martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEspaña se recupera menos de las injusticias de la crisis

España se recupera menos de las injusticias de la crisis

Redacción
Impulsadas por una recuperación del mercado laboral, las oportunidades de participación de los ciudadanos de la UE han mejorado ligeramente por primera vez desde que se iniciara la crisis económica en 2008. Pero no todo el mundo se beneficia de ello. El riesgo de pobreza se mantiene en un nivel elevado en muchos países. Los […]

Impulsadas por una recuperación del mercado laboral, las oportunidades de participación de los ciudadanos de la UE han mejorado ligeramente por primera vez desde que se iniciara la crisis económica en 2008. Pero no todo el mundo se beneficia de ello. El riesgo de pobreza se mantiene en un nivel elevado en muchos países. Los niños y jóvenes del sur de Europa siguen siendo los que más padecen los efectos de la crisis económica.

España ocupa la posición número 25 en el índice general. 

Europa se está recuperando lentamente de la crisis económica y financiera, a causa de la tendencia al alza que se registra en el mercado laboral. En comparación con el punto álgido de la crisis en el año 2013, muchas más personas ejercen una actividad remunerada. Sin embargo, el porcentaje de personas que, a pesar de tener un empleo a tiempo completo, no pueden vivir de él, ha aumentado ligeramente. A esto hay que añadir que, en especial, los niños y jóvenes se benefician demasiado poco de la recuperación económica. Particularmente en los países en crisis del sur de Europa, el porcentaje de jóvenes con riesgo de pobreza o exclusión social continúa siendo elevado. A esta conclusión llegan los autores del Índice de Justicia Social 2016 de la fundación alemana Bertelsmann Stiftung. Desde 2008, con este índice se miden anualmente las oportunidades de participación de las personas en los 28 Estados de la UE.

Parece que la tendencia negativa de los últimos años en materia de oportunidades de participación a escala europea se ha detenido, principalmente por la progresión ascendente del mercado laboral. Casi dos tercios de los ciudadanos de la UE (215,7 millones de personas) ejercían una actividad remunerada en 2015 (65,6 %), lo que supone una mejora respecto del año anterior (64,8 %). Paralelamente, la tasa de desempleo se redujo del 10,4 % (2014) al 9,6 % (2015). Sin embargo, el desempleo en Europa aún se sitúa por encima de los niveles previos a la crisis (7,1 % en el año 2008). Lo mismo ocurre con el desempleo juvenil: a escala europea, aún existen 4,6 millones de jóvenes (20,4 %) en paro (2014: 22,2 %), mientras que en 2008 solo eran un 15,6 % (4,2 millones de jóvenes).

 

La paradoja europea: riesgo de pobreza a pesar del empleo

Sin embargo, la tendencia al alza en el mercado laboral no va acompañada de una disminución significativa del riesgo de pobreza. Casi uno de cada cuatro ciudadanos de la UE (118 millones de personas o un 23,7 %) continúa en riesgo de pobreza o exclusión social. En 2014, este valor era ligeramente superior (24,4 %). Los valores son especialmente altos en el sur y sudeste de Europa: en Grecia (35,7 %), Rumanía (37,3 %) y Bulgaria (41,3 %), el riesgo de pobreza y exclusión incluso alcanza proporciones sistémicas. Por el contrario, en la República Checa (14 %), Suecia (16%), Finlandia (16,8 %) y los Países Bajos (16,8 %), el riesgo de pobreza registra sus valores más bajos.

De la 23 a la 25 

España ocupa la posición número 25 en el índice de justicia laboral de la UE-28 elaborado por la fundación alemana Bertelsmann Stiftung, que advierte de que la mejora del mercado laboral en Europa no está llegando a todos los ci

La clasificación elaborada por la fundación alemana a partir de 35 criterios, incluyendo el índice de pobreza, la tasa de paro, el desequilibrio generacional, la no discriminación, los resultados educativos y los servicios de salud, sitúa a España, con 4,76 puntos, a la cola de Europa en justicia social, solo por delante de Bulgaria (4,03), Rumanía (3,91) y Grecia (3,66). 

En concreto, la puntuación otorgada a España se basa en los criterios de prevención de pobreza (4,19 puntos), educación equitativa (4,98), el acceso al mercado laboral (3,75), la cohesión social y no discriminación (5,73), salud (7,10) y justicia intergeneracional (4,79).

Por el contrario, Suecia (7,51), Finlandia (7,17) y Dinamarca (7,16) son los países europeos que lideran la clasificación en materia de justicia social, mientras que la media europea es de 5,75 puntos.

El informe señala que Europa se está recuperando lentamente de la crisis económica y financiera, a causa de la tendencia al alza que se registra en el mercado laboral, ya que en comparación con el punto álgido de la crisis en el año 2013, muchas más personas ejercen una actividad remunerada. 

Casi dos tercios de los ciudadanos de la UE (215,7 millones de personas) ejercían una actividad remunerada en 2015 (65,6 %), lo que supone una mejora respecto del año anterior (64,8 %). Paralelamente, la tasa de desempleo se redujo del 10,4 % (2014) al 9,6 % (2015). Sin embargo, el desempleo en Europa aún se sitúa por encima de los niveles previos a la crisis (7,1 % en el año 2008). 

