sábado,23 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaElevan el déficit regional al 0,4% del PIB en 2018 y confirman...
Los 3 expresidentes vivos, con Rajoy frente al referéndum

Elevan el déficit regional al 0,4% del PIB en 2018 y confirman el pacto PP-Cs para rebajar el IRPF

Redacción
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras confirmar un pacto con C´s para rebajar el IRPF, ha convocado al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para proponer a las comunidades autónomas elevar una décima el objetivo de déficit para 2018, hasta el 0,4% del PIB, y otra décima el de 2019, hasta el 0,1% del PIB Así tendrán que hacer menores recortes en sus gastos, la mayoría de educación y sanidad. Los 3 expresidentes vivos y el Consticional se opusieron al referéndum catalán.

Montoro ya tiene así apoyos suficientes para sacar adelante el llamado techo de gasto, paso previo a la aprobación de los Presupuestos para 2018, al contar con Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y, atención, Nueva Canarias. Sus representantes se reunieron con Soraya Sáenz de Santamaría el pasado martes y Montoro da por hecho que no votará en contra tras aceptar una de sus peticiones: permiso para una décima más del déficit autonómico en 2018 pasando del 0,3% al 0,4%. Nueva Canarias hace así un doble favor a los barones del PSOE -empezando por Susana Díaz– al conseguir que se les relaje el ajuste el año que viene; y ofreciendo su voto clave a favor al PP para que los socialistas puedan votar tranquilamente en contra.

El ministro precisó que esa décima saldrá de la Seguridad Social, que rebajará la meta del 1,2% en 2018 al 1,1%. Los diarios indican que esa cantidad podría compensarse con el superávit de las corporaciones locales. Además explicó que el Gobierno esperará a que las comunidades validen los nuevos objetivos de estabilidad para aprobar el proyecto de ley de techo de gasto para 2018 y enviarlo a las Cortes para su tramitación.

Los diarios reflejan la oposición de las comunidades que no son del PP a dicho límite de déficit en el último Consejo, celebrado la semana pasada, por considerar excesivo tener que rebajar tres décimas (unos 3.000 millones) el déficit en un año y vinculan el cambio de opinión del Gobierno con la negociación de los Presupuestos.

Por otra parte, Montoro confirmó la existencia de un principio de acuerdo con Ciudadanos para rebajar el IRPF, tal y como exigía el partido de Albert Rivera para apoyar el proyecto de Presupuestos. "Lo que estamos negociando con Ciudadanos es una primera fase de reducción del impuesto para las rentas más bajas que ahora tributan", reconoció el ministro, mediante un retoque de los mínimos exentos, así como "aumentar determinadas deducciones en la cuota del IRPF", pero rechazó una "reducción general" del impuesto o cambios en los tipos marginales.

Previamente, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, anunció tras la reunión de los representantes económicos del partido con Montoro y su equipo que "el Gobierno rectifica y en 2018 se podría aplicar la rebaja del IRPF que exige Ciudadanos", y cifró la rebaja fiscal en "unos 2.000 millones", que es la cifra que pedía esta formación.

Así lo refleja la prensa:

"Montoro rectifica y relaja el déficit a las comunidades en 1.000 millones", titula EL PAÍS. Según EL MUNDO, "Montoro 'fabrica' 3.000 millones" y habla de "giro de 180oen siete días". 

ABC titula: "Montoro lanza un guiño al PSOE con un objetivo de déficit regional más suave". 

LA VANGUARDIA indica que "Montoro relaja in extremis el objetivo de déficit de las autonomías" y apunta que "el Gobierno busca apoyos al techo de gasto, tras el acuerdo con Cs y su rebaja fiscal". 

EL ECONOMISTA dice que "Montoro permite 1.000 millones más de gasto a las autonomías en 2018".

EL PERIÓDICO resalta: "Ciudadanos arranca al PP una rebaja del IRPF a las rentas bajas". Según LA RAZÓN, "el IRPF bajará una media del 2,5% el próximo año". 

CINCO DÍAS titula en portada: "Bajada de impuestos y mayor alza salarial para las rentas bajas".

El problema es cómo el ministro de Hacienda ha conseguido el objetivo, porque según EL MUNDO, ha dado un espectáculo impropio de él mismo. Fue Montoro el que el 20 de junio rechazaba hacer rebajas fiscales en 2018 por aquello de guardar zanahorias y ofreció ayer día 4 al equipo de Ciudadanos una bajada de 2.000 millones. El mismo Montoro que se negó el pasado 29 de junio a aceptar un déficit de las comunidades autónomas superior al 0,3% para 2018, anunció ayer que sí, que lo acepta. El mismo Montoro que consiguió el respaldo del Consejo de Ministros el lunes para remitir a Las Cortes un objetivo de lucha contra el déficit, lo retiró ayer de Las Cortes para que se apruebe el nuevo.Es verdad que la fragilidad parlamentaria del PP fuerza a negociar, pero no ha ocurrido nada estos días que no supiera Montoro antes de todo este show. Una versión que facilitan en Hacienda es que todo ha sido un paripé para que quede bien un aliado como Ciudadanos, pero aunque fuera cierto, se podía conseguir el mismo lucimiento sin humillarse tanto. Lo que es evidente es que la fuerza política de Albert Rivera se ha apuntado un tanto o, mejor dicho, dos, porque no sólo hay rebaja fiscal, sino que añade un aumento de plantilla de 2.000 personas en la Agencia Tributaria, una reivindicación constante del diputado de Ciudadanos e inspector de Hacienda, Francisco de la Torre, desde el acuerdo de investidura. A cambio de lograr apoyos, Montoro ha pagado otro alto precio. No solo porque suelta 3.000 millones en época todavía de ajuste y alegando una inverosímil mejora del agujero de la Seguridad Social , sino de su propia credibilidad, porque él mismo decía que no había ese dinero. Parece estar con la cabeza en otra cosa.

