martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEuropa alerta contra una mayor pobreza y pide más inversión social cambiando...
La Comisión dice que el empleo indica pocas mejoras

Europa alerta contra una mayor pobreza y pide más inversión social cambiando los presupuestos

Redacción
En su último informe trimestral sobre el empleo y lo social, la Comisión Europea alerta contra una mayor pobreza y el riesgo de deflación, pues dice que el empleo ofrece pocas mejoras, a pesar de los primeros signos de recuperación.

Aunque España es el país europeo que mayor empleo ha destruido en los seis primeros años de crisis (la mitad de todos los puestos de trabajo en la EU-28 y e la Eurozona), paradójicamente este informe muestra cierto alivio porque los costes laborales unitarios españoles aumentaron por primera vez desde el cuarto trimestre de 2009.

Este dato lo interpreta la Comisión Europea favorablemente tras decir que "la tasa de crecimiento de los costes laborales unitarios nominales continuó desacelerándose en la Eurozona, aumentando así el riesgo de presiones deflacionarias que podrían dañar las perspectivas la recuperación y la creación de puestos de trabajo de acompañamiento sostenido. Su análisis se publica al saberse que la inflación en la Eeurozona bajó en marzo al 0,5%, dos décimas respecto al índice de febrero, según lo publicado ayer por Eurostat. Es el nivel más bajo desde noviembre de 2009, acerca la posibilidad de deflación, e incrementa la presión sobre el Banco Central Europeo (BCE), que podría emprender medidas extraordinarias este jueves, cuando se celebra su Consejo de Gobierno.

El descenso de la inflación en marzo fue impulsado por la caída de los precios de la energía, un 2,1% en tasa anual, y la moderación de los alimentos frescos (1%). La inflación subyacente se situó en el 0,8%, 0,2% menos que en febrero. Pero lo peor es que ese riesgo de generar una espiral de reducciones de precios que perjudicarían más al poder adquisitivo y al pago de deudas llega cuando el estudio trimestral europeo sobre empleo y situación social indica pocas mejoras en el último trimestre del 2013 tras los indicadores de recuperación extendidos por toda Europa en los trimestres previos.

Este análisis de la Comisión apunta también a un previsible aumento de los niveles de pobreza y una ligera mejora de la eficacia de los gastos de protección social en 2013, aun cuando su impacto sigue siendo muy débil. El estudio también ofrece pruebas empíricas de que el mayor impacto negativo de la crisis, en su peor momento, afectó a la situación de empleo de los hombres y los jóvenes.

László Andor, comisario europeo de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión, ha declarado: «La economía de la UE ha vuelto a crecer lentamente. Sin embargo, la situación de muchos hogares y de muchas personas aún no mejora, y cada vez son más los casos de gante con dificultades financieras. Las desigualdades han aumentado, y existe el riesgo de que la frágil recuperación actual no mejore la situación de muchos grupos con ingresos bajos. La UE está aún lejos de haber logrado una recuperación inclusiva y generadora de empleo: los Estados miembros y la Unión deben redoblar sus esfuerzos para que nadie se quede rezagado en el intento de salir de la crisis. En particular, hemos de concentrar nuestros esfuerzos en invertir en las personas, siguiendo las orientaciones fijadas en nuestro paquete sobre inversión social y en la Recomendación sobre la Garantía Juvenil».

El último estudio trimestral subraya que las mejoras en los mercados laborales de la UE aún son débiles. El empleo mostró los primeros signos de estabilización en 2013, con un crecimiento del 0,1 % en el segundo semestre. El crecimiento fue positivo en el sector de los servicios, mientras que la pérdida de empleos en la construcción y los sectores industriales se redujo. No obstante, las cifras del tercer y cuarto trimestres de 2013 muestran que en un número cada vez mayor de Estados miembros de la UE el crecimiento de la economía no ha ido acompañado de la creación de empleo. Por tanto, es demasiado pronto para saber si la actual recuperación podrá generar nuevos puestos de trabajo.

Dificultades financieras

Los ingresos de que disponen los hogares se quedan a la zaga del crecimiento del producto interior bruto (PIB). En 2013, la renta familiar disponible bruta real de los hogares continuó disminuyendo respecto al año anterior en la zona del euro, aunque a un ritmo más lento.

Otra tendencia preocupante es el continuo aumento de las dificultades financieras desde 2010, con un sector creciente de la población que afirma tener que recurrir a sus ahorros y, en los últimos tiempos, incluso endeudarse, para cubrir los gastos cotidianos. Los hogares con rentas más bajas son los más perjudicados. El 10 % de los adultos que viven en hogares de renta baja se ven obligados a endeudarse y otro 15 % ha de gastar los ahorros para cubrir los gastos corrientes (frente al 5 % y el 12 % correspondientes a la población total).

