viernes,19 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónBlogsEmpresa y cambio social
Pirámide digital

Empresa y cambio social

Futurolandia
Cambia el entorno sociopolítico, tecnológico, económico, competitivo y organizativo de la empresa a escala mundial. En un mundo radicalmente nuevo en muchos aspectos, incluso empiezan a observarse cambios en la estrategia, metas y objetivos empresariales: #CorporationPurpose.

Hace un año publiqué un post sobre la empresa del futuro, con algunas ideas que me parecen siguen teniendo plena vigencia. Empezaba preguntándome:¿En qué aspectos serán diferentes las empresas del futuro, de dentro de 5, 10, 20 o 50 años? ¿Cuáles son los cambios más previsibles a que deben adaptarse las empresas más dinámicas o , simplemente, las que logren sobrevivir? El futuro para cualquier empresa empieza hoy, sea grande o pequeña, startup tecnológica o pesado elefante.

Añadía que a algunos, como es mi caso, nos gusta adentrarnos en el enigmático futuro de la vida, la sociedad, la tecnología, el trabajo, la educación, la economía o la empresa. Pero creo que la mayoría de estos arriesgados aventureros somos conscientes de lo limitado de nuestros esfuerzos. Sólo podemos pretender acercamientos incompletos, sometidos a una revisión permanente y con elevadas probabilidades de equivocarnos. Pero vale la pena el riesgo y el esfuerzo si algo conseguimos vislumbrar de cómo irá evolucionando el mundo en que vivimos.

Recomendaba, como punto de  partida considerar que la empresa del mañana ya ha empezado hoy, ayer en muchos casos, y recomendaba lecturas como  el libro de BBVA-OpenMind, Reinventar la empresa en la era digital (https://www.bbvaopenmind.com/libros/reinventar-la-empresa-en-la-era-digital).

Uno de los capítulos de este libro (Joan E. Ricard, Modelos de negocio en la empresa del futuro) comienza con unas frases que comparto plenamente: "Los modelos de negocio de las empresas del futuro se están creando hoy. Aquella empresas incapaces de reinventarse y desarrollar un modelo de negocio adecuado simplemente no tendrán futuro. Desaparecerán. Vivimos un momento de cambio, y ya nos explicaba Peter Drucker que donde hay cambio hay oportunidades. Pero el que no ve las oportunidades verá amenazas"

En opinión de Ricard hay cuatro grandes fuerzas del cambio tecnológico a las que hay que prestar especial atención a la hora de apostar por los nuevos modelos de negocio:

  • Movilidad y explosión de los puntos de contacto a internet
  • Información accesible desde cualquier sitio
  • Redes sociales a través de las cuales las personas se conectan, comunican, interactúan e influyen
  • Cantidades ingentes de información que permiten extraer conocimiento sobre lo que desean, compran o hacen los consumidores

Un enfoque  que me parece útil es la pirámide de transformación digital a que se enfrenta todo tipo de empresas. Porque no hay que identificar la transformación digital a que se enfrentan nuestras empresas con las tecnologías digitales que la hacen posible. Más vale visualizar esa transformación como una pirámide cuya base la componen las tecnologías posibilitantes (AI, ML, IoT,Big Data,..), la cúspide la integra la estrategia empresarial con reconsideración de metas y objetivos y el centro, el auténtico core, lo constituye la ejecución, el modelo operativo de organización, procesos y herramientas, con detalle de operaciones y orientación hacia el mercado. Esta es The Digital Transformation Pyramid que diseña Patrick Turchi (@pikappa84).

En este post quiero referirme a los cambios que se están ya produciendo en los objetivos últimos de la empresa, la finalidad o propósito de una corporación (#CorporationPurpose). Hace un mes, la America´s Business Roundtable,que reúne a unos 200 CEOs de grandes empresas norteamericanas, reconocen que debe superarse el objetivo de servir a los accionistas para pasar a atender a todas los grupos de interés (stakeholders), con un enfoque social, de protección del medio ambiente y de estrategias con un horizonte que vaya más allá de los resultados a muy corto  plazo: https://www.businessroundtable.org/business-roundtable-redefines-the-purpose-of-a-corporation-to-promote-an-economy-that-serves-all-americans.

