lunes,29 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaEuropa se ceba en multas a Google y olvida a Microsoft y...
4.340 millones de euros tras los 2.424 del año pasado

Europa se ceba en multas a Google y olvida a Microsoft y Apple, que también se forran en España

Redacción
España es, entre los grandes de la Unión Europea, el país de mayor dominio de Google: cerca de 9 de cada 10 usuarios, y aún más en los buscadores. Aunque la autoridad europeo de competencia envió este miércoles un mensaje a Google en forma de multa antimonopolio récord de 5.000 millones de dólares por abusar de su poder de mercado, los usuarios observan entre nosotros con creciente preocupación las prácticas más molestas e incluso menos baratas de Microsoft y Apple, que sin embargo se libran.

Como muestra el gráfico de Statista, Google domina claramente algunos mercados de consumidores europeos y del Reino Unido, el primero de ellos España, donde bate récords. Incluso en áreas donde la propiedad de teléfonos inteligentes Android cae, el motor de búsqueda de Google es utilizado por al menos 9 de cada 10 consumidores, y su navegador es utilizado por cuatro veces más usuarios en todo el mundo que el próximo navegador líder, según datos de StatCounter. Pero en una investigación de 2016, la Comisión Europea concluyó que la forma en que se desarrolló era ilegal.Tras casi tres años de investigación, la Comisaría de competencia anunció este miércoles la mayor multa de la historia de la UE: 4.340 millones de euros por abusar de poder dominante en Android, 

“A muchos usuarios habituales de buscadores y sistemas operativos con ordenador, tabletas o móviles, nos resultan mucho menos invasivas y caras en dinero y tiempo las prácticas de Google que las de Microsoft y Apple“, declararon fuentes del consejo editorial de Ibercampus.es, “por lo que lamentamos que la Comisión no las trate con el mismo rasero, aunque se forran tanto o más en España”.  Pero la Comisión Europea opina que la decisión de obligar a los fabricantes como Huawei, LG, Xiaomi o Samsung a preinstalar por defecto su motor de búsqueda responde a una maniobra para salvaguardar su negocio de publicidad, vulnera los principios de competencia y afecta, finalmente, a los consumidores.

A diferencia del iOS de Apple, la plataforma Android de Google es utilizada púltiples fabricantes de teléfonos inteligentes, uno de los rasgos que la han ayudado a convertirse en el líder mundial en software para dispositivos móviles. La comisión acusó a Google de usar esto en su beneficio al exigir a cualquier fabricante que desee licenciar la tienda Google Play (la tienda de aplicaciones para teléfonos inteligentes Android) que preinstale la Búsqueda de Google y el navegador Google Chrome. También acusó a Google de pagar a los fabricantes de dispositivos para preinstalar la Búsqueda de Google.

La comisaria de competencia, Margrethe Vestager, dijo que esto mostraba cómo "Google usó Android como vehículo para cimentar el dominio de su motor de búsqueda". “Ha incurrido en tres tipos de restricciones ilegales en el uso de Android. Así ha cimentado su poder dominante como buscador. Negando a sus rivales una oportunidad para innovar y competir en sus méritos. Esto es ilegal bajo la legislación europea. Ahora Google tiene que parar", dijo Vestager.

 

Recurso contra esta segunda multa, que no será la última

Google replicó enseguida: "Android ha creado más opciones para todo el mundo, no menos. Un ecosistema pujante, rápidas innovaciones y precios más bajos son distintivos clásicos de una fuerte competencia. Recurriremos la sentencia de la Comisión", dijo un portavoz en un comunicado a la prensa. Poco después Sundar Pichai, CEO de la compañía, escribió que "la decisión [de la Comisión] ignora el hecho que los móviles Android compiten con los teléfonos con iOS", confirmando también la decisión de recurrir la multa.  

Bruselas ya impuso el año pasado al buscador la que era hasta entonces su mayor multa, al sancionarle con 2.424 millones de euros por el caso de los privilegios que concedía a su plataforma Google Shopping. Una plusmarca en forma de sanción que hoy han pulverizado desde el departamento dirigido por Margrethe Vestager. Pero más haya del escozor que supondrá incluir esta cifra en la cuenta de resultados, el problema que se dibuja es si habrá cambios sustenciales en el sistema operativo, con más de un cuota de mercado, para adaptarse a los criterios de la Comisión.

Sin embargo, podría no ser la última. La Comisión Europea todavía acusa a la plataforma publicitaria AdSense de abuso de posición dominante, la misma razón por la que les han multado tanto ahora por Android como el año pasado por su servicio de comparación de compras.

De interés

Artículos Relacionados