Erasmus para este curso académico y, una semana después, se enfrentó con Bruselas a cuenta de estas ayudas y de quién iba a aplicar los recortes a las mismas.

Todos los meses el CIS también hace una lista con los problemas que más afectan personalmente a los ciudadanos y que también está liderada por el desempleo, con un 49,7 por ciento de menciones. El segundo puesto es para los problemas de índole económica en general (29,2%), el tercero para la sanidad (11,5%) y el cuarto para la educación (10,4%).

Para el 88,3 por ciento la situación económica del país es mala o muy mala, y sólo un 0,7 la percibe como buena o muy buena. Más de la mitad cree que está peor que hace un año, el 30 por ciento augura que seguirá empeorando en 2014, el 20 por ciento que mejorará y cerca del 40 por ciento pronostica que no habrá cambios.

Entre los parados, respecto a octubre bajan casi dos puntos, hasta el 31 por ciento, los creen "muy o bastante probable" encontrar un empleo en los próximos 12 meses y, por contra, crecen los pesimistas, ya que seis de cada diez (2,3 puntos más que en octubre) ven muy complicada esa posibilidad. De los encuestados que aún trabajan hay un 16,3 por ciento que teme irse al paro frente al 72,5 por ciento que confía en seguir contratado.

Respecto a la situación política, es buena o muy buena para el 1,8 por ciento, pero ocho de cada diez la definen como mala o muy mala. El 40 por ciento considera que ha empeorado en el último año, aunque más de la mitad cree que sigue igual. Con vistas a 2014, un 48 por ciento no prevé variación, el 9,3 por ciento confía en que mejore y el 31,7 por ciento está convencido de que empeorará.

Editoriales de los periódicos

La Razón: Unidad frente a la corrupción

Según el barómetro del CIS de noviembre, la corrupción vuelve a ocupar el segundo lugar en la lista de problemas de los españoles, sólo por detrás del paro. Un dato que coincide con el último informe elaborado por Transparencia Internacional, que constata que España es el segundo país del mundo en donde más ha aumentado la percepción de la corrupción en el último año. "Es evidente" que el caso de los ERE de Andalucía, con su especial incidencia en la UGT, "está íntimamente ligado al repunte en la escala de preocupaciones de los españoles de la malversación de fondos públicos. No obstante, conviene insistir en que se trata de encuestas de opinión, que "carecen del aval de datos objetivos capaces de medir los índices reales de corrupción". Pero lo cierto es que "la corrupción exige y preocupa". De ahí la iniciativa del Gobierno para impulsar un proceso de regeneración con la llamada Ley de Transparencia, que debería ser apoyada "sin ambages" por el resto de los partidos políticos y por las instituciones que reciben fondos públicos.

La Vanguardia: Imprescindible la transparencia 

"La corrupción no es un fenómeno nuevo en España", pero los últimos casos han potenciado la percepción ciudadana. "Los efectos de la corrupción son siempre devastadores, porque reducen los recursos colectivos, degradan los códigos éticos del servicio público y quiebran la confianza de los ciudadanos en las instituciones". Pero, además, un informe como el divulgado por Transparencia Internacional "comporta una tremenda deshonra para España, y no constituye, precisamente, un acicate para los inversores extranjeros". La reciente Ley de Transparencia es "una buena noticia, un paso en la dirección correcta que afectará a decenas de miles de instituciones públicas, desde el Banco de España a la Iglesia, pasando por los partidos, los sindicatos o las patronales".

La Gaceta: España, país corrupto y fraudulento

"El caso es que los españoles perciben que su país está infectado de forma importante por la corrupción. No queremos pasarnos de optimistas, pero el principio de la corrección de un error extendido es cobrar conciencia de que el error se está cometiendo".

ABC: Los españoles optan por la estabilidad

"Los españoles no parecen dispuestos a avalar cambios sustanciales en la organización territorial del Estado", según el último sondeo del CIS, aunque es cierto que refleja diversos criterios, sin una posición claramente mayoritaria. "Que la opción más respaldada sea la del Estado autonómico actual revela una actitud propensa a la estabilidad institucional, pero con una tendencia también evidente a la corrección de los excesos descentralizadores producidos en el proceso autonómico". "La mayor amenaza para el Estado autonómico y, en general, para el crédito de las instituciones democráticas radica en otro aspecto también analizado por el CIS, es la corrupción". "Los desmanes financieros en las comunidades autónomas, pero también en los ayuntamientos, acaban provocando que el ciudadano perciba estas administraciones públicas como fuentes de malversaciones y cohechos. Hay leyes más que suficientes para combatir esta plaga de corrupción, pero es necesaria más voluntad en quienes deben aplicarlas y, sobre todo, honradez en las personas, la mejor garantía para un buen gobierno de los intereses públicos".

Alfredo Pérez Rubalcaba, El País: En defensa de la Constitución, reforma

"Los grandes cambios que vive nuestro país, en parte como consecuencia de la crisis, deben tener su reflejo en la Ley Fundamental". La reforma de la Constitución debería permitir "cambios en el sistema político para hacer frente a la crisis actual de nuestra democracia representativa". "Una reforma que debería incluir las modificaciones necesarias para abordar la crisis territorial que vivimos en la actualidad", evolucionando "en una dirección federal". "Ignorar la necesidad de estos cambios no es defender la Constitución, sino facilitar su obsolescencia".

De interés

Artículos Relacionados