domingo,22 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl PP ofrece al PSOE derogar la reforma laboral mientras se agota...
Empleo juvenil, bolsa y economía preocupan al iniciar 2016

El PP ofrece al PSOE derogar la reforma laboral mientras se agota la bolsa de pensiones

Redacción
El PP está dispuesto a ofrecer al PSOE derogar la reforma laboral mientras se agota la bolsa de pensiones, según publica este lunes la prensa española, en tanto las bolsas europeas y el IBEX español registraron caídas del 2,5 después de que las autoridades chinas cerraron las bolsas de Shanghái y Shenzhen tras caer más del 7% permitido por la ley. La nueva inestabilidad bursátil mundial se suma a la preocupación española por el paro juvenil y el mal balance de la bolsa nacional en 2015

La sesión bursátil de este lunes, la primera de 2016, estuvo marcada por caídas próximas al 3% en las bolsas europeas ante la nueva espiral de ventas masivas que llevó a los principales títulos que cotizan en los parqués chinos de Shanghái y Shenzhen a registrar caídas superiores al 7%, lo que provocó su cierre temporal a una hora y media de la hora de cierre habitual.

Este fuerte retroceso es atribuido a dos normas que se espera aumenten las ventas y presionan a la baja en los mercados de valores chinos: la próxima finalización del periodo en el que los accionistas con más del 5% del capital en una empresa no pueden vender sus paquetes accionariales, y la liberalización de las nuevas salidas a Bolsa. Pero también a nuevas señales de desaceleración económica en China y las tensiones en Oriente Próximo.

Así, el Ibex 35 bajó el lunes un 2,42%, hasta los 9.313,00 puntos, al tiempo que la prima de riesgo quedó en 115 puntos básicos. La Bolsa de Londres perdió un 2,395, la de París un 2,47% y la de Fráncfort un 4,28%; Milán cayó un 3,20%, mientras que este martes Madrid y otros recuperan algún décima. En Wall Street, el Dow Jones bajó un 1,58%, hasta los 17.148,94 puntos. El Nasdaq cayó un 2,08%, hasta los 4.903,09 puntos, mientras que el S&P bajó un 1,53%, hasta los 2.012,66 puntos. La Bolsa de Sanghai cayó un 6,86%, la de Hong Kong un 2,68% y la de Tokio un 3.06%. En China el parqué de cerró de forma prematura, lo que hizo que todos los mercados de valores occidentales pidieran paso a las pérdidas. Las nuevas medidas, con las que tratan de frenar la especulación a la que se entregan diariamente gran parte de los inversores, un mal dato manufacturero en diciembre, que quedó por debajo de los previsto -un 48,2%, frente al 48,9% estimado y al 48,64 anterior – fueron la causa de las fuertes caídas registradas. Igualmente, la subida de la tensión entre las dos mayores potencias del mundo islámico, Irán y Arabia Saudí, tras la ejecución del clérigo chií Nimr Baqir al Nimr, que acabó con la ruptura de las relaciones diplomáticas, se unió a esta incertidumbre en forma de malos resultados bursátiles.

En el mercado de divisas, el euro, que había comenzado el año en los 1,09 dólares, finalmente se acabó depreciando un 0,45%, hasta los 1,08 dólares al cierre de los mercados europeos. La rebaja del yuan, que ayer lunes realizó el Banco Central hasta dejado en mínimos de cuatro dólares y medio con respecto al dólar estadounidense fue otro desencadenante de la caída.

En España, EL ECONOMISTA informaba el lunes en su portada que, dentro de los planes de Mariano Rajoy de constituir un gobierno de amplio espectro con el apoyo del PSOE y Ciudadanos, se contempla el consensuar una modificación sustancial de la reforma laboral, o incluso su derogación, para sustituirla por un nuevo Estatuto de los Trabajadores. En el PP aseguran que todo es negociable y sólo mantienen dos líneas rojas: la unidad de España y que Rajoy sea el presidente del Gobierno.

La primera de las condiciones excluiría un acuerdo con Podemos y con los nacionalistas catalanes, mientras que la presidencia de Rajoy empieza a ser vista como posible moneda de cambio, en último extremo, aunque todavía sólo por una minoría de su partido. El ofrecimiento de derogar la reforma laboral, no obstante, se encontraría con el rechazo frontal de la Comisión Europea, que en su último informe sobre España recomienda precisamente profundizar en la reforma laboral y aplicar nuevos ajustes laborales para cumplir con la reducción del déficit y consolidar la incipiente recuperación económica.

