domingo,24 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEuropa impondrá un cargador común para móviles ("casi todos"), en 2 años,...
Una Directiva tratará de ahorrar 2.400 millones al consumo

Europa impondrá un cargador común para móviles («casi todos»), en 2 años, tras otros 12 de fracaso

Redacción
Doce años lleva la Comisión Europea diciendo que va a imponer un cargador común para todos los dispositivos móviles. Tras reconocer que su ausencia cuesta cada a los consumidores 2.400 millones de euros, este miércoles ha vuelto a la carga para decir que en otros dos años habrá una Directiva unificadora. Se aplicará a teléfonos inteligentes, tabletas, cámaras, auriculares, altavoces portátiles y videoconsolas portátiles, sin afectar a PC y otros dispositivos electrónicos, no PCs y otros .

La propuesta de la Comisión pretende ofrecer a los consumidores una solución abierta e interoperable, pero los consumidores podrán elegir entre comprar los citados dispositivos móviles con o sin cargador, pues según el Estudio de evaluación de impacto para examinar la venta por separado de los cargadores los usuarios siguen considerando útil encontrar un cable en la caja.

La Unión Europea quiere desde 2009 que solo se utilice un tipo de cargador en los móviles, y además se consideraba desde el principio con la fuerza para conseguirlo. Pero la historia ha sido más larga que cuando la mayoría de los fabricantes pasaron a utilizar el microUSB (menos Apple, que integró Lightning), los usuarios respiraron tranquilos, al finalizar ese «caos. De hecho, aunque desde 2014 la UE puede exigir que todas las compañías unifiquen la conexión de los dispositivos, tras la introducción de un tercer conector, el USB Tipo C, parecíaque lo llevaría pronto  a cabo. Pero los primeros intentos de satisfacer los intereses de los consumidores aún se demorarán por lo menos otros dosaños, pese a que ya la hustoria dura 12 años.

Fue en 2009 cuando la Comisión creó un documento mediante el que se dijo obligaba a los fabricantes a armonizar los cargadores antes de 2011. Sin embargo, tuvo que volver a la carga en 2018, según confirmaba Elżbieta Bieńkowska, a la sazón comisaria europea para el Mercado Único,tras recordar que las anteriores iniciativas de las compañías «no han sido satisfactorias», por lo que la Comisión Europea estudiará los cauces para obligar a la industria a introducir un único cargador.Tampoco hubo éxito en esta ocasión, aunque el elegido sería el último de los conectores en llegar, el USB Tipo C, que incluso Apple tendría que utilizar en sus dispositivos por norma, aunque la compañía de la manzana siempre ha encontrado la forma de disponer su propio conector. De salir adelante la propuesta, los fabricantes tendrían al menos dos años para llevar a cabo el cambio, por lo que mínimo hasta 2020 seguirán los tres tipos de cargadores.

Cable USB Universal para móvil,10 en 1:para Samsung S20, Mi 9 Xiaomi, IPhone y Huawei, etc, orecido por AliExpress, similar a los de Amazón

Así lo cuenta ahora la Comisión respondiendo a las siguientes preguntas:

¿Por qué está tomando medidas la Comisión para introducir una solución común de carga? La innovación y el rápido desarrollo del mercado de las TIC han dado lugar a un elevado número de dispositivos y soluciones de carga. Si bien la innovación en el ámbito de las TIC es generalmente bienvenida, esto ha provocado la saturación y frustración de los consumidores, con soluciones de carga incompatibles y un impacto negativo en el medio ambiente. Tras años trabajando con el sector sobre la base de un enfoque voluntario, se redujo el número de cargadores de teléfonos móviles de treinta a tres en la última década, pero no pudo conseguirse una solución completa. Ahora, la Comisión presenta legislación a fin de establecer una solución común de carga para todos los dispositivos pertinentes. Las medidas propuestas, que se aplicarán a los teléfonos inteligentes, tabletas, cámaras, auriculares, altavoces portátiles y videoconsolas portátiles, pretenden aumentar la comodidad de los consumidores y reducir la huella ambiental que supone la producción y eliminación de los cargadores, a la vez que permiten una mayor innovación en este ámbito.

