sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEl piloto acusado de matar a 150 personas, obsesionado con la empresa...
Gran consternación ante causas y consecuencias del siniestro

El piloto acusado de matar a 150 personas, obsesionado con la empresa que le formó

Redacción
Andreas Lubitz, 27 años, piloto acusado de la muerte de 150 personas al estrellar el avión contra los Alpes, estaba obsesionado con Lufthansa, tras abandonar unos meses en 2009 la formación en la misma, debido a una baja por "estrés depresivo". Después volvió al programa formativo, pasó todas las pruebas psicológicas y en el 2013 empezó a volar como copiloto en la aerolínea de bajo coste de dicha empresa, llamada Germanwings. Su habitación estaba empapelada de fotografías de aviones y emblemas.

Según las primeras informaciones hechas públicas por la Fiscalía francesa a partir de las grabaciones de voz registradas en la primera caja negra recuperada del avión, el copiloto accionó el sistema de descenso del aparato estando solo en la cabina y no abrió la puerta al piloto, que había salido un momento e intentó sin éxito regresar. "Toda su habitación estaba empapelada con fotografías de aviones y con emblemas de Lufthansa", relata al periódico El Mundo un amigo del colegio de Lubitz, Jürgen. Y añade: "Siempre fue muy obsesivo, quería ser piloto por encima de todo, pero ahora había conseguido lo que soñaba… ¿Qué razón podía tener para hacer eso?". La Fiscalía francesa que le acusa de su muerte junto a la de las 150 personas que volaban en el aparato señaló que el análisis de las posibles pruebas llevará "algún tiempo", pero garantizó que informará sin demora a los familiares de las víctimas y a la opinión pública de cualquier novedad esencial en la investigación.

En los primeros veinte minutos el vuelo transcurrió con normalidad y las conversaciones discurren de manera distendida. "Se oye al comandante preparar el briefing del aterrizaje en Düsseldorf, las respuestas del copiloto parecen lacónicas", explicó el fiscal. Después "se oye cómo el comandante pide al copiloto de tome el mando", el ruido de un asiento y el sonido de la puerta de la cabina. "En ese momento el copiloto, solo al mando, acciona el flightmonitoringsystemque desencadena el descenso", según Robin. A continuación se oyen "muchas llamadas del comandante pidiendo acceso a la cabina" y mensajes de radio desde el control, a los que el copiloto no responde. El comandante empieza a golpear la puerta violentamente, intentando derribarla en vano, ya que se trata de una puerta blindada según las normas internacionales contra ataques terroristas. Para entonces ya han saltado las alarmas que indican la proximidad al suelo. Instantes antes del choque se oyen los gritos de los pasajeros. "Los pasajeros sólo se dan cuenta de la inminencia del choque en el último momento", precisó el fiscal, quien indicó que la muerte fue "instantánea" al impactar contra las montañas.

En todo momento se escucha la respiración del copiloto, que parece "normal". "No es la de alguien que vaya a tener un infarto", aseguró Robin.

Tanto el fiscal de Marsella como el ministro del Interior alemán, Thomas De Mazière, descartaron que se trate de un "ataque terrorista". Tras el accidente, los servicios de información investigaron si algún miembro de la tripulación tenía contacto o vinculación con el terrorismo islámico. "Lo hemos investigado todo y los resultados son negativos, y esto incluye al copiloto", confirmó De Mezière.

Ayer la policía alemana registró durante varias horas la vivienda de Andreas Lubitz en Düsseldorf y la casa que compartía con sus padres en la localidad de Montabaur, donde recogió "documentos personales" del piloto que pudieran esclarecer los motivos que le llevaron a estrellar el avión. Fuentes policiales indicaron que el análisis llevará "algún tiempo" y que ofrecerán información de manera inmediata si se produce algún hecho relevante en la investigación.

Los diarios recogen detalles de la biografía de Andreas Lubitz, de 27 años, natural de Montabaur, en el Estado de Renania-Palatinado. Desde 2013 era copiloto de Germanwings y acumulaba 630 horas de vuelo. Su sueño siempre había sido volar. Accedió a la formación de Lufthansa en 2008 y lo dejó tras unos meses, en 2009, debido a una baja por "estrés depresivo". Después volvió al programa de formación, pasó todas las pruebas psicológicas y empezó a volar como copiloto.

El Gobierno expresa consternación 

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acudió ayer al Palacio de La Zarzuela para informar al Rey de las investigaciones sobre la tragedia del vuelo estrellado en Los Alpes. A través de un tuit, el jefe del Ejecutivo se declaró "conmocionado por los últimos datos facilitados por los investigadores". "De nuevo nuestro abrazo emocionado a las familias", escribió.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló que los nuevos datos constituyen "un cambio importante respecto a la naturaleza del siniestro" y reiteró su consternación y la del Gobierno. "Ahora lo que nos corresponde es colaborar con la investigación para saber al final cuáles han sido las causas que han llevado a esa persona a cometer un acto de esta naturaleza y atender a las víctimas en todo proceso que nos han dicho que va a ser complicado y largo", señaló. La ministra de Fomento, Ana Pastor, señaló que la causa de la caída del avión añade "un elemento más de sufrimiento y dolor" a las familias y reiteró que desde su Ministerio están "totalmente volcados con las familias de las víctimas".

El Comité Estatal de Apoyo a las víctimas decidió ayer reforzar el Centro de Atención a Víctimas y Familiares instalado en Casteldefells con trabajadores sociales y psicólogos, según informó el Ministerio del Interior en una nota de prensa.

Ayer el Gobierno confirmó que en el vuelo viajaban 50 españoles y no 51 como se informó en un principio. Uno de los pasajeros contabilizados como español llevaba 20 años viviendo en España, pero no tenía la nacionalidad española.

Mientras, prosiguen las tareas de rescate en Los Alpes. "El rescate ha entrado en su fase decisiva. Ha mejorado el tiempo y vamos a trabajar toda la jornada, con un objetivo doble: recuperar la mayor cantidad de cuerpos posible y localizar la segunda caja negra", señaló un portavoz policial. Todos los diarios coinciden en la dificultad de las tareas de rescate y de que la identificación de los restos de las víctimas llevará bastante tiempo. Los restos no se entregarán hasta acabar todas las identificaciones, señaló la fiscalía de Marsella.

Ayer el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, destacó la "magnífica" colaboración y cooperación judicial y policial entre España y Francia.·"Si hay dos países que se coordinan a la perfección en los ámbitos de la seguridad y la justicia son Francia y España", subrayó.

Por su parte, los diarios recogen que las familias serán indemnizadas por las aseguradoras aunque se confirme la culpabilidad del copiloto. También analizan las medidas de seguridad de los aviones, los requisitos para ser piloto y las pruebas psicológicas a las que son sometidos. Algunos señalan que varias compañías – entre ellas las alemanas Lufthansa, Air Berlin, Condor y TuiFly y otras como Norwegian Airlines, Easyjet o la dubaití Eihad- han anunciado que incorporarán nuevas regulaciones para garantizar que en la cabina haya siempre dos personas. Las compañías estadounidenses, israelíes y otras como Iberia o Vueling ya mantienen esta regla desde su implantación en los protocolos antiterroristas aprobados tras el 11-S.

De interés

Artículos Relacionados