jueves,27 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEl Rey apuesta en Davos por reinventar Europa y resalta las fortalezas...
El índice del Foro la deja en la 26 de 30economías avanzadas

El Rey apuesta en Davos por reinventar Europa y resalta las fortalezas de una España descalificada

Redacción
El Rey Felipe VI resaltó en el Foro Económico Mundial de Davos la apuesta de España por una "refundación de la UE" que impulse el proyecto de construcción europea con el objetivo último de una mayor unión política. Centro también su discurso en resaltar las fortalezas de España y su economía y su intención de desempeñar un papel en la construcción de la nueva UE. En el índice de Davos España ocupa el vigésimo sexto lugar entre las 30 economías más avanzadas a la hora de reducir la desigualdad

El Rey evitó pronunciarse sobre este  informe publicado el día anterior por el Foro en vísperas de su reunión anual, que congrega a tres millares de líderes mundiales de la economía, la política y la sociedad. El documento señala que ha aumentado la tasa de pobreza (un 1%), y la renta media per cápita ha caído un 4,8%.El Índice de Desarrollo Integrador (IDI) analiza 103 países en cuanto a su rendimiento en tres pilares: crecimiento y desarrollo, inclusión y equidad intergeneracional. Entre las 30 economías más desarrolladas, España se sitúa en el vigésimo quinto puesto en inclusión, en el vigésimo cuarto en crecimiento y desarrollo, y en el vigésimo segundo en equidad intergeneracional.

La nota de España es especialmente mala en el empleo y los salarios (lugar 28) y se sitúa la penúltima de su grupo en la tasa de paro, la extensión de la economía sumergida y la vinculación de la paga a la productividad (29), además de contar con la tasa más alta de personas con un trabajo temporal.En el ámbito educativo, España está la penúltima en años de escolarización y ocupa el puesto 28 en la disponibilidad de una formación profesional de alto nivel, la inclusión social y el acceso a internet en las escuelas. En cuanto a la calidad del sistema educativo en general y de la formación profesional en particular se ve relegada al lugar número 27 (de 30).

La corrupción también lastra la posición de España en el desvío de fondos públicos (28), la confianza en los políticos (27) o los pagos irregulares en los contratos públicos (26). La financiación de las pequeñas y medianas empresas también está entre las peores de nuestro entorno (27), así como el gasto privado en inversión y desarrollo, el tiempo o el coste requerido para comenzar un negocio (26).Por último, la cobertura en caso de accidente laboral se sitúa en el puesto 29 y la de las pensiones en el 28.

La inclusión social empeora o se estanca

El resultado de su análisis de 103 países muestra que durante los últimos cinco años, pese a la recuperación de la economía mundial, la inclusión social ha empeorado o permanecido sin mejoras en 20 de las 30 economías avanzadas y que la equidad intergeneracional se ha deteriorado en 56 de 74 países emergentes. Para el Foro, "las economías dan prioridad a políticas que apuntalan un crecimiento a corto plazo por encima de la inclusión y la sostenibilidad, y eso pese a las inquietudes que existen sobre la desigualdad social". De 2010 a 2014 solo 12 de los 30 países avanzados han conseguido reducir la pobreza y solo ocho registraron una reducción de la desigualdad por ingresos.

Según el informe del Foro, las diez economías avanzadas más incluyentes son Noruega, Islandia, Luxemburgo, Suiza, Dinamarca, Suecia, Holanda, Irlanda, Australia y Austria.De las economías del G7, Alemania (12), obtiene la mejor clasificación, seguida de Canadá (17), Francia (18), el Reino Unido (21), Estados Unidos (23), Japón (24) e Italia (27).Entre los diez países emergentes más incluyentes destacan en la posición sexta Panamá, en la octava Uruguay y en la novena Chile. Esos países latinoamericanos comparten el ránking con Lituania, Hungría, Azerbaiyán, Letonia, Polonia, Croacia y Rumanía.Los países de Europa del este se benefician de su pertenencia a la Unión Europea (UE) y han logrado mejorar los estándares de vida medios y bajar la desigualdad medida por la riqueza.

Mejorar la calidad de vida

De acuerdo con el Foro, tanto los países ricos como los pobres tienen dificultades para proteger a las generaciones futuras. En el pilar de la equidad intergeneracional y la sostenibilidad desde 2012 se observa un empeoramiento en las economías, tanto de ingresos altos y medios como en las de ingresos bajos, y una mejora solo marginal del 0,6% en las economías avanzadas.En opinión del jefe de la Agenda Global del Foro, Richard Samans, los líderes no deberían esperar que un crecimiento más elevado sea la panacea para contrarrestar las frustraciones sociales, incluidas las de generaciones más jóvenes, sino centrarse "específicamente en progresos sostenibles en los estándares de vida".

El informe analiza el PIB per cápita, el empleo, la productividad laboral, la esperanza de vida sana, los ingresos medios por hogar, la tasa de pobreza, el ahorro neto ajustado, la deuda pública (que se ha disparado casi un 30% en España), la ratio de dependencia demográfica, la intensidad de carbono y el ingreso nacional bruto, entre otros.

Discurso del Rey

En su discurso, Felipe VI dijo que "no ir hacia adelante es ir hacia atrás",  antes de añadir: "Europa debe reinventarse y el alma de esa nueva Europa debe reflejar el alma de sus ciudadanos; para ello puede contar con España"."España -continuó- ya no es el país enfermo de Europa sino un motor económico", por ello, el Rey animó a los asistentes al Foro de Davos a invertir en una España competitiva que cumple la ley e instó a resolver las disputas políticas en Cataluña con el máximo respeto a la Constitución, que no es "un mero objeto decorativo", sino el pilar clave de la convivencia democrática.