Baja la estabilidad del empleo

El desempleo observado en enero de 2014 alcanza aún niveles de récord, con unos veintiséis millones de personas (10,8 % de la población activa) en busca de empleo en la UE. En varios Estados miembros, el desempleo se mantiene cercano a los máximos históricos observados por primera vez en la crisis actual. El estudio señala también un uso creciente del trabajo temporal y a tiempo parcial. Hay pruebas de que el empleo temporal está dejando de ser un paso intermedio hacia un puesto de trabajo estable desde el comienzo de la crisis. Al mismo tiempo, la estabilidad del empleo se ha reducido de forma significativa, especialmente en el caso de los hombres y los jóvenes, y las divergencias entre Estados miembros son más pronunciadas.

En paralelo al elevado desempleo y a la precariedad laboral, el índice de crecimiento de los costes laborales unitarios nominales ha seguido estancándose en la zona del euro en 2013, aumentando el riesgo de presiones deflacionistas ejercidas por los costes que podrían dañar las perspectivas de recuperación estable y la consiguiente creación de puestos de trabajo.

Alerta sobre la pobreza y exclusión

La pobreza y la exclusión social siguieron aumentando en 2011 y 2012 y, según los últimos datos disponibles, podrían crecer también en 2013 en los países donde la situación económica y el mercado de trabajo han seguido deteriorándose.

El porcentaje de población en riesgo de pobreza se mantuvo estable entre 2011 y 2012, si consideramos la media de la UE, aunque la evolución a escala nacional presenta variaciones. De hecho, la población en riesgo de pobreza o exclusión social ha aumentado en un tercio de los Estados miembros, incluso en algunos países donde el nivel inicial era reducido. Se observa un incremento especialmente acusado de la pobreza en Grecia, y se teme un nuevo repunte, entre 2011 y 2013, en varios países de Europa del Este, además de Grecia.

Protección e inversión social

El efecto estabilizador de los gastos de protección social siguió siendo muy débil en 2013, ya que creció mucho menos de lo esperado, si bien con una ligera mejora. El análisis refleja importantes diferencias entre los países. En Grecia y Portugal, las nuevas reformas de los sistemas tributario y de prestaciones sociales efectuadas en 2012-2013 hicieron bajar los ingresos de todos o casi todos los hogares. En otros países (Estonia, Letonia, Lituania y Rumanía), el impacto global en los ingresos de los hogares fue positivo, ya que los hogares con ingresos más bajos se beneficiaron, en términos relativos, de los cambios del último año. En el Reino Unido y España, son los hogares con niveles más bajos los que han experimentado las mayores reducciones de sus ingresos a raíz de los cambios de las políticas en el período 2012-2013.

En su paquete sobre inversión social de febrero de 2013, la Comisión Europea apeló a los Estados miembros para que diesen prioridad a la inversión social y modernizasen sus sistemas de bienestar, ya que un uso más eficaz y eficiente de los presupuestos sociales hoy en día evitará una factura social mucho más elevada mañana (IP/13/125, MEMO/13/117). En particular, el paquete sobre inversión social ofrece a los Estados miembros orientaciones detalladas sobre la inversión en la infancia, la inclusión activa, la salud y los cuidados de larga duración, las personas sin hogar y la innovación en materia de política social. También proporciona una orientación a los Estados miembros sobre la mejor manera de utilizar la ayuda financiera de la UE, en particular del Fondo Social Europeo, para lograr los objetivos señalados. Véase también IP/14/179.

Garantía Juvenil

Reconociendo la urgencia de invertir en los jóvenes, la Comisión propuso en diciembre de 2012 la Garantía Juvenil, que fue adoptada por el Consejo de Ministros de la UE en abril de 2013. El propósito de la Garantía Juvenil es hacer que todos los jóvenes menores de veinticinco años reciban una buena oferta de empleo, educación continua, formación de aprendiz o período de prácticas en un plazo de cuatro meses tras quedar desempleados o acabar la educación formal. El argumento de la Garantía Juvenil es muy sencillo: garantizar que ningún joven se quede en paro o inactivo durante más de cuatro meses. Gracias a ella puede lograrse que los jóvenes encuentren un puesto de trabajo adecuado para su educación, capacidades y experiencia o adquieran la educación, las capacidades y la experiencia que necesitan para aumentar sus posibilidades de encontrar un empleo en el futuro. La Garantía Juvenil es una de las reformas estructurales más importantes y urgentes que deben llevar a cabo los Estados miembros para abordar el problema del desempleo juvenil y mejorar la transición de la escuela a la vida laboral (MEMO/14/13).

De interés

Artículos Relacionados