sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEste Día de Europa sus Junckers tratan de parar lo social de...
Acusado de bloquear los ingresos UE, pide frenar los gastos

Este Día de Europa sus Junckers tratan de parar lo social de Macron e impulsar lo liberal

Redacción
Las instituciones europeas, a través de sus actuales representantes, encabezados por el presidente Juncker, celebraron la victoria de Emmanuel JunckerMacron la víspera del Día de Europa 2017 en las elecciones presidenciales de Francia confíando en que el nuevo presidente dé un impulso a la Unión Europea, aunque tratando de inclinar ese impulso hacia la reducción del gasto público y no hacia el aumento de los ingresos fiscales para que el primero cumpla sus funciones sin elevar el déficit.

Frenar lo social de Macron e impulsar lo liberal parece ser el objetivo, ya temido por las primeras manifestaciones callejeras registradas el día iguiente a las elecciones. Algunos de los actuales líderes de Europa advirtieron en esa dirección de las reformas pendientes y de la necesaria reducción del déficit, desde Juncker, el presidente de la Comisión y expresidente de Luxemburgo, uno de los paises considerado refugio de los capitalesPara pagar menos al fisco (el propio Juncker fue acusado de involucrarse en ello con varias multinscionales y de bloquear la lucha europea contra la evasión fiscal), hasta el presidente del Parlamento. Antonio Tajani, quien declara en una entrevista a EL PAÍS: "Italia debe mirarse en el espejo de España y hacer reformas". los representantes europeos celebran el Día cuando casi nadie sabe que un 9 de mayo 1950, a través de un histórico discurso del entonces ministro francés Schuman, Alemania y Francia decidían cooperar para superar el odio mutuo y fratricida, poniendo así en marcha este Día de San Schuman (no festivo) el proyecto de integración europea para frenar nuevas guerras mundiales futuras.

Los editoriales de la prensa impresa española secundan esa visión de los Junkers ya desde sus titulares: La victoria de Macron no puede ocultar los complicados desafíos a los que deberá enfrentarse (EL PAÍS), Reflujo del populismo y ascenso de políticos 'nuevos' (EL MUNDO), y Macron ante el reto de cumplir su palabra (ABC). Dice el primero que El presidente electo de Francia apenas tendrá tiempo de marcar la agenda política antes de que el país se sumerja el 22 de este mismo mes en la nueva vorágine electoral". "Macron tiene una complicadísima tarea por delante: modernizar una máquina estatal hipertrófica con un sector político extendido como en pocos países de Europa y lograr poner en marcha la economía de su país". "También tiene que convencer a Alemania de la necesidad de imponer un profundo giro a la política económica seguida hasta la fecha por el bloque europeo". "Su programa electoral ha puesto sobre la mesa un hondo compromiso europeo que va más allá de la vacía retórica habitual". "Esperemos que tenga éxito".

La pauta de Juncker

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, incidió en el excesivo gasto público francés y reclamó a Francia "hacer un gesto" hacia los demás socios comunitarios. "Nos enfrentamos a un problema particular con Francia. Los franceses gastan demasiado dinero y lo gastan en las partidas equivocadas. Esto no va a funcionar a largo plazo", dijo. Pidió "flexibilidad" e instó a evitar el error de "ahorrar en lo incorrecto" y a aplicar reformas que no sólo busquen la consolidación fiscal sino el crecimiento. El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, señaló que Macron "tiene ahora un mandato para proponer a sus socios europeos una mayor integración en la UE y, sobre todo, en la zona euro".

La canciller alemana, Angela Merkel, no fue tan clara como Juncker al recibir en Berlín al presidente saliente, François Hollande, a quien ofreció una cena de despedida. Merkel expresó su satisfacción por la "espectacular" victoria de Macron, de quien destacó su defensa por el "aperturismo" y que "está decisivamente comprometido con la economía social de mercado". Alabó su programa de reformas y aseguró que le "gustaría ayudar" a "reducir el desempleo en Francia".

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, calificó, a la entrada de un acto en el que participó en Madrid, de "muy reconfortantes" para todos los resultados de las elecciones en Francia. "Han ganado los moderados, han ganado los europeos, y los que creemos en la moderación y en Europa estamos muy contentos", declaró. También confió en que en Europa "se abre una etapa que va a ser mejor", de "más estabilidad" y "más confianza", que "puede coincidir con una etapa de crecimiento económico en el 100% de los países de la Unión Europea".

Ayer el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó a Macron para felicitarle por su triunfo. En su conversación, ponderó las "largas y estables" relaciones entre Estados Unidos y Francia, "el aliado más antiguo" de su país, informó el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer. Ambos mandatarios acordaron reunirse en el marco de la próxima cumbre de la OTAN que se celebrará el 25 de mayo en Bruselas.

Macron busca una mayoría para las legislativas de junio

Por su parte, Emmanuel Macron participó en su primera jornada como presidente electo en un acto de homenaje a las víctimas de la Segunda Guerra Mundial junto al presidente Hollande. "En los próximos cinco años haré todo lo posible para que los franceses no tengan ninguna otra razón para votar por los extremos", dijo. También anunció que abandona la presidencia de En Marche!, el movimiento que le ha llevado al Elíseo, que contará con una nueva presidenta, Catherine Barbaroux, y cambiará su nombre por el de La República en Marcha.

Los diarios subrayan que el reto del próximo presidente es conseguir una mayoría parlamentaria en las elecciones legislativas de junio para poder sacar adelante su programa y no tener que recurrir a complicados pactos de coalición. Según reflejan, su intención es buscar para su lista candidatos de la "sociedad civil", independientes y ajenos a la política. Según refleja ABC, "políticos de derecha e izquierda ofrecen sus servicios a Macron", entre ellos los exprimeros ministros Valls y Villepin. Por su parte, el primer ministro francés, el socialista Bernard Cazeneuve, descartó "totalmente" integrarse en el nuevo Gobierno.

En su análisis sobre el resultado de las elecciones presidenciales, los periódicos destacan el récord histórico de abstención, que por número de votos sería el segundo 'partido' francés; el voto de rechazo a Le Pen más que de adhesión a Macron, seis de cada diez, y el descontento social, que se manifestó en la victoria de Le Pen en las regiones más empobrecidas del norte del país, frente masivo apoyo a Macron en las grandes ciudades, Bretaña y el sudoeste. Asimismo recogen que, pese a que el resultado del Frente Nacional fue histórico, con 10,6 millones de votos, la derrota del domingo ha abierto las primeras fisuras en el partido de Le Pen.

De interés

Artículos Relacionados