Por su parte, LA RAZÓN destaca que Mariano Rajoy quiere que las negociaciones sobre posibles pactos postelectorales concluyan lo antes posible. En este sentido, el diario dice que el candidato del PP a la reelección como presidente del Gobierno piensa pedir al líder del PSOE, Pedro Sánchez, que no prolongue "la incertidumbre". En medios del PP creen que Sánchez puede barajar someterse a la investidura para tratar de igual a igual a Rajoy, siempre que el líder socialista logre controlar la revuelta interna que vive su partido.

ABC señala, finalmente, que la incógnita sobre el nuevo gobierno puede frenar la actividad exterior del Ejecutivo. La Zarzuela analiza, por ejemplo, si el escenario político actual puede afectar a la visita de los Reyes a Arabia Saudí.

Tiende a agotarse la bolsa de las pensiones

Por otra parte, según informa EL MUNDO, la Seguridad Social no podrá cumplir el objetivo del déficit del 0,6% fijado por el Gobierno para 2015, ni tampoco con el 0,3% previsto para este año. Según estimaciones de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), excluidas las cuentas de las prestaciones por desempleo y del Fogasa que se consolidan conjuntamente en términos de Contabilidad Nacional, la Seguridad Social registrará en 2015 un déficit similar al de 2014 pese a aumentar el empleo en más de 500.000 personas. Es decir, se situará en el entorno de los 15.000 millones, que equivale a prácticamente el pago de las nóminas de dos meses. Para 2016, sus previsiones de déficit más optimistas no bajan del 1%, es decir, por encima de los 10.000 millones, muy lejos del objetivo del 0,3% del PIB.

Hasta noviembre de 2015, con un incremento de la afiliación de 527.335 personas (un 3,15% más), la recaudación por cotizaciones sólo ha aumentado un 1,33%. Según la Airef, al menos dos de las tres décimas de déficit en términos de PIB previstas por el Gobierno para este año se cargarán a la caja de las pensiones, debido a las reducciones en las cotizaciones a la Seguridad Social y la entrada en vigor del complemento de las pensiones a las mujeres que hayan sido madres. El citado estudio considera imposible que se pueda cumplir la previsión oficial de un crecimiento del 6,7% por cotizaciones respecto al presupuesto inicial de 2015.

Con estas cifras a la vista, la Airef calcula que el Fondo de Garantía de la Seguridad Social, que ahora cuenta con 36.000 millones (la mitad de los 66.815 que había a finales de 2011), se quedará sin fondos en 2018, salvo que los partidos políticos decidan que el Estado realice aportaciones, tal y como sucede en países como Alemania o Francia o que se haga cargo, mediante la caja de los impuestos, del pago de prestaciones no contributivas como las pensiones de viudedad o de orfandad (más de 23.000 millones anuales), como figura en el último informe de los expertos sobre el Pacto de Toledo.

Trece regiones no podrían pagar con sus cotizaciones

El creciente envejecimiento de la población española y el alto desempleo se han convertido en un gran lastre para la Seguridad Social. Según informa ABC, cada pensión actual se paga con las cotizaciones de 2,16 trabajadores en activo, el nivel más bajo en los últimos 15 años. Sin embargo, esa ratio es muy diferente entre autonomías. Solo Madrid, Baleares, Canarias y Murcia podrían sostener con sus ingresos las nóminas de los jubilados si esta competencia estuviese transferida a las comunidades. Trece regiones, por tanto, estarían en una situación deficitaria y no podrían pagar a los jubilados, según un estudio realizado por el profesor de Economía de la Universidad Complutense José Antonio Herce, publicado por el Instituto BBVA de Pensiones.

Otros datos alarmantes publicados por la prensa este lunes son que el desempleo de larga duración se enquista y supone el 60% del total, pues los parados que llevan un año o más buscando trabajo sin éxito suman cerca de tres millones (EL PERIÓDICO).  Asimismo, el conjunto de las administraciones cuenta con 200.000 trabajadores menos que hace cuatro años, debido a que las autonomías han recortado 32.000 empleos en Sanidad y Educación desde 2011, según amplía ABC los últimos datos oficiales que publicó Ibercampus.

