miércoles,19 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEl PSOE y Ciudadanos no derogarán la reforma laboral
Podemos se aproxima a ellos a por el voto "de las mayorías"

El PSOE y Ciudadanos no derogarán la reforma laboral

Redacción
Solo los votos PSOE, Ciudadanos y Podemos lograrían una mayoría absoluta alternativa a la pérdida de la misma por el PP, según el último sondeo. Pero ni PSOE ni Ciudadanos derogarán la reforma laboral, a juzgar por las impresiones transmitidas por portavoces de esos grupos ante inversores internacionales, que contradicen las peticiones públicas de derogar la citada reforma. Entre tanto, Podemos se aproxima a ellos a por el voto "de las mayorías" y en Portugal ganan los conservadores.

La RAZÓN es el diario que publicó este domingo el último sondeo electoral, para indicar añadir este lunes la citada posición del PSOE al informar que representantes de grandes grupos de inversión se reunieron la pasada semana con los distintos partidos políticos nacionales para interesarse por sus propuestas económicas ante la posibilidad de que el Gobierno que salga de las elecciones esté formado por más de un grupo parlamentario.

Los resultados de su sondeo, presentado bajo el título de que el PP toma ventaja, C´s adelanta a Podemos y el PSOE se frena, indicaban este domingo que el PP perdería la mayoría absoluta de los 176 escaños, que los votos de Ciudadanos serían insuficientes para recuperarla, y que solo entre PSOE, Ciudadanos y Podemos se podrían sumar esos escaños.

Según el sondeo elaborado por NC Report para LA RAZÓN, si hoy se celebrasen las elecciones generales el PP vencería con el 33,8 % de los votos, lo que permitiría a los populares hacerse con una horquilla de entre 136 y 139 diputados, lejos de los 186 con que cuenta en la actualidad y de los 176 que fijan la barrera de la mayoría absoluta. El PSOE sería el segundo partido más votado, con el 24,8% de los votos (108-112 escaños), por delante de Ciudadanos con el 11,7% (26-28) y Podemos con el 11,2% (26-27). El Parlamento lo completarían CDC con 9-10 diputados (2,5% de los votos), ERC con 7-8 (2,0%), PNV 7-8 (1,2%), Amaiur 5-6 (1,2%), IU 3-5 (4,2%), Compromís 3-4 (1,2%), BNG 1-2 (0,6%), CC 1-2 (0,4%), Unió 0-1 (0,4%), FAC 0-1 (0,3%) y Geroa Bai 1 (0,2%).

Este sondeo se publicaba al mismo tiempo que otras noticias en el sentido de que el PSOE quiere que el Gobierno derogue la reforma laboral de 2012 antes de que se disuelvan las Cortes y que aproveche la tramitación de los Presupuestos de 2016 en el Senado para incrementar los recursos destinados a planes de empleo y protección social para los parados. Así se recoge en la moción que los socialistas han registrado en el Congreso como consecuencia de la interpelación que el portavoz de Empleo, Rafael Simancas, hizo el pasado miércoles a la ministra Fátima Báñez. Un texto el Pleno de la Cámara Baja debatirá y votará en la semana del 13 de octubre. Añadían esas noticias que el principal partido de la oposición considera que ésta ha sido una "legislatura perdida para el empleo", porque tras cuatro años de Gobierno ´popular´ sólo ha quedado "menos empleo, más precariedad y explotación laboral, más paro y menos protección frente al desempleo". Por eso, instan al Ejecutivo a derogar "urgentemente" la reforma laboral para "recuperar las condiciones y los derechos" de los trabajadores "perdidos" durante este mandato y para "devolver a los interlocutores sociales la autonomía colectiva" para fortalecer los procesos de negociación. 