Preocupados por el deterioro de su imagen, insisten en que las empresas juegan un papel esencial en la economía por su creación de empleo, aceleración de la innovación y aporte de bienes y servicios esenciales. Reafirman su compromiso más allá de sus accionistas para atender a consumidores, empleados, proveedores y comunidades en que se localizan.

Como dice Anand Giridharadas (autor del libro Winners Take All: The Elite Charade of Changing the World) en una entrevista que comenta @SAMantilla1 (https://samantilla1.net/el-proposito-de-una-corporacion-o-te-amamos-eres-perfecto-ahora-cambia/): es la respuesta al hecho de que "se ha  vuelto socialmente inaceptable que una compañia o persona rica no esté haciendo el bien" o que "la participación del león en los beneficios termine en manos del 1% superior, incrementando la desigualdad". Pero admite que su corrección actual aún  supone "actividades bien intencionadas, que son virtuosos ajetreos laterales, mientras que las actividades clave de sus negocios están relativamente tranquilas…Muchas de las compañías están centradas en hacer más bien, pero están menos atentas a hacer menos daño".

Pero si para algunos la declaración de Business Roundtable (BR) no garantiza el necesario cambio social de la empresa, para otros es un error poner en un mismo nivel las responsabilidades de los directivos con los accionistas y las que responden a un "amplio grupo de difusos interesados (shareholders) convertidos en inversores pasivos de arriesgados proyectos controlados por consejos de gobierno  y directivos de la empresa" https://www.hoover.org/research/what-purpose-corporation

Por eso insisten en que BR también reconoce que "el sistema de libre mercado es el mejor medio de generar buenos empleos, una economía fuerte y sostenible, innovación, medio ambiente y oportunidades para todos". Para los preocupados por un sesgo excesivamente socializante, no debe olvidarse la sentencia de Milton Fridman hace ya 50 años: La responsabilidad social de la empresa es incrementar sus beneficios" porque si lo hace respetando las reglas de juego, maximizará también  el bienestar social.

En opinión de la revista The Economist (Big business shareholders and society): "En occidente el capitalismo no está funcionando tan bien como debiera. Hay trabajo pero flaquea el crecimiento, la desigualdad es demasiado elevada y está sufriendo el medio ambiente. Podríamos esperar que los gobiernos emprendieran reformas para arreglarlo, pero la política, en muchos lugares, está paralizada o inestable ¿Quien, entonces,  puede ir al rescate? Un número creciente de personas piensa que la respuesta es implicar a las grandes empresas para ayudar a resolver los problemas económicos y sociales".

Consideran que los motivos de BR son parcialmente tácticos para cubrirse de posibles ataques de la izquierda del Partido Democrático. Pero el ajuste forma también parte del cambio radical de actitudes hacia las empresas que se está produciendo en ambos lados del Atlántico. Los jóvenes directivos quieren trabajar para empresas que tomen una posición sobre las cuestiones políticas y morales del momento.

En su opinión, la pasada crisis ha abierto un frente de "ataque respecto al declive percibido de la ética de los negocios, de las demandas simultáneas de bonus y rescates(…),de la obsesión por las ganancias a corto plazo, olvidando invertir, explotando al personal, reduciendo sueldos y dejando de pagar por las externalidades catastróficas que crean, en particular polución". 

Aunque algunas de estas críticas no sean correctas y afecten  a un número delimitado de empresas, The Economist reconoce que la violenta reacción contra la supremacía del valor accionarial está ya alterando la toma de decisiones corporativas. Los directivos están implicándose en causas sociales, las inversiones se realizan por motivos adicionales a la eficiencia…

Personalmente considero que es un tema complejo y en que peso y responsabilidad de los fallos de funcionamiento del sistema capitalista, debe repartirse entre gobiernos, empresas y loa sociedad en su conjunto. De acuerdo en que las empresas deben tener sus propios objetivos y estrategias que garanticen su éxito y sostenibilidad. Pero su implicación social y su colaboración con los distintos implicados en el proceso empresarial (stakeholders) parece imprescindible en la evolución de una economía digital.

Los avances tecnológicos brindan grandes oportunidades pero también provocan costes sociales en que las empresas están implicadas. La empresa del siglo XXI debe ser innovadora y eficiente, pero también colaborativa e implicada socialmente.

Antonio Pulido http://www.twitter.com/@PsrA

De interés

Artículos Relacionados

Centro de preferencias de privacidad