lunes,6 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl PP cree que el pacto Podemos-IU facilita la "gran coalición"

El PP cree que el pacto Podemos-IU facilita la «gran coalición»

Redacción
Según informa ABC, en el PP piensan que una posible coalición electoral entre Podemos e Izquierda Unida facilitaría la posibilidad de que prospere la "gran coalición" que Mariano Rajoy insiste en proponer al PSOE para ser investido presidente. Los populares creen que, ante el temor de que los socialistas sean desplazados como segunda fuerza política por Podemos e IU, Pedro Sánchez podría acabar aceptando un pacto con los partidos constitucionalistas.

Según informa ABC, en el PP piensan que una posible coalición electoral entre Podemos e Izquierda Unida facilitaría la posibilidad de que prospere la "gran coalición" que Mariano Rajoy insiste en proponer al PSOE para ser investido presidente. Los populares creen que, ante el temor de que los socialistas sean desplazados como segunda fuerza política por Podemos e IU, Pedro Sánchez podría acabar aceptando un pacto con los partidos constitucionalistas. En el PP confían en mejorar sus resultados electorales el 26-J, y entienden que "la gran incógnita" es que pasará con el PSOE.

Respecto a Ciudadanos, la posición oficial del PP es la de mantener las distancias. "El presidente Rajoy siempre habla de un pacto entre PP y PSOE al que los de Rivera se podrían sumar", recuerdan fuentes populares consultadas por ABC.

Sin embargo, según informa EL PAÍS, los populares están divididos sobre cómo hacer frente a Ciudadanos durante la campaña electoral sin comprometer posibles futuras alianzas. El citado diario asegura que Mariano Rajoy y otros dirigentes dan por hecho una alianza rápida con la formación liderada por Albert Rivera si tras el 26-J los diputados de ambos partidos suman mayoría absoluta en el Congreso. A pesar de que en los últimos cuatro meses desde el PP se ha acusado a Ciudadanos de ser la "muleta del PSOE", ahora algunos vicesecretarios defienden un estilo de oposición más comprensivo, para no espantar a sus votantes fugados y para facilitar futuros pactos.

Los barones del PSOE rechazan debatir sobre pactos antes del 26-J

Los dirigentes territoriales del PSOE consultados por EL PAÍS prefieren no comentar la consigna del veto al PP que Sánchez comunicó el sábado al Comité Federal de su partido. Los barones socialistas consideran que el debate sobre las futuras alianzas resulta inconveniente en estos momentos y que ahora el partido tiene que centrarse en la campaña para ganar las elecciones del 26-J. "El PSOE tiene que salir a disputar la primacía al PP y no pensar en alianzas; no debe salir de segundo sino de primero", señala el presidente de Asturias, Javier Fernández. El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, se muestra a favor de pactos con el PP para asuntos de Estado y constitucionales, pero añade: "Somos la alternativa real y posible al PP y eso hace imposible pactos de gobierno con ellos". El mandatario extremeño, Guillermo Fernández-Vara, no quiere entrar en el debate de las alianzas y considera "un fracaso de todos los partidos" tener que hacer otras elecciones. "En el mes de julio debe haber Gobierno", sentencia.

Según ABC, el fracaso de Pedro Sánchez en su intento de ser investido presidente ha sumido al PSOE en el desánimo, ante el temor de que su alianza con Ciudadanos les vaya a pasar factura a los socialistas en las urnas el 26-J. "Nuestra gente está muy cansada y enfadada. Se crearon expectativas de que se iba a lograr el cambio de gobierno y al final, no se han cumplido. A ver ahora qué les decimos", señalaba ayer un dirigente del PSOE citado por la agencia Efe.

Las bases de IU votan sobre la posible coalición

Izquierda Unida inició ayer la consulta a sus bases sobre una hipotética coalición electoral con Podemos y otras fuerzas para concurrir a las próximas elecciones generales del 26 de junio. Las votaciones, que se celebrarán hasta el miércoles, se han iniciado sin que aún se haya cerrado la coalición con la formación que lidera Pablo Iglesias, que negocia directamente los términos del posible acuerdo con el portavoz de IU en el Congreso, Alberto Garzón.