Contexto catalán

Entre tanto, la CUP decidió el domingo negar su apoyo a la investidura de Artur Mas como presidente de Cataluña, quien ha iniciado la semana diciendo que persistirá en su intento de gobernar en minoría, sin comvocar nuevas elecciones. Tras varias semanas de discusiones, el veto al candidato de Junts pel Sí ganó por 36 votos a favor, 30 en contra y una abstención. Si finalmente Mas no es elegido presidente, el Parlamento catalán quedaría en principio disuelto el próximo día 10 de enero y el titular en funciones de la Generalitat deberá convocar nuevas elecciones para el mes de marzo, salvo que JxS proponga un candidato alternativo, como volvió a reclamar la formación anticapitalista. "Nosotros ya hemos movido ficha y ellos no, y esa ficha se llama Artur Mas", señaló ayer la diputada de la CUP Gabriela Serra, quien también admitió que el debate interno ha provocado una honda división y gran frustración en una parte de la formación. Dirigentes de CDC confirmaron que, por el momento, "no hay candidato alternativo" a Mas.

Mientras, la dirección de Podemos decidió no renunciar a celebrar un referéndum en Cataluña, uno de los requisitos exigidos por el PSOE para poder entablar conversaciones de cara a formar gobierno. Pablo Iglesias achacó el desencuentro con los socialistas "a la torpeza de un PSOE que no fue capaz de ser coherente consigo mismo, que fue quien habló de federalismo y de consulta pactada y ahora reniega de ello". No obstante, el líder de Podemos tendió la mano para que "los sectores más sensatos del PSOE, a los que no les dejan abrir la boca, digan de qué lado están". Iglesias alertó del "peligro" de una gran coalición entre el PP, PSOE y Ciudadanos, "la preferida por Merkel, parte de las empresas del IBEX 35 y el Rey".

Editoriales sobre empleo y bolsas 

Es necesario un plan de choque para el empleo juvenil, dice EL PAÍS en un editorial que reclama lo que pedía el PSOE en su campaña electoral: Dice que casi el 80% de los jóvenes españoles menores de 30 años vivan todavía en casa de los padres da cuenta de la profundidad de la crisis que vivimos. Estos datos marcan un panorama social deprimente para las expectativas de las nuevas generaciones, pues las causas son estructurales y se necesitan políticas más decididas que las aplicadas hasta ahora para cambiar la tendencia. La alta tasa de paro y la precariedad laboral de los que trabajan impiden que tengan ingresos suficientes. Y a ello se añade el alto precio de la vivienda. La incertidumbre sobre la continuidad en el puesto de trabajo es otra barrera importante a la hora de decidir la emancipación. El nuevo Gobierno que se forme en España no puede ignorar esta realidad. Su prioridad debe ser un plan de choque de empleo juvenil.

El IBEX cierra un ejercicio convulso, según resaltó en otro editorial ABC antes de que las bolsas chinas extendieran la preocupación. Todo apuntaba a que 2015 sería un buen año para la Bolsa española gracias a la recuperación económica y los nuevos estímulos monetarios del Banco Central Europeo, pero la aparición de inesperadas turbulencias, tanto a nivel nacional como internacional, ha terminado tiñendo de rojo el principal índice bursátil. El Ibex 35 cerró el pasado ejercicio por debajo de los 9.600 puntos, tras perder un 7,15 por ciento, su peor resultado desde 2011 y una de las caídas más acusadas de Europa. El origen de dicho retroceso se explica por la confluencia de diversos factores que, en mayor o menor medida han golpeado la cotización de las grandes empresas españolas. Pese a ello, la capitalización de las grandes empresas volvió a crecer y más de veinte nuevas compañías salieron a bolsa, lo cual es un síntoma de que la recuperación sigue su curso.

Una prematura relajación económica sería perjudicial, advierte también EL MUNDO contra posibles gobiernos que alejen las reformas estructurales pedidas por Bruselas: Hasta los economistas más optimistas coinciden en que 2016 va a ser un año de convulsiones en las finanzas mundiales, y la UE no es ajena a este escenario global. Sin la presión que suponía la situación de bancarrota técnica de varios países, ahora nadie en Bruselas hace de duro gendarme encargado de vigilar para que los Veintiocho mantengan prieto el cinturón. El temor es que esta nueva era de relajación sea demasiado prematura, cuando muchos países siguen teniendo graves desajustes, y que ello eche a perder la recuperación en marcha. Los desafíos y desajustes siguen siendo enormes. Y por ello preocupa la laxitud de algunos socios tan importantes como Francia o Italia, que acabarán este año sin cumplir los objetivos de déficit. En España, la incertidumbre sobre la formación del próximo Gobierno incrementa los temores a que no se prosiga la senda de las reformas estructurales que tanto necesita nuestra economía y a que nos alejemos de nuestros compromisos con Bruselas. Algo que resultaría nefasto para la creación de empleo, que debe ser la gran prioridad de esta legislatura.

De interés

Artículos Relacionados