miércoles,17 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioGobernanza económicaEconomía y empleoFrenada la privatización de los servicios de empleo
La reforma liga los fondos a las mejoras en la inserción

Frenada la privatización de los servicios de empleo

Redacción
Tras largos meses de preparativos, el Gobierno aprobó ayer la reforma de las políticas de empleo, para acelerar y facilitar al máximo la reincorporación de los parados al mercado de trabajo y ligar el traspaso de fondos a las comunidades autónomas a mejoras en la inserción laboral. Desde 2015, seis de cada diez euros se transferirán a las autonomías en función de los objetivos conseguidos. Los servicios no llegan a privatizarse como se planteaba al principio. Habrá una cartera común de servicios

La reforma se concreta en un paquete de medidas que incluyen Estrategia Española de Activación para el Empleo 2014-2016, el Plan Anual de Política de Empleo 2014,  la distribución de más de 1.200 millones de euros a las comunidades autónomas para políticas activas, y la cartera común de servicios del sistema de empleo y el reparto de los 1.252 millones de euros de las comunidades autónomas. Al tratarse de una competencia transferida, su gestión recae en las autonomías, pero su financiación depende del Estado. La reforma es más moderada de lo proyectado porque al empezar la pasada primavera los sindicatos exigen parar la privatización del servicio de empleo, aunque todavía este verano se dieron algunos paseos en esa dirección, pese a las denuncias sindicales de que el Gobierno está desmantelando los servicios de empleo.

En rueda de prensa tras la reunión, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, subrayó que con este modelo de vinculación de fondos a resultados. "España "da un paso más y se sitúa a la vanguardia europea". "Ningún país del entorno europeo, ni siquiera Alemania, vincula los fondos del año siguiente a resultados", subrayó.

La ministra, además, hizo hincapié en que el conjunto de medidas busca "acelerar la transición del desempleo al empleo" mediante acciones más eficaces, además de ofrecer a trabajadores y empresas servicios de calidad. Báñez resaltó que la Estrategia de Activación para el Empleo 2014-2016 persigue entre sus objetivos mejorar la empleabilidad de los jóvenes y cumplir con la Garantía Juvenil, pero también busca favorecer a colectivos especialmente vulnerables como los parados de larga duración y los mayores de 55 años. Para la ministra, 2014 ha sido el "mejor arranque" en términos de empleo, al tiempo que recordó que con crecimientos moderados del PIB se crean puestos de trabajo.

Reacciones sociales

Por otro lado, la secretaria de empleo del PSOE, Mari Luz Rodríguez, dijo ayer que el plan de empleo aprobado es "una declaración de intenciones políticas", además de preguntarse "dónde están las medidas excepcionales" anunciadas por el Ministerio de Empleo. Para UGT, las medidas son "claramente insuficientes" para reactivar el empleo, por lo que ha pedido la puesta en marcha de una nueva prestación o subsidio para parados en situación de necesidad. Por su parte, Cepyme, tras valorar el impulso del Gobierno, reclamó medidas más ambiciosas de apoyo a las pymes.

Ineficaces servicios públicos de empleo (LA VANGUARDIA):  "La estrategia es muy ambiciosa en sus objetivos. Del conjunto de actuaciones destaca la reforma de la formación profesional. Ésta debería dejarse en manos de las propias empresas, o de los gremios".  “ Los Servicios Públicos de Empleo gestionan muy bien el seguro de paro y los subsidios, pero no han servido para efectuar una eficaz intermediación laboral, ni una orientación adecuada, para facilitar trabajo a los parados. Difícilmente cambiarán con una mera reforma de normas administrativas, de reglamentos y de burocracia. La idea inicial del Gobierno de privatizar estos servicios, ahora aparcada por presiones de los sindicatos, que responden más a principios ideológicos que pragmáticos, era y es lo que se necesita para reactivar la intermediación laboral. Igualmente la formación profesional debería dejarse en manos de las propias empresas, o de los gremios y asociaciones sectoriales, que son los más interesados en disponer de personal bien preparado”."Bueno es el empeño que demuestra la ministra Báñez de mejorar los servicios públicos de empleo, pero es una lástima que se pierda el tiempo y se dilapiden esfuerzos en el objetivo de emplear a los más de cinco millones de parados que hay en el país".

Las políticas de empleo van por buen camino (ABC): "Resultaba esencial mejorar el funcionamiento de los servicios de intermediación laboral para acelerar y facilitar al máximo la reincorporación de los parados al mercado de trabajo, y muy especialmente de los colectivos específicos por parte de cada comunidad autónoma". "Al tratarse de una competencia transferida, su gestión recae en las autonomías, pero su financiación depende del Estado". "Además, el Gobierno también refuerza los mecanismos de fiscalización para evitar un uso fraudulento o indebido de los fondos por parte de las autonomías, al tiempo que garantiza una cartera común de servicios de empleo distinto".

De interés

Artículos Relacionados