Actitud real de PSOE y Podemos

Sin embargo, este lunes LA RAZÓN dice que, en el encuentro que mantuvieron con el PSOE grupos de inversión internacionales, los socialistas trasladaron a los inversores que si gobiernan tras las elecciones del 20-D solo introducirían ligeros retoques en la reforma laboral, a pesar de que Pedro Sánchez haya manifestado públicamente su intención de derogarla. Estaban presentes en la reunión el secretario de Economía del partido, Manuel de la Rocha, y el exministro Jordi Sevilla, quien además también se comprometió a que el PSOE tratará de convertir en "razonables" las propuestas económicas de Podemos, en caso de una alianza postelectoral.

Entre tanto, Podemos rehuye a Izquierda Unida y gira a por el voto de centro izquierda. Según EL PAÍS, quiere hacer todo lo posible para desvincularse del mal resultado de la plataforma Catalunya Sí que es Pot en las elecciones autonómicas catalanas. En la misma línea, LA VANGUARDIA señala que la confrontación de las izquierdas tras el 27-S obstruye la confluencia entre IU y Podemos para las generales. Por ello -según EL PAÍS-, la formación de Pablo Iglesias prepara su estrategia para las elecciones generales del 20 de diciembre con la prioridad de volver a ser el partido decisivo para el cambio político, sobre todo frente a Ciudadanos, y con la aspiración de competir con Albert Rivera y con el PSOE por el voto "de las mayorías". Para ello, defenderá propuestas "de sentido común, transversales y transformadoras", aseguran sus líderes.

Según fuentes de Podemos y de IU citadas por LA VANGUARDIA, ambas formaciones podrían alcanzar alianzas electorales en Aragón y en Andalucía. Todo ello, eso sí, con el nombre de Podemos encabezando las papeletas parar destacar su papel de "eje articulador" del cambio, según explicaban el sábado Iglesias y su número dos, Íñigo Errejón, en la carta dirigida a sus simpatizantes.

Los 10 compromisos de Ciudadanos´

 

El Partido de Rivera tampoco rechaza la reforma laboral en el documento con 10 compromisos por la unión, la regeneración democrática y la igualdad de oportunidades que ha entregado a todos los partidos políticos que han obtenido representación en Cataluña.

Acompañada por el presidente de la formación, Albert Rivera, y por el líder en Tarragona, Matías Alonso, Arrimadas ha explicado las propuestas del documento: “fomentar las políticas de empleo, implantar la transparencia para una reducción de la corrupción, impulsar una nueva ley electoral más justa, mejorar servicios fundamentales como la educación o la sanidad, impulsar medidas de ayudas a la clase media trabajadora y a los autónomos y garantizar la unión y la convivencia en Cataluña”.

  

Por su parte, Albert Rivera ha asegurado que “urge un cambio de rumbo en España” y confía en que “la próxima legislatura sea la de las grandes reformas de estado”. Por ello, se ha ofrecido a los españoles como “la única alternativa que puede plantear un programa electoral ambicioso y con propuestas viables y sensatas para dar un vuelco a la política actual en beneficio de la regeneración democrática”. Rivera ha criticado que Mariano Rajoy diga que la solución al reto separatista es el imperio de la ley: “respetar la legalidad es una condición para cualquier demócrata, hace falta un proyecto común español que sea ilusionante”. “Sólo Ciudadanos comprende el cambio que pide España”, considera. 

Además, Ciudadanos celebrará con los liberales europeos el próximo 22 de octubre en Madrid un acto bajo el lema "Otro camino para España" en el que el presidente de la formación, Albert Rivera, estará acompañado por Guy Verhofstadt, jefe del grupo liberal en el Parlamento Europeo. Según informa LA VANGUARDIA, Rivera pretende presumir en la precampaña electoral del apoyo de la Alianza de Liberales y Demócratas Europeos, con el que quiere demostrar que el proyecto político liberal que encabeza Ciudadanos en España es una alternativa real y una fuerza de gobierno en países importantes de la Unión Europea como Holanda, Bélgica o Finlandia.