Entre quienes rechazan el acuerdo con Podemos está el excoordinador general de IU Gaspar Llamazares, que en una entrevista publicada hoy en EL MUNDO advierte de que su formación "corre el riesgo de ser el satélite de un planeta desconocido que hoy es de izquierdas, mañana es de derechas, pasado es transversal y al otro es populista".

La composición de las listas electorales sigue siendo uno de los principales escollos para el acuerdo entre Podemos e IU. Según informa EL MUNDO, la formación de Alberto Garzón reclama la presencia en puestos de salida de al menos una decena de sus candidatos, un número acorde, según creen en IU, con el aumento de diputados que experimentaría Podemos si ambas formaciones se presentan en coalición el 26-J.

Por su parte, LA RAZÓN asegura que la forma de saldar la deuda económica que arrastra IU, que roza los 16 millones de euros, tiene más importancia en las negociaciones con la dirección de Podemos que el puesto que Garzón y sus compañeros de formación ocuparán en las listas electorales.

Rajoy y Rivera se preparan 

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, y el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, advirtieron ayer al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, sobre su estrategia de pactos postelectorales, en la que, según informaba ayer EL PAÍS, ha excluido tajantemente todo acuerdo con el PP, sea cual sea el resultado de las elecciones del 26-J. "Lo que ha ocurrido en estos cuatro meses no se puede volver a repetir. Los vetos son malos para la democracia, y nuestro partido ha sido vetado porque no se ha querido hablar con una fuerza que representa a más de siete millones de españoles. Espero que ahora llegue el sentido común y todo el mundo actúe con un poco de cordura", comentó Rajoy a los periodistas en la recepción celebrada en la sede de la Comunidad de Madrid con motivo del Dos de Mayo. El líder del PP reclamó una campaña electoral constructiva, de la que pueda salir un gobierno moderado que pueda dar estabilidad al país. "Yo espero que sea una campaña tranquila, sensata; yo desde luego voy a hacer una campaña en positivo, no voy a entrar en discusiones, en peleas ni mucho menos en salidas de tono", señaló.

En el mismo marco, Albert Rivera advirtió que "de nada sirve enrocarse en posiciones absolutas o maximalistas", y recriminó a Sánchez que se sitúe en la dinámica de los vetos al resto de fuerzas políticas antes incluso de comenzar la campaña electoral. "Si empezamos poniéndonos todos los vetos, con el quién sí y el quién no… No lo veo así. Estoy convencido de que España necesita acuerdo, cambios y regeneración", señaló.

El acto no contó con la presencia del líder del PSOE, Pedro Sánchez, pero los socialistas estuvieron representados por su portavoz en la Comunidad de Madrid, Ángel Gabilondo, quien también se mostró en contra de que los vetos previos impidan un acuerdo tras el 26-J. "Pongamos por delante los problemas que hay que resolver, y después veamos qué acuerdos establecemos. Y en ese sentido, yo soy partidario de no vetar a nadie", afirmó.

En su discurso oficial con motivo del Dos de Mayo, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, llamó al diálogo para superar el actual bloqueo político. "No podemos esperar a que las urnas resuelvan por sí solas la incapacidad de los partidos para llegar a acuerdos que, superando los vetos, hagan posible la gobernabilidad de España".