Montoro sabe que está tocado, según Javier Caraballo en EL CONFIDENCIAL, y es normal si se empiezan a sumar los últimos reveses que ha recibido: el Constitucional le acusa de haber “abdicado” como representante del Estado “ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos”. Luego, la reprobación del Congreso por mayoría. Después, el ‘fuego amigo’ de la prensa de derecha española que se ha propuesto derribarlo y, finalmente, las revelaciones de un excompañero del Consejo de Ministros, José Manuel Soria, que lo acusa de utilizar para sus intereses personales y políticos los datos de la Agencia Tributaria. Cuatro frentes como cuatro lanzas, y ya no se trata de los actores de los Goya a los que el ministro de Hacienda pueda despachar con una de sus risitas características, je, je, je, en mitad de una frase chulesca.

El ministro lo sabe; sabe que otro en su lugar o en otro momento ya estaría muerto políticamente, 'caput', y por eso solo hay que observarlo detenidamente, como el otro día en Sevilla, para saber que este hombre ha iniciado una fase de reivindicación de sí mismo. Montoro se ha atrincherado con su balance de estos 14 años, ha colocado a su alrededor una alambrada de espino con algunas de sus frases más recordadas, y ya solo quiere que lo dejen estar un tiempo más en el cargo, hasta que la recuperación económica se consolide. Hasta entonces, seguirá sentado en su despacho como un manitú, el gran espíritu de la recuperación.

Frente constitucional contra el referéndum catalán

El Tribunal Constitucional acordó ayer, por unanimidad, la nulidad de las partidas de los presupuestos catalanes destinadas al referéndum de independencia. En concreto, el tribunal declaró inconstitucional la disposición adicional que instaba a la Generalitat a habilitar genéricamente "los recursos necesarios" para hacer frente "al proceso referendario sobre el futuro político de Cataluña". Además, señaló que otras tres partidas impugnadas, destinadas específicamente a "procesos electorales y de participación", serían también nulas si finalmente se usan para organizar el referéndum de secesión. Rajoy advierte de que "los delirios autoritarios y frentistas" nunca vencerán al Estado democrático

Entre tanto, el presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), Abel Caballero, advirtió a todos los alcaldes de Cataluña de que colaborar con el referéndum de independencia sería ilegal.

Por su parte, el vicepresidente del Govern, Oriol Junqueras, negó ayer la legalidad española y se aferró al derecho internacional. Junqueras insistió en que el derecho a la autodeterminación "es el primer reconocido de entre los derechos humanos".

En otro orden de cosas, EL PAÍS señala que "el procés complica la candidatura de Barcelona" a la Agencia del Medicamento.

Los expresidentes del Gobierno Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero rechazaron ayer el referéndum independentista que impulsa la Generalitat de Cataluña y coincidieron en que la solución vendrá de la mano del diálogo y de la política. La situación en Cataluña marcó el acto organizado por Vocento para disertar sobre el 40º aniversario de las primeras elecciones democráticas.

Felipe González tildó de "bodrio" propio del venezolano Nicolás Maduro la propuesta para regular los primeros pasos de una Cataluña independiente. El expresidente socialista se refirió al artículo 155 de la Constitución, y recordó que "si se vulneran las normas hay que dar una respuesta". González admitió que se trata de un artículo "afortunadamente ambiguo" y, por ello, "perfectamente graduable", y afirmó que "no es cierto" que necesariamente implique la suspensión de la autonomía.

José María Aznar también subrayó que "no se puede aceptar que las leyes sean vulneradas". En su opinión, la estrategia y dinámica de los independentistas catalanes "va a acabar demoliendo Cataluña" y apuntó que "antes que romperse España, se romperá" esta comunidad. Aznar descartó una reforma del "gran activo" que es la Constitución si no se precisa qué se quiere reformar, bajo qué condiciones y con qué grado de consenso.

Por su parte, José Luis Rodríguez Zapatero no se mostró en contra de acometer cambios constitucionales siempre que sean para mejorar la Carta Magna, pero dio prioridad a la búsqueda de soluciones políticas con "cabeza fría y con convicciones". Por ello, consideró que es mejor no crear "expectativas" en dar a la reforma constitucional la categoría de solución. Zapatero consideró que frente al "viaje a ninguna parte" de los independentistas, el Estado y las instituciones sabrán "superar" este reto.

González y Aznar hicieron un llamamiento a los nuevos líderes políticos a no olvidar la historia y los últimos años de democracia en España, mientras que Zapatero les reconoció el derecho a cuestionar lo hecho. González reiteró su teoría de los "jarrones chinos" ante un auditorio en el que se encontraba el líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

De interés

Artículos Relacionados