martes,5 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
Universidad de las Naciones Unidas

Estudiantes en clave humanitaria

El Mundo
Un taller de tres días sobre Derechos Humanos en Latinoamérica, impartido en París... Otro sobre las bases del desarrollo sostenible, con clases presenciales en Nueva York... Un doctorado vía Internet que analiza la situación de los refugiados palestinos, de las mujeres indígenas en el Amazonas, la resolución de conflictos armados... Una escuela de verano basada en la tecnología al servicio de poblaciones sin recursos...

La lista completa se encuentra -y se actualiza- en www.unu.edu Es la web de la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), un órgano apenas conocido, a pesar de que ya lleva haciendo historia cerca de 30 años. Sus primeros pasos se remontan incluso a una década antes, cuando el entonces secretario general de la ONU vislumbró la necesidad de crear una universidad centrada en asuntos relacionados con la paz y el progreso de los pueblos.

Con estudiantes, profesores, clases, cátedras, doctorados… Y hasta rector, que se renueva cada cinco años. La definición la da Ramesh Thakur, su vicerrector de Paz y Gobernabilidad: «Se trata de una universidad no convencional, orientada hacia la investigación y la formación de expertos internacionales en la resolución de los problemas más acuciantes de todo el mundo».

No convencional porque los alumnos no son los típicos que campan por las facultades, sino jóvenes investigadores y profesionales procedentes, sobre todo, de países en vías de desarrollo. Se les da una formación que, después, deben poner en práctica en sus lugares de origen. Aun así, también se postulan estudiantes del llamado Primer Mundo que quieren enfocar su carrera hacia la cooperación.

Por videoconferencia

Ninguno de ellos se puede inscribir en una licenciatura de cinco años, sino que se trata de seminarios de corta duración, posgrados, talleres, proyectos de investigación, escuelas de verano, vídeoconferencias o cursos a través de la Red. Incluso la cadena ´CNN´ emite un programa especial cada día. Basta teclear la dirección electrónica de la UNU para acceder.

«El método de trabajo se centra en plantear un problema y su resolución, pero los becarios no pueden postularse por sí mismos, sino que deben ser elegidos por sus países de origen y estar vinculados a uno de los campos en los que quieren especializarse», continúa Thakur.

Para lograr tamaño objetivo, la UNU se divide en cuatro grandes bloques: Paz y gestión (lucha contra la corrupción, democratización, mayor participación de las mujeres en los asuntos sociales y políticos); Desarrollo (empleo, globalización, pobreza…), Medio Ambiente (gestión de recursos, agua, clima, industria…) y Ciencia y tecnología (innovación, alimentación…).

La sede central se encuentra en Tokio, pero la Universidad cuenta con otros 13 institutos especializados repartidos por medio mundo. De Recursos Naturales en Ghana, de Biotecnología en Caracas, de Nuevas Tecnologías en Maastrich, de Resolución de conflictos y etnicidad en Londres, etcétera. Llama la atención la Academia Internacional de Liderazgo, que pretende formar a futuros dirigentes comprometidos con la democracia, los procesos de paz y el medio ambiente.

Tampoco existe una plantilla de profesores al uso -como ocurriría en cualquier otra universidad-, sino que el personal se contrata dependiendo de las necesidades específicas del momento. Es decir, cada instituto debe encargarse de buscar a los expertos que considere oportunos para impartir un seminario o dirigir un proyecto científico determinado. Eso sí, siempre se trata de auténticas eminencias en su área.

En cuanto a los alumnos, una vez seleccionados, los gastos de la formación corren a cargo de la institución, aunque ésta no recibe fondos del presupuesto regular de la ONU, sino que sobrevive gracias a las contribuciones voluntarias de gobiernos, fundaciones o donantes individuales. Las propuestas que la UNU ofrece estos días van desde el análisis de la seguridad en Irak al cambio climático en el sudeste asiático.

De interés

Artículos Relacionados