domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEuropa logra recaudar 7.400 millones para que haya pronto vacunas accesibles contra...
Escaso interés de GSk, Johnson & Johnson, Pfizer y Sanofi

Europa logra recaudar 7.400 millones para que haya pronto vacunas accesibles contra el coronavirus

Redacción
La Comisión Europea recauda 7.400 millones en un ´telemaratón´ global contra el coronavirus. Ursula von der Leyen,su presidenta lo anunció este lunes durante la iniciativa planetaria para recaudar fondos para la lucha contra el coronavirus.Países de todo el mundo, a excepción de Estados Unidos, y patronos privados contribuyen con donaciones para lograr que vacunas accesibles para todos, sin los altos costes habituales impuestos por los grandes oligopolios investigadores mundiales.

 

Actualmente, el mundo produce más de 5.000 millones de dosis de vacunas al año, de las cuales aproximadamente 1.500 millones son vacunas contra la gripe estacional. Algunas compañías y gobiernos ya están agregando capacidad antes de que se desarrolle una vacuna sars-cov-2. Pero sin saber qué enfoque de vacuna se impondrá entre los 111 proyectos de vacunas en desarrollo y 197 tratamientos en consideración, según el recuento del Milken Institute de California. Tratamientos basados en su mayoría en fármacos preexistentes que se estudian con ensayos clínicos en hospitales de todo el mundo y vacunas que han explotado y aprovechado las primeras secuencias genómicas de cepas de SARS-CoV-2 que compartió China en febrero.

Debido a que las ganancias en la fabricación de vacunas son bajas, no muchas compañías occidentales muestran gran interés Casi todos los conocimientos de fabricación de vacunas de la industria farmacéutica se concentran en solo cuatro empresas: gsk, Johnson & Johnson, Pfizer y Sanofi. Y estos cuatro generalmente desconfían del desarrollo de vacunas para pandemias, sobre todo porque el desarrollo de vacunas para enfermedades que luego desaparecen es aún menos rentable, según un reciente análisis de The Economist.

El 'Unidos contra el coronavirus' de la Unión Europea quiso ser este lunes algo más que un eslogan político de alcance global. A iniciativa de la Comisión Europea líderes de todo el planeta, organismos internacionales como los bancos Mundial o el Europeo de Inversiones, y patronos privados como la 'Fundación Bill y Melinda Gates', sumaron mensajes, apoyos y dinero en favor de una acción coordinada con tres objetivos fundamentales: acelerar la búsqueda de una vacuna contra la pandemia, la fabricación masiva cuando ésta se logre y su distribución rápida y asequible a cualquier rincón del planeta. Una Conferencia global de donantes que el coronavirus y el principio preventivo del distanciamiento social convirtió en una suerte de 'telemaratón' de compromisos de alto nivel.

Con más de 56 intervenciones, en directo y pregrabadas, que saltaron desde todas las capitales europeas, hasta Ottawa, Tokio, Tel Aviv, Nueva York, Riad, Seúl, Pretoria, Sidney, Pekín o Ciudad de México. Sin la Administración de Donald Trump como agente colaborador activo en la iniciativa. Y con una Ursula von der Leyen, presidenta del Ejecutivo comunitario, haciendo las veces de presentadora del evento. Sola, tras una pequeña mesa, con un 'croma key' como único elemento de escena. Dio paso a cada conexión, a cada video. Lo hizo durante tres horas. Y con una señal en directo en la que el realizador fue incorporando puntualmente un contador de miles de millones a la derecha de su imagen televisiva.

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, este lunes durante la iniciativa planetaria para recaudar fondos para la lucha contra el coronavirus.

El contador marcaba '4.175.000.000 de euros'  a las 15:41 horas. Subía '5.011.000.000 de euros', pasadas las cuatro de la tarde… '5.430.000.000' a las cinco. Y así hasta llegar a los 7.400 millones a las 17:56 horas (100.000 menos de los que se habían planteado en los últimos días como reto… por aquello del redondeo). Con todo, «un primer paso». Lo asumía como tal la propia Von der Leyen nada más empezar. Y lo corroboraba el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, al establecer la cota óptima: «para conseguir que la vacuna llegue a todas las personas, a todos los lugares, se necesitará cinco veces más esa cantidad».

La ronda de aportaciones la abrió la propia Comisión Europea con un compromiso de mil millones. Y a partir de ahí fue sumándose el resto. Las primeras conexiones fueron con París y Berlín. Emmanuel Macron, que demandó que la vacuna sea «un bien público mundial», anunció un desembolso de 500 millones. Angela Merkel, que definió la iniciativa como «un gesto de esperanza», comprometió 525 millones. La canciller no dudó en lamentar que en la lucha contra la pandemia (que ha contagiado a más de 3,3 millones de personas y se ha cobrado 230.000 vidas en todo el mundo) «no siempre hemos colaborado tan estrechamente como debíamos».