¿Cuál es la situación actual? El año pasado, se vendieron aproximadamente 420 millones de teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos portátiles en la Unión Europea. Por término medio, los consumidores poseen unos tres cargadores de teléfonos móviles, de los cuales utilizan dos de forma regular. El 38 % de los consumidores afirma haber tenido problemas al menos una vez para cargar sus teléfonos móviles debido a la incompatibilidad de los cargadores disponibles. Tal situación causa molestias y resulta costosa para los consumidores, que gastan aproximadamente 2 400 millones de euros al año en cargadores sueltos que no se venden junto con los dispositivos electrónicos.Además, se calcula que los cargadores eliminados y no utilizados representan 11 000 toneladas anuales de residuos electrónicos. Se espera que una solución común de carga reduzca esta cantidad en casi mil toneladas anuales.

¿Por qué la Comisión no ha tomado medidas legislativas hasta ahora? La Comisión lleva apoyando un cargador común para teléfonos móviles y dispositivos electrónicos similares desde 2009. La Comisión apoyó un acuerdo voluntario del sector en 2009, que dio lugar a la adopción del primer memorando de entendimiento. El acuerdo voluntario entre sectores ha sido capaz de reducir el número de soluciones de carga en el mercado de treinta a tres. En 2014, tras dos cartas de renovación, el memorándum de acuerdo expiró. A pesar de los esfuerzos de la Comisión por hacer posible un nuevo y ambicioso memorando de entendimiento, el nuevo acuerdo propuesto por el sector en 2018 no cumplió nuestras expectativas ni las de los consumidores de la UE, ya que no habría logrado una solución común de carga. En consecuencia, la Comisión ha decidido adoptar un enfoque legislativo para conseguir una solución común de carga. La Comisión ha propuesto nuevas medidas legislativas mediante la modificación de la Directiva sobre equipos radioeléctricos.

¿Qué medidas propone hoy la Comisión? La Comisión propone introducir nuevos requisitos para garantizar la interoperabilidad de la carga de varios dispositivos electrónicos. Concretamente, la Comisión propone: armonizar el puerto de carga de manera que el USB-C se convierta en el estándar para todos los dispositivos afectados; armonizar la tecnología de carga rápidadar a los consumidores la posibilidad de elegir si comprarán un nuevo dispositivo electrónico con o sin un cargador nuevo; informar a los consumidores sobre las características de carga de los dispositivos electrónicos.

¿A qué dispositivos electrónicos afecta la propuesta de hoy? Los productos afectados por estos nuevos requisitos son los teléfonos móviles, las tabletas, las cámaras digitales, los cascos, los auriculares, las videoconsolas portátiles y los altavoces portátiles. Al ampliar el ámbito de aplicación más allá de los teléfonos móviles, se consigue potenciar aún más los efectos positivos de los requisitos.

¿Por qué no se incluyen otros dispositivos en el ámbito de aplicación de la propuesta? Los productos incluidos en el ámbito de aplicación de la propuesta de la Comisión se encuentran entre los más utilizados por un amplio grupo de consumidores y comparten características de carga similares. Otros productos como los miniauriculares, los relojes inteligentes y los monitores de actividad no se tuvieron en cuenta por razones técnicas relacionadas con su tamaño, sus condiciones de uso, etc. Se consideró que los productos afectados por la modificación de la Directiva sobre equipos radioeléctricos tienen un gran potencial para integrar la solución común de carga y obtener los mayores beneficios para los consumidores y el medio ambiente.

¿Qué beneficios aportará una solución común de carga? Las medidas propuestas tendrán como resultado: 1) una mayor capacidad de elección para los consumidores, que podrán utilizar el mismo cargador para cargar teléfonos móviles y otros dispositivos electrónicos similares independientemente de la marca. Esta mejora de la interoperabilidad entre el dispositivo electrónico y el cargador común garantizará que la velocidad de carga sea la misma cuando se utilice un cargador compatible. Además, los consumidores estarán mejor informados sobre el rendimiento de carga, así como la potencia que necesita el dispositivo y si admite carga rápida. Esto facilitará que los consumidores comprueben si los cargadores que ya tienen cumplen los requisitos de su nuevo dispositivo o les ayudará a seleccionar un cargador compatible. En última instancia, los nuevos requisitos contribuirán a la reutilización de los cargadores y ayudarán a los consumidores a ahorrar 250 millones de euros al año en compras innecesarias de cargadores.2) menos residuos electrónicos. Ahora los consumidores tendrán la opción de comprar un nuevo dispositivo electrónico con o sin fuente de alimentación externa (la parte que se conecta a una toma de corriente en la pared; véase esta imagen). Por lo tanto, se espera que las nuevas medidas generen beneficios medioambientales al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en aproximadamente 180 ktCO2e anuales y disminuir los residuos electrónicos en casi mil toneladas anuales. La venta por separado de la fuente de energía externa es lo que más contribuye a estos ahorros, al tiempo que ayuda a reducir la extracción de recursos, la fabricación, el transporte, el uso y la eliminación de los cargadores.

