sábado,21 mayo 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaDigitalizaciónFondos extranjeros ponen en solfa España
Por su gobierno corporativo y regulación

Fondos extranjeros ponen en solfa España

Redacción
La anunciada mejora en las normas control empresarial y las posibilidades de recuperación española no terminan de despejar la apuesta por España de grandes fondos inversores extranjeros, que han expresado fuertes críticas al gobierno corporativo de las empresas españolas, mientras otros ven a España como el país europeo con más inseguridad jurídica en energía, pese a lo cual empresas como Iberdrola piden la supresión de primas solares.

Ahora que la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), como regulador de los mercados, anuncia reformas en el sentido de que las juntas de accionistas fijarán los sueldos de los administradores, una investigación realizada por Expansión acaba de revelar que tras las críticas de grandes fondos norteamericanos en las últimas juntas de accionistas de empresas como Telefónica, Santander, Banco Popular y Ferrovial se han registrado nuevos actos de presión.

Así, Fidelity ha escrito a sus empresas participadas europeas para advertirles de que votará contra sus informes de remuneración si no mejoran sus prácticas de entrega de bonus a los ejecutivos, mientras que BlackRock envió en septiembre una carta a la CNMV para pedir varios cambios dentro de la revisión que se está realizando del código español de gobierno corporativo. Esta última gestora reclama que aumente el número de independientes en los consejos, entre otras medidas. Al mismo tiempo, una encuesta realizada por BNP entre 700 inversores internacionales señala que la reforma eléctrica está provocando huidas de quienes ya lo consideran el país europeo con más inseguridad jurídica en energía, mientras crece la batalla entre empresas y Gobierno, y algunos de los ejecutivos mejor pagados reitera que deben de acabar las primas a la energia solar.

Tensión eléctrica

Ante la pregunta de ¿en qué país considera que existe más riesgo político para las eléctricas ", el 50% de los encuestados elige España, seguido de Alemania (20%) e Italia (15%), países a los que se refería el pasado fin de semana el reportaje de The Economist sobre cómo perder 500.000 millones de euros, texto de gran interés. Con el 5% aparecen Reino Unido, Francia y Portugal. A la pregunta de ¿qué país ofrece la relación riesgo/rentabilidad más atractiva para los inversores en eléctricas ", el 0% eligen España y Finlandia.

 
La tensión crece a medida que se tramita la reforma eléctrica. Ayer, el Congreso aprobó otra prórroga (ahora hasta el 19 de octubre) para presentar enmiendas a la ley eléctrica. Las empresas arremeten unas contra otras y todas contra el Gobierno, acusándose unos a otros de causar el déficit de tarifa. Horas antes, Ignacio Sánchez Galán,  comparó el déficit de tarifa con un cáncer y dijo si tenemos un 5% de la energía [las solares] que cuesta el 20% de la factura, podemos sacar sangre al resto del cuerpo con lo que terminaremos matándolo". Protermosolar contestó que la "sobreretribución" de costes de la energía nuclear y la hidráulica representa más de 2.000 millones de euros al año al sistema, y que el negocio regulado de la distribución ha sido determinante en el volumen de déficit de tarifa alcanzado en los últimos 10 años, camino de alcanzar los 30.000 millones de euros. En 2013 ya no iba a producirse más déficit pero el ministro Soria ha reconocido que podría haber otros 3.000 millones más. Pero ahora la pelea es determinar quién paga ese agujero adicional, y dice Expansion que su secretario de Energía, Alberto Nadal, añadió ayer más confusión.

Este mismo periodico sacaba el lunes otro interesante reportaje (Los grandes fondos de EEUU se rebelan) con las críticas al gobierno corporativo español de que las gestoras BlackRock, Fidelity, Franklin Templeton, JP y Morgan Asset Management. Tras recordar voto de protesta que sufrieron algunas compañías del Ibex 35 en sus juntas de accionistas de 2013 (casos de las propuestas formuladas a sus accionistas por los consejos de Telefónica, Santander, Banco Popular y Ferrovial), este año se han unido inversores europeos tradicionalmente sensibles a los modelos de gestión de sus participadas como el fondo soberano de Noruega, el plan de

pensiones holandés PGGM y las firmas británicas Aviva Investors, BT Pension Fund y F&C Asset Management).

Recuerda casi todos los incidentes, entre ellos que fondos de BlackRock se pronunciaron contra el informe de remuneración de los consejos de Telefónica y Repsol, contra el plan de opciones sobre acciones de Ferrovial, contra la reelección de consejeros en ACS y contra la autorización solicitada por Banco Popular para emitir bonos convertibles. Además,  fondos de Fidelity Investments (rama estadounidense de la gestora) se opusieron a la reelección de cuatro consejeros de Banco Santander y otros cuatro de Repsol, y rechazaron los informes de remuneración de Gas Natural y Grifols. Fidelity Worldwide (que maneja los fondos de la firma fuera de EEUU) rechazó los informes de remuneración de Repsol y Telefónica. JP Morgan Asset Management se manifestó contra varias propuestas en las juntas de Acciona, ACS, Banco Sabadell, Ferrovial, Mapfre y Telefónica. BNY Mellon votó contra la reelección del presidente de BBVA. Las gestoras Franklin Templeton, Goldman Sachs Asset Manage ment y Vanguard Group se unieron a la contestación que recibieron varios puntos del orden del día en la junta de Telefónica.

Según el mismo diario, la revuelta de esos grandes fondos explica que el nivel de votos en contra y abstenciones en las juntas de varias grandes empresas y bancos se moviera entre el 20% y el 40% del capital, cuando hasta hace unos años era residual. En el lado positivo, los consejos de Repsol e Inditex tuvieron menos opositores que el ejercicio pasado.

Ejecutivos mejor pagados

Aunque alguno de ellos ha bajado de los casi 15 millones de euros cobrados por todos los conceptos algún año reciente, los principales directivos españoles ganaron en 2012 según los últimos datos públicos lo que sigue:

  • Julio Linares (Telefónica): 33,33 millones de euros.
  • Joaquín Ayuso (Ferrovial): 10,35 millones de euros.
  • Ángel Cano (BBVA): 9,67 millones de euros.
  • Pablo Isla (Inditex): 9,41 millones de euros.
  • Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola): 9,21 millones de euros.
  • Alfredo Sáenz (Banco Santander): 8,23 millones de euros.
  • Antonio Brufau (Repsol): 7,63 millones de euros.
  • César Alierta (Telefónica): 7,40 millones de euros.
  • Ana P. Botín (Santander): 5,15 millones de euros.
  • Francisco González (BBVA): 5,13 millones de euros.

De interés

Artículos Relacionados