España necesita un pacto para afrontar sus retos (EL MUNDO):Estamos ante un fracaso de los partidos políticos, ya que los ciudadanos votan para que su voluntad se plasme en la formación de un Gobierno. Que nuestros dirigentes no hayan sido capaces de llegar a un acuerdo va a contribuir a su descrédito y a aumentar la abstención. Pedro Sánchez ha vuelto a insistir en que el PSOE no pactará con el PP, lo cual es absurdo porque puede que los resultados vuelvan a obligar a un acuerdo entre los dos grandes partidos. Por tanto, ¿quiere decir Sánchez que habrá nuevas elecciones en diciembre? ¿Hay alguna imposibilidad genética de que PSOE y PP puedan pactar para gobernar juntos? Estos pactos son inevitables cuando no hay una clara mayoría. Y así sucede en numerosos países de Europa Occidental. Por tanto, Sánchez no debería destruir esa posibilidad mediante afirmaciones categóricas en la campaña. Además, un pacto entre el PP y el PSOE es deseable para resolver los grandes problemas que tiene España, que no los puede solucionar una sola formación por muchos votos que tenga.

Valoraciones de la prensa impresa

La fobia de la izquierda a la derecha es más fuerte que el interés de España (ABC):Volvemos a las urnas porque los partidos políticos no han sabido o no han querido estar a la altura del país. Los que repudian la transición se han topado con la lección histórica de que ellos no han sido capaces de hacer lo que otros hicieron cuando aún tenían vivo el recuerdo de la dictadura y de los agravios no cerrados de la Guerra Civil. Hacía falta sentido patriótico para, ante lo excepcional del resultado del 20-D, ceder lo justo para formar un gobierno democrático, estable y eficaz. La izquierda ha demostrado que su obsesión contra la derecha es más fuerte que cualquier consideración sobre el interés general de la nación y que vive instalada en el veto al PP. Pedro Sánchez ya ha anunciado que de nuevo no pactará con el PP después del 26-J. Lo que no desvela es cuál es la alternativa a su veto.

Un error que no se debe repetir (LA RAZÓN ):Según el calendario que imponen los nuevos comicios del 26-J, el 20 de julio estaría constituido el Congreso y una semana después el Rey podría iniciar las consultas. A mediados de agosto se celebraría la investidura del nuevo presidente del Gobierno, suponiendo que exista una mayoría suficiente y suponiendo que no se fuercen de nuevo pactos que requieran un largo trámite de negociaciones y reuniones tácticas sin más objetivo que provocar la agonía de la legislatura y la convocatoria de nuevos comicios. Si los partidos se atienen a las necesidades del país y no se repite un caso de falsa mayoría como el que provocó que Sánchez recibiera el encargo del Rey para alcanzar un pacto de gobierno, no debería prolongarse una situación que supondría estar ocho meses sin Ejecutivo. El error no se puede repetir.

Sánchez, ´el Empecinado´ (Victoria Prego. EL MUNDO): Si Sánchez se obstina en su negativa a sentarse ni siquiera a hablar con Rajoy, corre el riesgo de perder más apoyos por su derecha de los que podría ganar por su izquierda.

Vetos y manos sucias (Raúl del Pozo. EL MUNDO): Si Albert Rivera, Pedro Sánchez y PabloIglesiasse niegan a formar una mayoría con el partido más votado, según las encuestas, o sobra Mariano Rajoy o sobran todos.

Y Pedro Sánchez acalló al PSOE (Carlos Cuesta. EL MUNDO): Si hay algo más desesperante que ver cómo nuestros políticos nos abocan a unas nuevas elecciones es el hecho de comprobar que los planteamientos suicidas de algunos de esos líderes siguen intactos.

El veto como autodefensa (C. García-Abadillo. EL MUNDO ): Admitiendo que fue positivo el acuerdo con Ciudadanos, Sánchez lo planificó como un movimiento táctico. Ganó tiempo frente a su oposición interna y le sirvió para aplazar la batalla del Congreso del PSOE hasta después de la formación del gobierno.

El bloqueo que no cesa (Abel Hernández. LA RAZÓN): Si Sánchez continúa dando palos de ciego y equivocándose de adversario y de estrategia, corre el riesgo cierto de que Iglesias acabe liderando la izquierda en España.

¡Adiós, Madrid! (Josep M.Colomer. EL PAÍS):Los políticos que no logren dialogar y formar coaliciones se deslizarán hacia la irrelevancia.

 

De interés

Artículos Relacionados