viernes,19 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEconomía y empleoEl Plan Juncker podría crear 2 millones de empleos en 3 años
La OIT: El éxito, en el dinero que llegue a la Pyme

El Plan Juncker podría crear 2 millones de empleos en 3 años

Redacción
El plan de inversión trienal propuesto por el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, podría crear más de 2,1 millones de empleos hasta 2018, según las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Estos cálculos se recogen en un informe titulado "Una estrategia de inversión orientada al empleo para Europa", presentado ayer en Ginebra.

El informe señala que la inversión en los 28 países que conforman la Unión Europea (UE) sigue muy por debajo de los niveles que se registraban antes de la crisis económica y "es demasiado baja para incidir de forma significativa en el desempleo".

"En cambio, en los Estados Unidos la inversión ha recuperado más de 2 puntos porcentuales y la tasa de desempleo ha disminuido más de 3 puntos porcentuales desde 2009", reza el texto.

La tasa de desempleo de la UE, del 9,7 por ciento en el tercer trimestre de 2014, se sitúa cerca de 3 puntos porcentuales por encima del nivel registrado en el mismo trimestre de 2007, y el cincuenta por ciento de los desempleados llevan sin trabajo más de un año.

"Estamos hablando de 23 millones de parados, 12 de los cuales lleva más de un año sin trabajar", recordó en rueda de prensa Raymond Torres, director del departamento de investigaciones de la OIT.

"Estamos ante una situación de falta de demanda agregada, de debilidades estructurales. El plan de estímulo de Draghi (Mario, presidente del Banco Central Europeo) es bienvenido pero por sí sólo no relanzará la economía europea", agregó Torres.

Además, en la UE existen grandes disparidades entre un país y otro, con tasas de desempleo en el sur de Europa y regiones de Europa Central permanentemente altas.

En el tercer trimestre de 2014, la tasa de desempleo en España era superior a 23 por ciento y en Grecia de más del 25 por ciento. Tres años antes, la tasa de desempleo de ambos países era del 8 por ciento.

El texto recuerda, además, que el plan de inversión de Juncker llega en un momento de empeoramiento de las perspectivas de crecimiento, por lo que "para invertir esta tendencia, mejorar la competitividad y crear más y mejores empleos, es fundamental que aumente la inversión", constata el informe.

Ante esta cruda realidad, el estudio muestra que una combinación de inversiones del sector público y privado por 315.000 millones de euros, como especifica el plan -63.000 millones de fondos públicos y 252.000 de fondos privados- podrían potenciar la competitividad de Europa y ayudar a resolver la crisis del empleo.

"Si se diseña bien, el plan de Juncker sí que podría relanzar la Economía europea", aseveró Torres.

Pero para ello, es esencial que el plan incluya una parte considerable de inversión privada, que las políticas se vuelquen hacia la creación de empleo y no sólo hacia la consolidación fiscal, y que se tengan en cuenta las enormes disparidades en el desempleo que se registran a lo largo de la UE, de manera que las economías con mayores necesidades puedan beneficiarse del fondo.

El texto recuerda que, entre 2007 y 2013, los países con un desempleo más alto obtuvieron menos de un tercio de los recursos financieros del Banco Europeo de Inversiones (BEI), y que en los países afectados por la crisis la inversión privada es muy débil.

"De hecho, el BEI invirtió más en Austria, con un bajísimo desempleo, que en Portugal, o más fuera de la UE que en Grecia", criticó Torres.

"Una afluencia de recursos en estos países estimularía la reasignación de recursos hacia actividades más estratégicas y de alto impacto, y los desviaría de los sectores de bajo valor añadido", indica el texto.

El informe indica que en un escenario en el que parte de los fondos se distribuyan en función del nivel de desempleo de los Estados miembros se crearían en torno a 2 millones de empleos, y se reduciría el desempleo de la Unión en casi 1 punto porcentual.

"Los países más necesitados son los que registrarían los mayores aumentos y se estrecharían así las brechas entre los mercados de trabajo de la Unión Europea".

"Sin estas dos condiciones (inversión privada y buena distribución), el plan tendrá poca o ninguna relevancia en las perspectivas de empleo de la UE", sentencia el informe.

"Si el plan no se diseña bien, entonces consideramos que hasta 2018 sólo se crearán 400.000 empleos", puntualizó Torres.

"El desafío es garantizar que los responsables políticos a nivel de la UE eviten un escenario de evolución sin cambios, que podría resultar en que los fondos no lleguen a los países y sectores que más los necesitan", concluye el texto.

Fuente: Invertia

De interés

Artículos Relacionados