sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEntrevista a Bernardo Hernández Bataller (CESE): Consumo colaborativo en la UE
Consumo colaborativo

Entrevista a Bernardo Hernández Bataller (CESE): Consumo colaborativo en la UE

Asgeco / prensa@asgeco.org
El pasado 25 de septiembre participé, representando a OuiShare, en una sesión del Comité Economico y Social Europeo acerca del consumo colaborativo. Liderado por el Sr. Bernardo Hernández Bataller, el CESE está preparando para principios de 2014 una opinión acerca del consumo colaborativo. Marco Torregrossa (promotor de la European Sharing Economy Coalition) y yo mismo entrevistamos al Sr.Bataller la semana pasada.

Nota: La entrevista ha sido originalmente publicada en inglés en Euro-Freelancers bajo licencia Creative Commons BY-SA.

Marco Torregrossa: Usted es el “rapporteur” del Comité Económico y Social Europeo (CESE) en la opinión sobre el consumo colaborativo. ¿Qué es lo que más le entusiasma del tema y cuáles son sus mayores temores para el presente y futuro del consumo colaborativo?

Bernando Hernández Bataller: El consumo colaborativo puede ofrecer un instrumento adicional para la regeneración del mercado único europeo, contribuyendo a hacerlo más equilibrado y sostenible.

Estoy sobre todo entusiasmado con la componente de “solidaridad” que aporta el consumo colaborativo, como amplia las opciones e incrementa el poder de negociación de los consumidores y, en general, las nuevas formas que crea para poder hacer frente a la recuperación económica en Europa.

Lo que más temo es que estas nuevas formas de colaboración crean zonas grises en la legislación, donde se pueden poner en peligro los derechos de los trabajadores y los consumidores. Sin una regulación adecuada el consumo colaborativo podría terminar en una situación de “mercado negro” que no beneficiaría a nadie.

Vemos como las nuevas iniciativas en este espacio se enfrentan con una serie de marcos reglamentarios obsoletos que crean incertidumbre y puede inhibir las inversiones y el desarrollo del sector a largo plazo. Tenemos que eliminar las restricciones y obstáculos encubiertos al comercio dentro de la Comunidad Europea y una nueva legislación a nivel de la UE para hacer regular adecuadamente Consumo Colaborativo.

MT: ¿Cuál sería el siguiente paso que se podría tomar hoy para avanzar en la agenda de la economía colaborativa?

BHB: Necesitamos promover a las organizaciones de consumidores y las cooperativas este nuevo fenómeno. Para que esto suceda tenemos que difundir más información tanto a nivel local y como a nivel de los estados miembros. No sólo a través de campañas de sensibilización sino también con una formación específica ofrecida a las asociaciones nacionales y locales de consumidores.

MT: ¿Cuál es el estado actual de su documento de opinión acerca del consumo colaborativo y qué sucederá a continuación?

BHB: La opinión está en fase de finalización después de recoger información de los interesados en la audiencia pública del 25 de septiembre.

El 16 de diciembre el dictamen será debatido en la Sección Especializada de Mercado Único, Producción y Consumo del EESC y posteriormente aprobado en la Sesión Plenaria en enero de 2014. El documento se remitirá a la Comisión Europea (Dirección General de Sanidad y Consumidores), donde se decidirá si procede o no tomar medidas de carácter legislativo o de otra índole.

MT: ¿Cómo puede el consumo colaborativo ayudar a alcanzar los objetivos de Europa 2020 e integrarse en las políticas europeas de innovación de manera eficaz?

BHB: Nuestra opinión está alineada con la Estrategia Europa 2020 e incluso podría proporcionar disposiciones adicionales. Este documento propone que el consumo de bienes y servicios debe llevarse a cabo con un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, y también debe tener un impacto en la creación de empleo, la productividad y la cohesión económica, social y territorial. El consumo colaborativo puede ayudar a aumentar el componente de consumo responsable de la Estrategia Europa 2020. El consumo responsable está incluido en los cinco derechos fundamentales de las Directrices de la ONU sobre la protección de los consumidores y ya es hora de que la UE adopte una legislación similar si queremos ser realmente serios para alcanzar los objetivos de Europa 2020.

MT: ¿Qué intervenciones políticas y legislativas a nivel de la UE y/o de nivel local serían más eficientes para acelerar la transición hacia el consumo colaborativo?

BHB: Hemos observado que hay dos sectores de consumo colaborativo diferentes: 1. el sector sin ánimo de lucro activo sobretodo a nivel local en verticales concretos, donde la UE no debe intervenir y 2. el sector con ánimo de lucro que está adquiriendo un carácter transnacional horizontal. Este segundo sector es en el que la UE debe corregir o introducir leyes. Particularmente en el caso para el pago electrónico de las transacciones facilitades en el consumo colaborativo, la Comisión está revisando la Directiva sobre Servicios de Pago. Sin embargo, dependiendo del ángulo específico económico/social/ambiental y la escala UE/nacional/regional/local, uno se puede encontrar con un escenario muy complejo para la regulación. Una correcta aplicación de la nueva Agenda del Consumidor de la UE también podría ayudar a integrar más ampliamente el consumo colaborativo.

