jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl Príncipe ofrece España como puerta de entrada a Europa para las...
Felipe esgrime el liderazgo en renovables e infraestructuras

El Príncipe ofrece España como puerta de entrada a Europa para las empresas iberoamericanas

Redacción
Don Felipe dijo que "España es la puerta de entrada a Europa" para las empresas iberoamericanas", en la apertura del IX Encuentro Empresarial Iberoamericano en Panamá, a donde llegaron los primeros gobernantes y empresarios para asistir hoy y mañana a la XXIII Cumbre Iberoamericana.

El Príncipe de Asturias, Felipe de Barbón, destacó los "elecuentes" datos que señalan una mejoría en la economía española, como la reducción del déficit público y la de la deuda privada, aunque ha reconocido el alto índice de desempleo que persite. Sin embargo, señaló que, pese a que "persisten las dificultades", las perspectivas "con positivas" y espera que a finales de año España vuelva a la senda del crecimiento y se consolide en 2014. "La economía está encontrado su camino", señaló.

Durante la apertura del IX Encuentro Empresarial Iberoamericano celebrada ayer en Panamá, el príncipe opinó que la recuperación se sustenta en "unos cimientos sólidos", y subrayó que las empresas españolas son líderes mundiales en algunos sectores claves, entre los que citó las energías renovables o las infraestructuras. Felipe hizo hincapié en que "España es la puerta de entrada a Europa" para las empresas iberoamericanas.

El IX Encuentro Empresarial Iberoamericano es un evento único que reúne a los empresarios más destacados de la región y la península Ibérica. El evento es una iniciativa de la SEGIB y este año será desarrollado por el CEAL, como antesala a la XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno.Es patrocinado por una treintena de empresas, entre ellas Mafpre, Repsol y GasNatural Fenosa, además de diversas compañías de comunicación como el grupo Prisa, cuyo presidente forma parte de los panelistas, junto al presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Luis Alberto Moreno, y responsables de los grupos Poma, Polar, Iochpe-Maxion, Graña y Montero SAA, Copa Holdings y Copa Airlines, Espirito Santo Bank, Bridas SAPIC, Consorcio Nobis, OHL, ABERTIS, TAP Portugal, Bancolombia, CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y Softtek.

En el mismo foro, el ministro de Exteriores español, José Manuel García-Margallo, afirmó que el Príncipe es un "interlocutor privilegiado" para América Latina y "un activo que España tiene que aprovechar".

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, que participó en uno de los paneles del Encuentro Empresarial Iberoamericano, dijo que las reformas económicas en España se están aplicando bien y se están sentando las bases de la recuperación, y subrayó que aunque es recuperación no se logrará mañana, sí llegará "más pronto que tarde". Por su parte, el vicepresidente de los empresarios españoles, Jesús Terciado, afirmó que Latinoamérica está notando ya la mejoría de la situación económica de España.

Por otro lado, los primeros gobernantes iberoamericanos llegaron ayer a Panamá para asistir hoy y mañana a la XXIII Cumbre Iberoamericana que reformará estos foros. El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, realizó unas breves declaraciones a su llegada a Panamá, en las que resaltó que todos los participantes en la cumbre desean avanzar en la mejora del bienestar y el progreso de las sociedades de los países que conforman la comunidad iberoamericana. "Estoy seguro de que esta cumbre será un éxito", subrayó el presidente español. 

Desde la Cumbre Iberoamericana de Cádiz (noviembre de 2012), España ha dejado de ser un problema internacional, un punto negro en la crisis económica y un foco de tensión económica permanente. Casi un año después, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, llega a la XXIII Cumbre Iberoamericana, que se celebra este viernes y sábado en Panamá, con un mensaje optimista respecto a la recuperación de la economía, sin riesgo ya del rescate del que se hablaba un año antes. Se trata de un escaparate internacional único para que España empiece a mostrar una nueva cara, dentro de las dificultades que sigue teniendo su economía, con el paro como primer problema.

Pero esta Cumbre será diferente a todas las demás, porque por primera vez, desde que se creó este foro iberoamericano en 1991, no estará el Rey, por causa mayor, ya que continúa su recuperación de la intervención de cadera. Sin embargo, Juan Carlos I sí ha querido estar presente a través de un mensaje grabado en vídeo, que será un saludo afectuoso a todos los participantes en la inauguración.

El objetivo de España en Panamá es dejar claro en América Latina que los esfuerzos y las reformas llevadas a cabo en los dos últimos años han dado sus frutos y permiten hablar de recuperación. Un mensaje que Rajoy traslada en todos sus viajes internacionales. De hecho, en su reciente visita a Tokio recordó ante empresarios japoneses que en España ya nadie habla de rescate, sino de "cuán grande será la recuperación". Por eso, el Gobierno quiere obtener toda la confianza de una región estratégica como es América Latina, para intensificar los intercambios comerciales y las inversiones. Esta región sigue siendo la preferencia de muchas empresas españolas, sobre todo pymes, que han buscado salidas y les ha permitido la creación de empleo.

Pero el presidente del Gobierno incidirá también en que queda mucho por hacer para dejar atrás la crisis, y no hay que cejar en las reformas. Además, defenderá la intensificación de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina, y el lugar estratégico que tiene España como puerta de entrada para los países iberoamericanos y sus empresas en el viejo continente.

Rajoy dará un apoyo expreso a la renovación de las cumbres iberoamericanas, que a partir de la de México en 2014 empezarán a celebrarse cada dos años para dar más tiempo al debate y discusión de las propuestas. Serán los años pares, mientras que los impares se celebrarán las cumbres de la Unión Europea-América Latina.

Interés de la prensa

Interesantes propuestas de España en la Cumbre Iberoamericana, titula hoy su editorial LA VANGUARDIA: España, encabezada por el Príncipe Felipe y el presidente Mariano Rajoy, quiere participar en la etapa de renovación de la Cumbre Iberoamericana promovida por sus socios y tiene a su vez previsto plantear propuestas interesantes relacionadas con el uso común de las embajadas. "No cabe duda de que la economía tendrá un papel importante en la cita, fundamentalmente en el encuentro empresarial programado". Rajoy "quiere transmitir un mensaje de optimismo mostrando el interés de invertir en España, que está dejando atrás la recesión y se encuentra en una situación muy diferente a la de hace un año, cuando la cumbre se celebró en Cádiz casi en medio del rescate bancario. Ahora, la banca española está invirtiendo de nuevo en los países latinoamericanos tras superar su fase de ajuste". La economía también quiere extenderse al ámbito diplomático. García-Margallo quiere plantear a los socios iberoamericanos la posibilidad de compartir embajadas en zonas donde unos u otros están ausentes, lo que permitiría una reducción de costes. España tiene una importante presencia diplomática en Europa y Oriente medio, pero muy escasa en Asia-Pacífico, que supone el 40% del PIB mundial. "Es un modelo interesante y sería una vía para renovar lazos en un mundo nuevo".

"No es exagerado decir que todos los ojos, al menos por parte de España, están puestos en el príncipe Felipe", que tanto en su discurso como en el tiempo que pasó con los empresarios "demostró conocimiento, proximidad e interés sobre todos los temas", reafirma un comentario titulado El Príncipe en Panamá con la firma de J. ANTICH, director de LA VANGUARDIA.

De interés

Artículos Relacionados