En su intervención ante el plenario del Foro de Davos, que reúne en su 48 edición a unos 3.000 participantes, entre ellos 70 jefes de Estado y de Gobierno, el monarca subrayó que la "reciente crisis" en Cataluña ofrece como lección para todas las democracias del mundo la necesidad de preservar el imperio de la ley como piedra angular de la propia democracia y de respetar el pluralismo político.

Frente al "intento de socavar" en Cataluña "las reglas básicas" del sistema democrático, Felipe VI advirtió de que la soberanía nacional pertenece "a todos los ciudadanos" y de que el bienestar y el progreso no se lograrán con "aislamiento o división", tras recalcar que la Constitución es "la expresión misma de la voluntad" de los españoles y "merece el máximo respeto" de todos ellos.

En su discurso, recordó que el Índice de Paz Global sitúa a España entre las 19 "democracias completas" del mundo, detrás de la monarquía británica, y que la "causa nacional" de su transición democrática fue construir "una casa común para todos los españoles", que ha dotado a las Comunidades Autónomas de un amplio autogobierno "difícil de encontrar en otros países", dentro y fuera de Europa.

El 40 aniversario de la Constitución ofrece la oportunidad de reivindicar la "importancia duradera" del espíritu de entendimiento y solidaridad que proporcionó a España un periodo de paz, libertad y prosperidad sin precedentes, insistió, antes de abordar la crisis independentista en Cataluña, a la que definió como "una parte verdaderamente fundamental del alma del país y su identidad diversa".

"Los desacuerdos y las disputas políticas deben resolverse de acuerdo con las reglas democráticas y los valores establecidos en nuestra Constitución y nuestro entramado legal", afirmó el monarca, quien quiso dejar claro asimismo que los españoles solo obtendrán progreso y bienestar en el siglo XXI mediante "unidad de objetivos, metas comunes, acción concertada y una estrategia lúcida con visión de futuro".

Felipe VI dedicó gran parte de su intervención en Davos a despejar dudas sobre el futuro de España, "un gran país" que, según argumentó, tras sufrir de forma los efectos de a última crisis, se ha convertido gracias a los esfuerzos compartidos y las reformas aplicadas en una economía "muy competitiva" y "una excepcional oportunidad de inversión".

A pesar de haber "motivo de preocupación en la UE" hace pocos años, continuó, España contribuye ahora positivamente al fortalecimiento de la Unión, después de crecer de forma sostenida durante tres ejercicios, de crear más de dos millones de empleos y de reducir el déficit público más de 70.000 millones de euros.

Puso de relieve asimismo el "tremendo dinamismo" de las exportaciones españolas, el crecimiento de las inversiones directas extranjeras en España, su excepcional red de infraestructuras y el liderazgo internacional de las empresas españolas en sectores como energía, finanzas, textil, transportes y telecomunicaciones.

En todo caso, precisó que la mejora de los datos macroeconómicos no sólo debe conducir a una "lucha efectiva contra el desempleo", sino también "reducir las diferencias económicas y la desigualdad social" para favorecer "la indispensable cohesión social con un crecimiento más inclusivo".

España, "una historia de éxito"

El monarca, que invitó a los asistentes al Foro a invertir en la "historia de éxito" de España, defendió igualmente las ventajas que ofrece su condición como "uno de los países más seguros del mundo", la "excelencia" de su industria turística y la importancia de su sistema de salud, "apreciado por turistas, migrantes y residentes extranjeros".Además, "la sociedad española ha recibido con éxito a millones de inmigrantes" de las más diferentes culturas sin movimientos xenófobos o racistas, según apuntó el Rey.

Antes de dirigirse al plenario, Felipe VI se ha entrevistado con el empresario chino Jack Ma, fundador y propietario del gigante del comercio electrónico Alibaba, y ha asistido al discurso pronunciado en el Foro por el presidente de Brasil, Michel Temer. 

Primera jornada del foro global

Cientos de personalidades de más de cien países se reúnen esta semanahasta el viernes en la ciudad suiza de Davos, que cada año congrega el Foro Económico Mundial. Hoy está prevista la intervención del Rey Felipe VI, que por primera vez encabezará la delegación española en este encuentro. El monarca intervendrá a primera hora de hoy con la conferencia "España y Europa; presente y futuro", según avanzan los diarios.

El foro fue inaugurado por el presidente suizo de turno, Alain Berset, quien sostuvo que el fuerte crecimiento de la economía global puede provocar la ilusión de que los movimientos nacionalistas y proteccionistas son solo una fase transitoria, cuando, advirtió, no es el caso. En la misma línea, el primer ministro indio, Narendra Modi, dijo que el proteccionismo "no es menos peligroso que el cambio climático o el terrorismo".

Por otro lado, el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, reclamó ayer en Davos "hacer una política energética de verdad y no hacer política de la energía. En su participación, insistió a este respecto en que en los años que lleva en el sector (desde 2001) ha visto pasar a "distintos políticos que han cometido "los mismos errores" que al final "los pagan los consumidores y los accionistas". Don Felipe acude acompañado por el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y por el ministro de Economía, Luis de Guindos.

Además, está prevista la intervención del presidente estadounidense Donald Trump, que mantendrá encuentros bilaterales con el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y con los presidentes de Ruanda, Paul Kagam, y Suiza, Alain Berset.

Por su parte, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, destacó que las mujeres pueden demostrar que "es posible encontrar buenas soluciones tanto en política como en los negocios".

De interés

Artículos Relacionados