762 millones llegaron desde Tokio, 551 anunció Justin Trudeau, primer ministro de Canada, Giuseppe Conte (140 millones), Antonio Costa (Portugal), diez millones de euros más. Y Noruega, 188. Pedro Sánchez, en su conexión en directo aportó 125 millones. En su intervención apeló a «recuperar lecciones aprendidas y salir de la crisis sin dejar a nadie atrás» e incidió en que la Covid-19 «nos hará más daño cuanto menos unidos estemos».

El premier británico, Boris Johnson, recordó en su mensaje grabado que el personal sanitario ha conseguido «salvar muchas vidas, entre ellas, la mía» y destacó a su país como uno de los mayores donantes en la investigación, desarrollo y fabricación de forma masiva de la vacuna. Desde Bélgica, 28 millones, Kuwait sumó 36, Eslovenia 30 millones más.

El mandatario Recep Tayyip Erdoğan hizo más hincapié en que Turquía ha puesto «a disposición de 58 países suministros médicos, desde mascarillas a respiradores». Y Pekín insistió en la misma línea (envío de 24.000 millones de mascarillas a todo el planeta, suspensión de devolución de deuda a países con dificultades, aportaciones millonarias a la OMS, etcétera).

«Hemos comprometido 7.400 millones de euros para vacuna, diagnósticos y tratamientos en una cooperación mundial sin precedentes», subrayó Von der Leyen al término de la Conferencia de donantes. «Ha sido solo un sprint, por delante nos queda un maratón», añadió. Incluso le dio el toque final al 'telemaratón' al anunciar en directo la aportación de un millón de euros «que acaba de hacer» la cantante Madonna a la lucha global contra la pandemia. «Manténganse conectados», lanzó en su despedida.

Han sido múltiples los llamamientos a que la lucha contra la pandemia se haga bajo los preceptos de la ciencia abierta y de acceso libre para garantizar su distribución universal. El último se produjo ayer cuando el Papa Francisco demandó “garantizar el acceso universal a las tecnologías esenciales que permitan a cada persona infectada, en todas las partes del mundo, recibir el tratamiento médico necesario».

Medidas que propone el sector de iluminación

Por otra parte, Lighting Europe, la asociación que representa a la industria de la iluminación en Europa, y de la que Anfalum (la Asociación Española de Fabricantes de Iluminación) es el único socio español, ha dirigido una carta a la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en la que el sector se pone al servicio de esta institución comunitaria "para impulsar juntos la recuperación económica de la Unión Europea", señalan en un comunicado.

La patronal europea, que aglutina los intereses de 1.000 empresas, de las cuales el 80 % son pymes, recomienda a la Unión Europea dónde priorizar la inversión con vistas a cinco años: en una economía europea verde y digitalizada, con una base industrial que refuerce a las empresas a ser más competitivas, tanto en el mercado interno como a nivel mundial.

De esta manera, la industria de la iluminación formula una serie de peticiones para que sean tenidas en cuenta cuando se supere la pandemia provocada por el coronavirus COVID-19.

1.- Que se mantenga un compromiso con el Green Deal (el Pacto Verde Europeo), abordando la inversión y los fondos que sean necesarios para impulsar la I+D (Investigación y Desarrollo). 

2.- Que se creen más infraestructuras, y que haya un mayor dinamismo a todos los niveles (sociales y económicos), para promover la economía circular y renovar las infraestructuras y modelos productivos para ser más eficientes y sostenibles.

3.- Que e revisen las reglas que crean cargas administrativas. Es decir, centrar los esfuerzos en ayudar a las empresas a mejorar su situación financiera, generar empleo, y así contribuir a la economía europea.

4.- Abordar el impacto que pudiera tener en las empresas europeas la llegada de inversores extranjeros, algo que generaría una posición difícil para mantener puestos de trabajo, innovación y unas reglas del juego comerciales equilibradas para todos los actores.

Sobre la base de estas cuatro medidas generales, Lighting Europe solicita a Von der Leyen "que sea valiente, y que fije objetivos realistas y alcanzables que fomenten unos buenos cimientos para retomar la competitividad de la industria de la iluminación europea".

Según informa Anfalum, tanto la Asociación de Fabricantes española como Lighting Europe "están preparadas para contribuir con toda la experiencia empresarial y técnica, y con datos objetivos de impacto económico, pero, sobre todo, ofrecen a la Unión Europea su compromiso para seguir invirtiendo en Europa, para generar empleo, valor y crecimiento, en una situación como la que vivimos sin precedentes".

De interés

Artículos Relacionados