miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEspaña, país europeo donde más sube la luz y que grava a...
Antes del nuevo impuesto que acaba de aprobar el Gobierno

España, país europeo donde más sube la luz y que grava a su mayor sol

Redacción
España es el país europeo donde más sube la electricidad, pese a disponer del mayor sol, que además acaba de ser gravado por un impuesto del Gobierno Rajoy mientras toda la oposición promete derogarlo. Los precios que pagan las familias españolas son los más crecientes en la UE entre 2008 y 2014: se han encarecido a un ritmo que duplica la media comunitaria, según un informe del experto sectorial David Robinson, investigador sénior del Oxford Institute for Energy Studies.

Salud, educación y transporte no son la única excepción europea de precios más fuertemente crecientes que en otros país los últimos años por decisiones del Gobierno que afectan muy directamente a intereses privados. Desde el 2008, el precio de la luz aumentó 81 euros megawatio hora (MWh), casi el doble que la media comunitaria, que fue de 42 euros por MWh. El incremento en términos porcentuales asciende al 52%, muy superior al de la UE y por encima de países del entorno como Francia (46%), Alemania (35%), Reino Unido (26%) e Italia (5%). Pero para rematarlo el Consejo de Ministros acaba de aprobar añadir otro impuesto al sol, al hacer más restrictiva la competencia que pueden introducir las producciones solares privadas en los hogares. 

El estudio fue presentado este martes en Madrid por Robinson, quien preside además la consultora David Robinson & Associates. En la clasificación de precios de los 28 países de la UE, España ocupa el cuarto lugar, solo por detrás de Dinamarca, Alemania e Irlanda. En 2008 se situaba en el puesto 12, de modo que ha escalado ocho posiciones. Respecto a EE UU, las familias españolas pagan el doble que las de ese país, donde la renta por habitante es cerca de un 50% superior en promedio.


Efectos del nuevo "impuesto al sol"

Con el nuevo impuesto aprobado por el Gobierno en Consejo de Ministros hace diez dias, las instalaciones de autoconsumo podrían alcanzar una potencia de 4.000 MW, con un impacto en el sistema eléctrico de 102 millones de euros. Esta es la cifra que se dejaría de ingresar en concepto de peajes y que tendría que asumir el resto de consumidores, según un informe de la consultora PwC. La industria eléctrica induce así nuevamente al Gobierno a regular en su favor, aunque luego se queja públicamente de que la mitad de precio total de la luz en España responde a ese tipo de peajes e impuestos, que apenas repercute en sus beneficios al igual que en otras empresas del IBEX.


El estudio dibuja este escenario basándose en la normativa aprobada por el Gobierno, que, a su juicio, permite ¿un desarrollo gradual y controlado" de esta forma de generar energía ¿limitando su impacto económico".


La normativa establece que los autoconsumidores que sigan conectados paguen los peajes de acceso así como otro cargo transitorio por energía, del que quedan exentos los del segmento residencial (por debajo de 10 kW de potencia). Además de este escenario, la consultora apunta otros dos más en función a otros esquemas regulatorios.


El primero, se daría con una regulación en la que ningún autoconsumidor contribuya a los peajes del sistema, con el que se alcanzarían 16.800 MW de potencia y un impacto económico para el resto de los consumidores de

491 millones. El otro escenario, que además primaría la energía del autoconsumo, podría multiplicar por 10 la penetración de esta forma de generar, hasta los 39.000 MWy un efecto de 1.234 millones.


"Con una señal inadecuada se podría generar un efecto burbuja", advirtió el director del grupo de energía del área de consultoría de PwC, Óscar Barrero, en la presentación del estudio. Para realizar sus previsiones con la regulación actual, la consultora considera que el autoconsumidor cubra con su generación al menos un 40% de su consumo, se ahorre un 20% de su factura de la luz y recupere su inversión entre siete y diez años en el caso de los domésticos y en 15 años para las pymes.

El estudio destaca el papel relevante que va a jugar el autoconsumo con energía solar en un futuro con un peso creciente de las renovables y destaca las ventajas que ofrece, como la reducción de la demanda punta o la disminución de las pérdidas de la red.


No obstante, advierte del efecto negativo que puede tener en el lado económico del sistema y señala que será subsanable, "aunque implicando un incremento de coste de red".

 

De interés

Artículos Relacionados