Lo mismo ocurre con el desempleo juvenil: a escala europea, aún existen 4,6 millones de jóvenes (20,4 %) en paro (2014: 22,2%), mientras que en 2008 solo eran un 15,6 % (4,2 millones de jóvenes).

LA PARADOJA EUROPEA

No obstante, el informe advierte de la "paradoja europea" referida al riesgo de pobreza a pesar del empleo, puesto que "la tendencia al alza en el mercado laboral no va acompañada de una disminución significativa del riesgo de pobreza".

Así, subraya que el porcentaje de personas que a pesar de tener un empleo a tiempo completo no pueden vivir de él, ha aumentado ligeramente. A esto hay que añadir que, en especial, los niños y jóvenes se benefician demasiado poco de la recuperación económica. 

Particularmente en los países en crisis del sur de Europa, el porcentaje de jóvenes con riesgo de pobreza o exclusión social continúa siendo elevado. 

De hecho, casi uno de cada cuatro ciudadanos de la UE (118 millones de personas o un 23,7 %) continúa en riesgo de pobreza o exclusión social. En 2014, este valor era ligeramente superior (24,4 %). 

Los valores son especialmente altos en el sur y sudeste de Europa: en Grecia (35,7 %), Rumanía (37,3 %) y Bulgaria (41,3 %), el riesgo de pobreza y exclusión incluso alcanza proporciones sistémicas. Por el contrario, en la República Checa (14 %), Suecia (16%), Finlandia (16,8 %) y los Países Bajos (16,8 %), el riesgo de pobreza registra sus valores más bajos.

Según los autores del estudio, sigue aumentando el número de personas que, a pesar de ejercer una actividad remunerada a tiempo completo, están en riesgo de pobreza. En 2015, un 7,8 % de los empleados a tiempo completo estaba en riesgo de pobreza en la UE.

UN 'THINK TANK' ALEMÁN ANALIZA A LOS PAÍSES DE LA UE POR SU CALIDAD DEMOCRÁTICA, DESEMPEÑO ECONÓMICO Y GOBERNANZA. ESPAÑA ESTÁ EN EL PELOTÓN DE COLA.

 

Vigesimoterceros de 28, sólo superando a Italia, Bulgaria, Rumaniay Grecia. Es la mala situación de España en el 'ranking' de justicia social que elabora anualmente la Fundación Bertelsmann, para medir el grado de calidad democrática, el desempeño económico y la gobernanza de los países de Unión Europea. El podio lo ocupan tres países nórdicos, Suecia, Dinamarca y Finlandia. 

Yendo al detalle, la Fundación Bertelsmann divide su clasificación en seis sub-rankings, y sólo en uno, 'Salud', España está en la parte alta de la tabla (posición 12, tampoco para tirar cohetes), mientras que en 'Acceso al mercado laboral' ocupa la penúltima posición, en 'Justicia intergeneracional' la 22, en 'Prevención de la pobreza' la 21, en 'Acceso a la Educación' la 20, y en 'Cohesión social' la 18. Como señala el informe (y el sentido común) todos estos factores están interrelacionados: una sociedad con pocas oportunidades educativas tendrá peor acceso al mercado laboral, peor cohesión social, menos justicia intergeneracional… Hay un riesgo de "círculo vicioso", por lo que se necesita una "visión holística" de las políticas públicas, dice el informe. 

Respecto a España, la fundación alemana se detiene a analizar, como es previsible, la situación del mercado laboral. Reconoce cierta mejora tanto en los datos generales como en el desempleo juvenil, pero dice que la situación del mercado laboral es "más que crítica" tanto para los jóvenes como para los trabajadores poco cualificados, un grupo con una tasa del paro del 34%, "más del doble desde que se inició la crisis". Además, señala la Fundación Bertelsmann, el riesgo de pobreza entre personas con trabajo se ha incrementado hasta un 10,2%. También llama la atención del estudio que el 90% de los españoles con contrato temporal manifiestan que tienen ese tipo de relación laboral porque no han encontrado nada permanente. En el otro extremo de la UE aparece Austria, donde sólo el 8,8% de los temporales sueñan con una contratación indefinida. 

El informe también muestra su preocupación por la situación del mercado laboral en Chipre, Croacia (donde las políticas públicas parecen no reaccionar a un drástico aumento del desempleo) e Italia,que sufre de males parecidos a España: desempleo juvenil y paro de larga duración. Sin embargo, el 'think tank' alemán aplaude "la determinación" y las reformas llevadas a cabo en este terreno por el Ejecutivo de Mateo Renzi y se muestra convencida de que acabarán teniendo su efecto positivo. 

La Fundación Bertelsmann trata de preservar, según su página web, el legado de Reinhard Mohn, expresidente del gigante editorial alemán, que falleció en 2009. Defiende la competencia y el compromiso social como los factores claves para el crecimiento de una sociedad.

De interés

Artículos Relacionados