sábado,16 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEspaña liderará el futuro sistema mundial de predicción de tormentas de polvo
Frente a un problema de primer orden

España liderará el futuro sistema mundial de predicción de tormentas de polvo

ibercampus.es/EFE
La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha impulsado un sistema global de predicción y alerta de tormentas de polvo, aún en fase de desarrollo, en el que España ocupará un papel relevante como centro de información de estos fenómenos para el área de Europa, África y Oriente Próximo.

Un centenar de científicos de todo el mundo se reúnen esta semana en Barcelona para acabar de perfilar este sistema mundial de predicción, que podría estar operativo entre los años 2010 y 2012, ha explicado hoy José María Baldasano, director de Ciencias de la Tierra del Centro de Supercomputación de Barcelona, entidad que participa en el proyecto.

Este sistema cuenta con el respaldo de más de cuarenta países, que trabajan en él desde hace unos cuatro años, y divide el planeta en tres grandes áreas de análisis y actuación, cada una de las cuales está coordinada por un país de la zona que ejerce de nodo o punto focal.

En este sentido, Baldasano ha avanzado que España liderará la gestión de las predicciones en el área de Europa, África y Oriente Próximo, mientras que China hará lo propio en todos los países orientales, y Estados Unidos, en el continente americano.

Las tormentas de arena o polvo natural son un fenómeno meteorológico común en las zonas áridas del planeta, como Arabia, las grandes llanuras norteamericanas y, sobre todo, los desiertos del Sahara, los de Australia y el de Gobi, situado entre el norte de China y el sur de Mongolia.

Estos torbellinos de arena tienen efectos negativos en muchos ámbitos, especialmente en la contaminación, el cambio climático, las cosechas o la salud, ya que transportan partículas minerales que agravan las enfermedades crónicas respiratorias y cardiovasculares.

Aunque en España no se producen tormentas de polvo, el país, y sobre todo la regiones mediterráneas y las Islas Canarias, sufren las consecuencias de los fenómenos que se registran en el Sahara africano, pues las partículas en suspensión llegan hasta territorio español, creando serios problemas.

En Canarias, por ejemplo, las elevadas concentraciones de polvo en el aire provocan que la visibilidad se reduzca a unos cien metros, lo que en alguna ocasión ha obligado a interrumpir el tráfico aéreo, según ha indicado Emilio Cuevas, del Instituto Nacional de Meteorología (INM).

La influencia del polvo africano también provoca que en algunas ciudades españolas, como Barcelona, se supere el límite de calidad del aire establecido por la Unión Europea, de 50 miligramos de partículas por metro cúbico, entre 15 y 35 días al año.

De ahí, según Baldasano, la importancia de implantar un sistema mundial de predicción de tormentas de arena que permita saber con unos cinco días de antelación qué va a pasar y a qué zonas va a afectar, para adoptar las medidas de precaución necesarias.

Este sistema estará configurado por las observaciones que faciliten los satélites de la NASA y por una amplia red de estaciones de teledetección terrestres, con la ayuda de ordenadores de enorme potencia como el MareNostrum, ubicado en la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), capaces de efectuar complejos cálculos de predicción y análisis del ciclo de vida atmosférico y el impacto del polvo mineral.

Por el momento, el sistema está implantado en China, donde las tormentas de arena representan un problema de primer orden, y en España, donde los trabajos, más incipientes, están aún en fase de verificación, antes de pasar a la de predicción.

Está previsto que en los próximos dos años se ponga en funcionamiento en EEUU, de forma que en un plazo máximo de cinco años el sistema funcione de manera integrada en todo el planeta.

De interés

Artículos Relacionados