domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEl práctica del Curriculum B se triplica en dos años
En el sector comercial y administrativo

El práctica del Curriculum B se triplica en dos años

Redacción
Los parados de larga duración, más de 56% son mayor de 45 años que no tienen empleo desde hace 12 meses, optan por trabajos por debajo de su cualificación y para ello modifican su curriculum con el fin de ocultar o enmascarar su formación ante un puesto para el que están sobrecualificados, una práctica denominada ´curriculum B´.

En lo que va de crisis se ha triplicado el número de candidatos que optan por esta práctica, según ha constatado la empresa líder en Recursos HumanosAdecco.  Si hace unos años hablábamos del uso del CV B entre el 10% de los parados de larga duración, hoy en día hablamos de su utilización entre el 30% de los demandantes de empleo.

La consultora Adecco, en su calidad de experto en el sector, destaca que esta tendencia, sin ser la predominante en los procesos de selección, puede tener consecuencias negativas tanto para el propio trabajador como para la empresa contratante. Según Nuria Esparza, directora de Servicio de Adecco Office, situándose en el punto de vista del trabajador, “lo que de manera inmediata puede ofrecerle una oportunidad laboral, en el medio y largo plazo, puede provocar que éste se sienta infravalorado en el puesto de trabajo provocándole frustración y falta de motivación”.

Desde el punto de vista de la empresa, la situación no es más halagüeña pues la sobrecualificación de un trabajador puede ser sinónimo de rotación, ya que en cuanto el empleado consiga una nueva oportunidad acorde a su formación y trayectoria, abandonará la empresa.

Adecco ofrece alternativas y oportunidades a todas aquellas personas que estén en búsqueda de una nueva oportunidad laboral.

La práctica errónea del curriculum “B”

Tras la elaboración del curriculum B y si se consigue pasar el primer filtro, otra práctica en auge muy desaconsejada es la de “probar suerte en la entrevista de trabajo”. Según Nuria Esparza, “en ocasiones, algunos candidatos ven que no encajan con el perfil o que no les interesa algún aspecto de la oferta de trabajo, pero lo omiten en la entrevista telefónica previa para ver si en la entrevista presencial es algo “negociable”.

Por ejemplo, en ofertas donde se especifican turnos concretos que no son compatibles con el horario del candidato, éstos van a la entrevista con la idea de que se pueda cambiar ese turno”. En realidad esto sólo provoca desgaste a ambas partes, ya que el candidato no

será seleccionado y el evaluador tendrá que entrevistar a nuevos candidatos.

Lo idóneo para estos demandantes de empleo es revisar que la oferta a la que se inscriben realmente les interesa y no apuntarse indiscriminadamente a todo tipo de procesos, aprovechando después la entrevista telefónica para consultar las posibles dudas que puedan quedarles.

Sectores y perfiles

A pesar del aumento de este tipo de prácticas entre los que buscan empleo, según Adecco, esta circunstancia no se está produciendo en la actualidad a nivel general, ya que los desempleados con experiencia y cualificación no están aceptando masivamente trabajos que estén por debajo de su categoría profesional, y aunque estén parados, por ahora están esperando a encontrar ese trabajo acorde a sus expectativas profesionales.

Sí es cierto, por el contrario, que si antes intentaban optar a la franja más alta de la retribución salarial correspondiente a su puesto, en estos momentos están dispuestos a aceptar la horquilla más baja de la misma.

Sin embargo, en casos puntuales y debido a la multiplicación de EREs, fusiones, reestructuraciones y otros procesos que han alcanzado a los puestos más cualificados de la empresa, así como el aumento de los parados de larga duración y de la tasa de paro juvenil, algunos perfiles cualificados están incurriendo en el error de hacer desaparecer de su curriculum formación y experiencia para optar a puestos inferiores a los que hasta ahora desempeñaban.

Es el caso de personas que, contando en su haber con una doble titulación universitaria, solamente citan una de ellas en el curriculum, o personas que han cursado masters oficiales o postgrados y obvian esta titulación. También se está produciendo esta circunstancia entre candidatos con experiencia en gestión de equipos que al optar a un puesto junior en el que no se requiere llevar equipo, omiten esa parte de su experiencia o la rebajan.

En general, los sectores en los que más se detectan estas prácticas han sido en el comercial, en el sector de la banca y el financiero (directivos que optan a puestos de contables, controllers, etc.) y en todo tipo de puestos administrativos (a los que optan candidatos con licenciaturas o masters).

Consejos para evitar un curriculum “B”

Existen alternativas para evitar caer en esta errónea práctica que pueden hacer más efectiva la búsqueda de empleo por parte de los desempleados, que pasan por abrir el campo de búsqueda y reorientar su carrera profesional con el fin de encontrar un empleo en estos tiempos tan complicados.

No obstante, desde Adecco se recomienda:

– Si se opta a un puesto de trabajo para el que se está sobrecualificado es preferible especificar en una carta de presentación cuáles son los motivos que le llevan a esta situación y cuáles son sus expectativas de futuro con respecto a ese puesto de trabajo. La empresa y

el futuro empleado podrán debatir las circunstancias y decidir conjuntamente si se trata del candidato más adecuado para el empleo.

Sinceridad y transparencia en el curriculum y en la posible entrevista personal posterior.

– Canalizar la experiencia profesional hacia el perfil buscado, destacando y desarrollando aquellas funciones o competencias requeridas para el puesto al que se quiere acceder.

– Optar por el reciclaje profesional: puede convertirse en una nueva motivación para la vida laboral del demandante de empleo y un modo de aprovechar el tiempo de desempleo para realizar cursos de formación orientados a aquellos puestos de trabajo en los que más oportunidades existan en la actualidad.

– Empezar una relación laboral con una mentira siempre es una mala opción. No debemos olvidar que la empresa optará siempre por el trabajador más adecuado para el puesto concreto que busca.

De interés

Artículos Relacionados