Según informa EL PAÍS, Ciudadanos financiará parte de su campaña para las elecciones generales con una iniciativa de crowdfunding, consistente en recaudar fondos entre sus simpatizantes. La formación de Albert Rivera, que quiere utilizar el sistema de micromecenazgo para fidelizar a los votantes, ofreciéndoles ventajas similares a las de un club de socios, ha intentado paliar en su aplicación los fallos que ya observó el Tribunal de Cuentas en la que usó Podemos para las elecciones europeas de 2014. El tribunal alertó entonces del vacío legal en el que se encuentran las donaciones digitales y pidió la regulación de su uso para financiar partidos.

Moción parlamentaria del PSOE

Oficialmente, los socialistas creen que se puede aprovechar la tramitación de los Presupuestos, aún en el Senado, para "duplicar" los recursos destinados a las Políticas Activas de Empleo (PAE) y para hacer planes de empleo específicos para las regiones con mayor tasa de paro y para colectivos como el de los mayores de 45 años que son parados de larga duración sin prestaciones, el de los mayores de 50 años para fomentar su permanencia en el empleo o el inicio de una actividad por cuenta propia; o para mujeres.

Igualmente, abogan por la "ejecución inmediata" de todos los fondos asociados a la Garantía Juvenil y que se revise el Programa de Activación para el Empleo y se incrementen sus fondos, ante el "fracaso" de su implantación.

Por otra parte, el PSOE pide más recursos para que la protección por desempleo alcance "como mínimo" la cobertura del 70% de los parados que tenía al inicio de la legislatura, y que se extienda la cobertura a todos los parados con responsabilidades familiares y sin rentas, a las víctimas de violencia de género, a quienes tienen más de un 33% de minusvalía o incapacidad laboral, y a los mayores de 45 años que hayan agotado la Renta Activa de Inserción.

Finalmente, la moción reclama un refuerzo de la plantilla de la Inspección de Trabajo para combatir la explotación laboral y más dinero para que el Servicio Público de Empleo modernice su funcionamiento y pueda contratar a los 3.000 orientadores y promotores despedidos al inicio de la legislatura.

Victoria conservadora en Portugal

En Portugal, la coalición de centro derecha de los partidos PSD y CDS liderada por el primer ministro portugués, Pedro Passos Coelho, obtuvo la victoria en las elecciones legislativas celebradas ayer con el 36,8% de los votos, frente al 32,4% logrado por el opositor Partido Socialista. Sin embargo, los conservadores no lograron mantener la mayoría absoluta conseguida en las pasadas elecciones y Coelho deberá gobernar con un Parlamento en el que son mayoría los diputados de los partidos de izquierda. El líder del PS, Antonio Costa, descartó anoche la posibilidad de buscar acuerdos con el Bloque de Esquerda, que logró el 10,2% de los votos, y la coalición formada por el Partido Comunista y Los Verdes, que sumó el 8,2% de los apoyos.

Pese a perder casi 600.000 de los 2,7 millones de votos logrados en las anteriores elecciones de 2001, los conservadores portugueses consiguieron ayer una victoria electoral que, según coinciden en señalar todos los diarios, supone un respaldo al Gobierno de Passos Coelho, pese haber tenido que aplicar durante la pasada legislatura severos ajustes y recortes económicos dictados por la troika. Los socialistas se mantienen como la segunda fuerza política de Portugal pese a haber sumado 1,7 millones de votos, casi 200.000 más que los en los comicios de hace cuatro años. El crecimiento más importante lo registró el marxista Bloque de Izquierda -hermanado en Europa con formaciones como la española Podemos y la griega Syriza-, que consiguió en torno a 550.000 votos, frente a los 289.000 de 2011. La coalición compuesta por el Partido Comunista y el ecologista Los Verdes subió, aunque de forma leve, hasta rondar los 450.000 apoyos.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, felicitó anoche a Passos Coelho por su victoria electoral, a través de un mensaje publicado en la red social Twitter en el que se muestra convencido de que "los portugueses ganan" con el resultado de las urnas.

De interés

Artículos Relacionados