¿Será la propuesta un obstáculo para la innovación? La propuesta de la Comisión pretende ofrecer a los consumidores una solución abierta e interoperable y, al mismo tiempo, permitir la innovación tecnológica. La propuesta fomenta la innovación en la tecnología de carga por cable e inalámbrica.Cualquier avance tecnológico en la carga por cable puede reflejarse en una adaptación oportuna de los requisitos técnicos o las normas específicas establecidos en la Directiva sobre equipos radioeléctricos. Esto garantizaría que la tecnología utilizada no esté desfasada.Al mismo tiempo, la aplicación de cualquier nueva norma en futuros reexámenes de la Directiva sobre equipos radioeléctricos tendría que desarrollarse de manera armonizada, respetando los objetivos de plena interoperabilidad. Por lo tanto, se espera que el sector continúe el trabajo que ya ha realizado en la interfaz normalizada, dirigido por la organización USB-IF, con vistas a desarrollar nuevas soluciones interoperables, abiertas y no controvertidas.Además, se esperan mayores avances tecnológicos en el ámbito de la carga inalámbrica, que sigue siendo una tecnología en desarrollo con un nivel bajo de fragmentación del mercado. Con el fin de permitir la innovación en dicho ámbito, la propuesta no establece requisitos técnicos específicos para la carga inalámbrica. Por lo tanto, los fabricantes siguen teniendo libertad para incluir cualquier solución de carga inalámbrica en sus productos junto con la carga por cable a través del puerto USB-C.

¿Cuál es la solución armonizada propuesta para los puertos de carga?La Comisión propone el uso del puerto USB tipo C como puerto de carga armonizado. Dicho puerto se eligió sobre la base de los últimos avances tecnológicos. El nuevo requisito propuesto garantizará que los usuarios no se encuentren en una situación en la que no puedan cargar su dispositivo porque no disponen de ningún cargador compatible. Esta solución se ha seleccionado a modo de especificación común para permitir la plena interoperabilidad entre los dispositivos electrónicos afectados y los cargadores. Además, sus especificaciones se traducen en normas europeas.

¿Armoniza la propuesta la velocidad de carga de los dispositivos de carga rápida?La propuesta también armoniza la velocidad de carga de los dispositivos que admiten carga rápida. Esta se definirá ahora mediante el uso obligatorio del protocolo común de carga para la entrega de potencia por USB (USB Power Delivery), que permite que el dispositivo electrónico y el cargador se comuniquen para cargar en el tiempo más rápido. El nuevo requisito propuesto garantizará que los usuarios puedan cargar su dispositivo electrónico a la misma velocidad con cualquier cargador compatible.Estas especificaciones se traducen en normas europeas. Otros protocolos de carga siguen estando permitidos siempre que no impidan la plena funcionalidad de la solución común armonizada.

¿Seguirá vendiéndose el cable con el dispositivo? Si bien los consumidores podrán elegir entre comprar un dispositivo electrónico con o sin cargador, los dispositivos adquiridos seguirán pudiendo venderse con un cable en la caja. Los cables tienen otros usos además de la carga: pueden utilizarse para transferir datos y para cargar directamente los dispositivos en determinadas circunstancias (por ejemplo, en un hotel, en un tren o en un aeropuerto). Según el «Estudio de evaluación de impacto para examinar la venta por separado de los cargadores», los usuarios siguen considerando útil encontrar un cable en la caja, ya que es el componente que tiende a romperse con mayor frecuencia. Además, los cables necesitan muchos menos recursos, producen menos emisiones de gases de efecto invernadero y generan menos residuos electrónicos que las fuentes de alimentación externas.

