martes,30 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadEuropa creará una lista única de paraísos fiscales

Europa creará una lista única de paraísos fiscales

Redacción
Los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea han acordado crear una lista única de paraísos fiscales y de medidas para combatirlos, en lugar de continuar con las 28 listas nacionales y distintos esquemas de sanciones con que trabajan hasta ahora. Es una de las medidas de lucha contra el fraude fiscal que han acordado durante la reunión del Ecofin que han mantenido este viernes en Amsterdam, dentro de un paquete de iniciativas con las que pretenden reaccionar al escándalo de Panamá.

Todos los miembros de la Unión han decidido también sumarse al pacto alcanzado hace unos días por los cinco grandes países del continente (Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España) para lanzar un sistema automatizado de intercambio de información sobre la propiedad efectiva de sociedades, estructuras fiduciarias, sociedades instrumentales y otras entidades no transparentes. Los 28, así, compartirán la identidad real de los propietarios de estas firmas fiscalmente opacas.

El vicepresidente de la Comisión para el Euro, Valdis Dombrovskis, ha asegurado que la lista de paraísos fiscales estará lista "muy pronto" (probablemente para finales de verano) y ha defendido que servirá para demostrar el "liderazgo" de la UE en la lucha contra el fraude fiscal. Jeroen Dijsselbloem, ministro de Finanzas de Holanda (país que ocupa la presidencia de turno de la Unión), ha explicado que el Ecofin también ha encargado a la Comisión Europea una propuesta legislativa para penalizar a los bancos y asesores fiscales que ayudan a sus clientes a esconder el dinero en paraísos fiscales, entre otras medidas normativas. Asimismo, ha instado a todos los países del mundo, "incluido Panamá", a aplicar las normas de transparencia e intercambio de información desarrolladas por la OCDE

Los ministros, por otra parte, ha aplazado hasta junio la discusión sobre si limitar el riesgo soberano en los bancos, es decir, si poner topes o penalizaciones a la deuda pública de los Estados que pueden tener en sus balances. Dijsselbloem se ha limitado a afirmar que ha habido una "discusión muy abierta" sobre cómo avanzar "en paralelo" en "reducir y compartir riesgos". 

La cuestión central es la creación del fondo de garantía de depósitos europeo, la tercera pata de la Unión Bancaria tras la creación de los mecanismos de supervisión y reestructuración únicos, que debe asegurar a nivel europeo 100.000 euros por depositante y entidad, como ahora hacen los fondos nacionales. El problema es que Alemania ve en ello una cierta mutualización de riesgos (es decir, que le tocaría asumir riesgos de países fiscalmente menos estrictos) y quiere imponer por ello que los bancos tengan menos deuda pública.

Para ello ha contado con el apoyo habitual de Holanda. Desde la presidencia de turno de la UE, ha preparado un documento de trabajo con cinco opciones: dejar las cosas como están; reforzar la supervisión y transparencia de las carteras de deuda soberana de los bancos; obligar a los bancos a hacer provisiones ante posibles impagos de esa deuda (hasta ahora no tienen que hacerla porque se considera libre de riesgo); limitar la cantidad de títulos públicos que puede tener cada entidad; u obligar a ponderar por riesgo la deuda a partir de cierto nivel, lo que obligaría a los bancos a tener más capital. 

Francia, Italia y España están en contra de los planes alemanes ante el riesgo de que sus bancos se vean obligados a vender masivamente deuda soberana y que ello complique la financiación pública. Algunas fuentes europeas han sugerido que se daría un periodo de transición para aplicar los nuevos límites, pero estos países temen que la presión del mercado obligue a las entidades a deshacerse de los títulos antes de tiempo o que los inversores exijan a los Tesoros nacionales intereses mayores para comprar sus emisiones al tener más riesgo y menos compradores.

Algunos países como España prefieren elevar la discusión al seno del Comité de Basilea, organismo internacional en el que también están presentes Estados Unidos y Japón, que no ven con buenos ojos limitar la deuda en manos de los bancos. Dijsselbloem ha admitido que algunos ministros así lo han defendido y otros han apostado por desarrollar una normativa europea. El político holandés ha defendido que es posible que en ambos ámbitos se llegue a una decisión al mismo tiempo.

De interés

Artículos Relacionados