MT: El consumo colaborativo permite a las personas a convertirse en empresarios “casuales” o microempresarios. Los sistemas regulatorios actuales no reconocen una actividad que no sea el autoempleao a tiempo completo (autónomo) o empleado por cuenta ajenda. ¿Cuál es la mejor manera de incluir esta realidad en las políticas de la UE?

BHB: Se trata de una cuestión compleja y hay muchos intereses en juego, sobre todo desde la perspectiva de los sindicatos. La reglamentación para los proveedores de servicios se trata a nivel nacional, la UE sólo puede regular las actividades de los proveedores de servicios que tienen lugar entre dos o más de los Estados miembros.

De todos modos, primero debemos identificar las barreras legales que impiden el buen desarrollo de estas actividades y entonces debemos regular en consecuencia, pero sólo con el propósito de fomentar el desarrollo de estas actividades en lugar de controlar o limitarlas.

MT: ¿Cómo se pueden incentivar las inversiones públicas (becas, subvenciones) para proyectos de consumo colaborativo, como por ejemplo la creación de una red europea de “Shareable Cities” a través del Pacto de los Alcaldes o la Asociación para la Innovación de la UE sobre Ciudades Inteligentes?

BHB: Los reguladores de la UE carecen de datos y estadísticas acerca del consumo colaborativo, sobre todo en lo que respecta a los beneficios económicos, ambientales y sociales de este nuevo fenómeno. Vamos a pedir a la Comisión de la UE ayudar a realizar los estudios de investigación de mercado, recoger muestras de aquellos sectores que tienen mayor fuerza en Europa (por ejemplo: movilidad, vivienda, comercio, educación) y crear las métricas correctas para poder medir el consumo colaborativo.

Los reguladores de la UE carecen de datos y estadísticas acerca del consumo colaborativo, sobre todo en lo que respecta a los beneficios económicos, ambientales y sociales de este nuevo fenómeno.

Por otro lado ya existen varios ejemplos de buenas prácticas sobre el consumo colaborativo y tenemos que usarlos como puntos de referencia (y para seguir mejorando), sobre todo en aquellos Estados miembros en los que el consumo colaborativo aún no ha entrado en el mercado.

Vamos a hacer presión para que la Comisión Europea (Dirección General de Sanidad y Consumo y la Dirección General de Mercado Interior) investigue los fondos disponibles en el nuevo marco financiero plurianual para apoyar los estudios de investigación en este ámbito. En cuanto a la red de “Shareable Cities”, usted debe acercarse a nuestros colegas del Comité de las Regiones que podrían ser fundamentales para lograr este objetivo.

MT: ¿Cuál es la propuesta de valor del consumo colaborativo que resulta más interesante para (a) las empresas y (b) los consumidores?

BHB: El consumo colaborativo podría demostrar ser resiliente en la coyuntura económica y financiera actual y podría proporcionar una respuesta a las crecientes incertidumbres causadas por la crisis económica. También podría representar una oportunidad para retomar el camino hacia el desarrollo económico, social y humano sostenible de manera respetuosa con el medio ambiente. La componente social del consumo colaborativo es ya muy fuerte, lo que necesitaríamos es enfatizar mejor el ángulo de la optimización de recursos que es lo que puede resultar más atractivo para los negocios. Para los consumidores, la componente de la comodidad y el mayor bienestar que puede aportar.

MT: ¿Cómo pasamos el consumo colaborativo desde los jóvenes y urbanos y con experiencia en la tecnología a que sea una alternativa viable para todo el mundo?

BHB: El consumo colaborativo se focaliza en las grandes ciudades y esto tiene sentido debido a una mayor congestión y una mayor presión demográfica. Sin embargo creo que lo local y, sobre todo, el nivel de los barrios es clave para ayudar a difundir el consumo colaborativo de manera generalizada.

Es a partir de los proyectos locales que el consumo colaborativo debe escalar

Es a partir de los proyectos locales que el consumo colaborativo debe escalar, pero para que esto suceda tenemos que educar a los ciudadanos y movilizar a los políticos locales más receptivos, explicando las ventajas de participar en transacciones de consumo colaborativo y a la vez evitar una situación en la que este nuevo modelo económico acabe generando mayor consumo, residuos y emisiones de CO2 debido a un efecto rebote.

MT: Sr. Hernández Bataller, no puedo creer lo rápido que pasó este tiempo. Gracias por toda la información valiosa que nos ha facilitado. También me gustaría dar las gracias a la Sra. Dorota Zapatka como administradora del EESC en el dosier acerca del consumo colaborativo y a Albert Cañigueral de OuiShare sin los cuales esta entrevista no hubiera sido posible.

Fuentewww.consumocolaborativo.com

De interés

Artículos Relacionados