¿Seguirán pudiendo los consumidores comprar un cargador con un dispositivo electrónico si así lo desean?Con los nuevos requisitos, se ofrecerán dispositivos electrónicos específicos sin una fuente de alimentación externa dentro de la caja.  Sin embargo, los fabricantes siguen teniendo la posibilidad de ofrecer una solución de venta conjunta. Así pues, podrán vender un dispositivo electrónico con una fuente de alimentación externa si también ofrecen una solución de venta por separado para el mismo producto.

¿Qué información sobre las características de carga se facilitará con el dispositivo electrónico? La propuesta exige a los operadores que faciliten más información sobre las características de carga de los dispositivos electrónicos. El objetivo es permitir a los consumidores comparar con facilidad el rendimiento de carga y la interoperabilidad del dispositivo electrónico y el cargador, y combinarlos adecuadamente. Para ello, deberá mostrarse:información sobre la potencia máxima que el dispositivo necesita para cargar de forma óptima. Los productos llevarán la siguiente etiqueta: «La potencia mínima suministrada por el cargador deberá ser igual o superior a [XX] vatios»;en caso de capacidad de carga rápida, información sobre el protocolo común de carga rápida y cualquier otro protocolo adicional de carga rápida admitido.Según la propuesta, la Comisión estará facultada para modificar tales requisitos de información, en caso necesario.

¿Dónde se mostrará la información sobre la carga? La información se mostrará impresa en el embalaje o, a falta de embalaje, en una etiqueta que acompañe a los dispositivos electrónicos, con la condición de que la etiqueta sea visible. Esto permitirá a los usuarios conocer los requisitos de carga antes de adquirir un nuevo dispositivo electrónico y, por tanto, saber inmediatamente si el cargador que tienen en casa es adecuado o si necesitan comprar uno compatible.

¿Qué ocurrirá con los cargadores antiguos? En el caso de los cargadores que ya cumplan los nuevos requisitos de interoperabilidad, naturalmente, los usuarios podrán reutilizarlos. En el caso de los cargadores que no sean interoperables, deberán eliminarse y reciclarse cuando se sustituyan los dispositivos correspondientes. Los usuarios dispondrán del tiempo suficiente para adaptarse gracias al período de transición previsto antes de la entrada en vigor de los nuevos requisitos. La Directiva sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) relativa al tratamiento de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (Directiva 2012/19/UE) exige la recogida separada y el tratamiento apropiado de los RAEE y fija objetivos para su recogida, valorización y reciclado. También ayuda a los Estados miembros a luchar más eficazmente contra las exportaciones ilegales de residuos al dificultar que los exportadores encubran los traslados ilegales de RAEE, y reduce la carga administrativa al exigir la armonización de los registros nacionales de aparatos eléctricos y electrónicos, así como del formato de los informes.

¿Cuándo entraría en vigor la propuesta? El Parlamento Europeo y el Consejo deben adoptar ahora la propuesta de revisión de la Directiva sobre equipos radioeléctricos de la Comisión mediante el procedimiento legislativo ordinario (codecisión). Un período de transición de veinticuatro meses a partir de la fecha de adopción proporcionará al sector tiempo suficiente para adaptarse antes de su entrada en vigor.

¿Por qué tenemos que complementar esta iniciativa con la regulación de la fuente de alimentación externa? Los principales obstáculos a una solución común de carga son la falta de interoperabilidad y la fragmentación de las tecnologías de carga en los dispositivos electrónicos debido a su valor y dado que los consumidores siguen encontrándose en situaciones en las que experimentan problemas para cargar su dispositivo porque no disponen de ningún cargador compatible. El enfoque voluntario no resolvió completamente estas situaciones. Por consiguiente, la propuesta de hoy aborda esta cuestión modificando la Directiva sobre equipos radioeléctricos, que es el acto jurídico que regula los dispositivos y equipos electrónicos.A fin de complementar la solución común de carga para los consumidores, se logrará la interoperabilidad en la fuente de alimentación externa que se conecta a una toma de corriente en la pared. El reexamen del Reglamento de la Comisión sobre diseño ecológico abordará la interoperabilidad de la fuente de alimentación externa. Este se pondrá en marcha a finales de este año para que su entrada en vigor pueda alinearse con la propuesta de hoy

De interés

Artículos Relacionados