martes,26 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónEntrevista a Jimena Tierra

Entrevista a Jimena Tierra

Sonia Yáñez Calvo
«Grupo Tierra Trivium, efectivamente, es un sueño hecho realidad. No sabemos lo que durará aunque, como idealistas, nos encantaría que fuera para siempre. Es una familia de escritores y lectores que miman la literatura con el cariño que merece...»

¿Quién es Jimena Tierra? ¿Cuáles son sus sueños y sus miedos?

 
Jimena Tierra es una idealista que, cuando mira a su alrededor, siente que no encaja. Sueña con entender las cosas que ocurren en el mundo cada día, y que se escapan a su comprensión, y le aterra descubrir que esas cosas —para las que no encuentra explicación— suceden porque el hombre es un lobo para el hombre y la satisfacción personal está en su naturaleza, con independencia del daño que tenga que infligir para conseguirla.
 
Abogada, escritora, editora… Háblanos de tus vocaciones, ¿cuándo decidiste que querías ser abogada?
 
Nunca quise ser abogada. Lo que quería era disponer de medios para pagar mi subsistencia. Una de esas cosas que no se entiende es que el arte, salvo en situaciones muy excepcionales, no dé de comer.
 
¿Siempre soñaste con ser escritora?
 
Siempre lo fui. Ser escritor no es un oficio, es una filosofía de vida. Con independencia de si se es malo o bueno. Observar a tu alrededor, ahondar en ti mismo, imaginar cómo sería si cambiasen las circunstancias… y ponerlo por escrito. De eso se trata. Digamos que soy así desde que tengo uso de razón.
 
¿Cuándo te lanzaste a montar una editorial y por qué?
 
En el 2017 decidí que no me gustaban las editoriales que conocía. Tampoco es que conozca muchas, pero las suficientes como para saber que el panorama literario actual necesitaba un plus de humanidad, efectividad, vocación e involucración femenina. No se puede criticar sin meterse en harina, no me gusta el hecho de poner en tela de juicio a los demás sin conocer sus motivos. Por ello me lancé a intentarlo
 
¿Cómo se concilia tanto trabajo con la familia?
 
Restándole horas al sueño, machacando el cuerpo y el cerebro, pasando de rosca tu capacidad de sacrificio y apartándote de muchos momentos maravillosos que la vida ofrece. A ello hay que sumarle un marido maravilloso que me apoya en mis locuras y un equipo de compañeros que, no sé cómo, han creído en el proyecto y están tan implicados como yo.
 
Como escritora tienes dos novelas que pertenecen a una saga policiaca: «Equinoccio» y «Cambio de rasante». Cuéntanos, ¿cómo surge una saga? ¿Lo tenías claro desde la primera novela o fue algo que surgió después?
 
Todo va surgiendo a medida que abres los ojos, observas, lees, algo te llama la atención. Tengo mil historias en la cabeza desde los siete años, pero decidir por una implica desechar el resto.
 
En »Equinoccio» tratas el tema de las sectas satánicas y en »Cambio de rasante» tratas el tema de la búsqueda de la eterna juventud y los experimentos en humanos (y ya estoy dando muchas pistas), ¿Por qué motivo escogiste estas temáticas? Investigar estos temas debe llevar mucho trabajo…
 
Me fascina la investigación. La documentación. El reto de probarme a mí misma y averiguar cosas que nunca hubiera pensado que existían. Aprender es una gran satisfacción en la vida., y el mayor aprendizaje se logra con curiosidad.
 
En «Cambio de rasante» has trabajado con la escritora Rosario Curiel y con la directora del CNIO María Blasco, ¿cómo ha sido la experiencia de trabajar con ellas?
 
Con María Blasco la relación fue efímera, pero muy provechosa. Fue a través de correo electrónico, y me echó una mano para que no existiesen lagunas científicas en la novela. Respecto a Rosario Curiel… no solo es una eminencia de las letras, sino gran profesional y amiga. A ella le debo el prólogo de «Cambio de rasante» y un gran apoyo dentro de la propia editorial que dirijo.
 
¿Qué es para ti Grupo Tierra Trivium? ¿Está siendo gratificante trabajar en este sueño? ¿Qué les dirías a los escritores y a lectores para que se unan a Tierra?
 
Grupo Tierra Trivium, efectivamente, es un sueño hecho realidad. No sabemos lo que durará aunque, como idealistas, nos encantaría que fuera para siempre. Es una familia de escritores y lectores que miman la literatura con el cariño que merece, por encima del marketing y los contratos multimillonarios. Trabajar mano a mano con Albahaca Martín y Nona Escofet, las otras coordinadoras que conforman la pirámide, es una maravilla. Me han ayudado a conocerme a mí misma como mujer y a conocerlas a ellas, a saber trabajar en equipo, a forjar una relación basada en la confianza y la pasión —valores que, a día de hoy, parece que se están perdiendo—.
 
Podría decir que una empresa así saldría mejor parada si fuese una ONG, que no tiene futuro. Pero no se trata de ser rico. Se trata de ser mejor persona, y que el trabajo no nos aliene —como decía Marx—, sino que nos realice.

De interés

Artículos Relacionados