viernes,3 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadGabilondo, abierto a pactar para gobernar Madrid contra la "inequidad"
Respaldado por el 94% de los afiliados del PSM

Gabilondo, abierto a pactar para gobernar Madrid contra la «inequidad»

Redacción
El ex ministro de Educación Ángel Gabilondo inició este domingo su campaña con el anuncio de que defenderá un proyecto contra la inequidad, "con voluntad de mayorías", y dispuesto a pactos post-electorales con "dimensión social de la economía". No dijo si mantendrá el programa elaborado con participación de casi un centenar de profesores, muchos de ellos también independientes, aprobado en la convención del PSM el fin de semana anterior, aunque medios socialistas aseguran que sí.

El también ex rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), donde da clases de Metafísica en la Facultad de Filosofía y Letras hizo una declaración ante la prensa para subrayar que asume el reto sin condicionantes previos y esas voluntades, tras recibir el respaldo del  94% de los afiliados del PSM en la consulta de urgencia convocada tras cesar Pedro Sánchez en nombre de la ejecutiva a Tomás Gómez. Dijo apostar por un gran proyecto para la Comunidad, de políticas públicas, de reconstituir la democracia. Abogó por conseguir "un pacto intergeneracional". No descartó pactos con nadie, tras indicar que no baja a la arena política para "descalificar" al adversario, sino a combatir unas ideas liberales a las que "les da los mismo la equidad o la inequidad", porque piensan que "el que vale mucho sale adelante sin ayuda". 

El exministro no descartó posibles pactos tras las elecciones, pero reiteró que lanza su proyecto con "voluntad de mayorías", tras conocerse la encuesta de EL PAÍS indicando que será necesario un pacto de tres grupos. Afirmó que los partidos deben estar al servicio de la sociedad y no la sociedad al servicio de los partidos, para luego alabar el trabajo desinteresado de miles de militantes socialistas, aunque dijo que él entiende que "hay muchas maneras de defender unas ideas" y una de ellas es hacerlo desde fuera, como independiente que es y seguirá siendo. 

Preguntado por el PP y por Podemos, se mostró de acuerdo con algunos de los análisis que realiza el partido de Pablo Iglesias, como "la denuncia de muchos abusos cometidos", pero en contra de otras ideas como que renieguen de la transición o de la Constitución. Gabilondo proclamó cuatro ejes para construir su alternativa: lograr "una dimensión social de la economía", la "defensa de las políticas públicas", unas "instituciones justas" y la "lucha contra la inequidad". 

Hasta el mediodía del sábado Gabilondo no dio el sí al presidente de la gestora del PSM, Rafael Simancas, después de conocer que el 94% de los afiliados en Madrid le habían dado su respaldo. Quiere contar con Pedro Zerolo, quien ha obtenido un apoyo testimonial entre la militancia, pero su pacto dice ser “con los ciudadanos”. Preguntado sobre la encuesta de EL PAÍS que muestra una división del electorado que obligará a quien quiera gobernar a pactar con otras dos fuerzas, el catedrático ha señalado que es "defensor de los consensos" pero que estos "deben forjarse sobre propuestas". "Si los ciudadanos mandan un mensaje claro, lo sabremos leer", ha asegurado. 

Lo primero, los vulnerables

Lo primero será atender a los que están en situación de mayor vulnerabilidad, un objetivo que no depende de que "las personas estén en un partido o en otro; trabajaremos por los ciudadanos, no para destruir", ha añadido. “Tengo profundísimas convicciones, muy arraigadas a la S, que está en las siglas de este partido, en lo social y en la sociedad", ha asegurado. 

El exrector de la UAM dijo que su decisión de encabezar la lista de los socialistas madrileños a las elecciones autonómicas del próximo mayo tras la destitución de Tomás Gómez y su dirección se produce en un momento difícil, pero la situación social y de los servicios públicos, y el "doloroso e implacable desempleo", le han movido a decir sí al PSOE en un "gesto afirmativo contra la resignación". Sea el que sea el resultado, seguirá en el proyecto mientras quiera el partido. Sus primeras palabras fueron textualmente las que siguen:

“Digo sí. Sí a quienes han considerado que puedo ser candidato en la Comunidad de Madrid. Sin condiciones. Digo sí con convicciones. Es tiempo de abordar la actual situación conjuntamente, muy en especial la difícil de tantos que se encuentran en peores condiciones de vida o en una enorme vulnerabilidad, mientras se debilitan o se desconsideran las instituciones, que habrían de estar destinadas fundamentalmente a lograr afrontar las coyunturas de mayor indefensión, combatiendo la falta de equidad.

Me llaman para tratar de abordar con tantos madrileños y madrileñas el momento presente, y digo sí. Sí al Partido Socialista que me lo propone, a quién agradezco su propuesta. Es un sí muy concreto que alcanza a todos y cada uno, a todas y cada una de sus militantes, con independencia del puesto que ocupen en la organización. Y soy bien consciente de la responsabilidad que cada quien ha asumido. Y no hace falta citar nombres. Y digo sí a tantos otros que me han animado a decidir y me han ofrecido su confianza. Sólo por eso tiene sentido este sí. Sí a cuantos creen en una dimensión profundamente social de la economía y de la política y están dispuestos a luchar por fortalecerla.

Este sí ni se produce en la mejor de las coyunturas, ni es fácil, ni es cómodo, ni para mí ni para nadie, pero en el corazón de tantas complejidades es un privilegio -extraño privilegio, dirán ustedes-, tratar de articular una propuesta consistente, abierta y comprometida para Madrid, Comunidad en la que vivo hace 40 años, en la que han nacido y crecido mis hijos y cuyo nombre está en la Universidad a la que tanto quiero y de la que formo parte.

Agradezco a los militantes, y muy singularmente a quienes han considerado que han podido ser compañeros de viaje en esta decisión. Y me dirijo a Pedro Zerolo, a quien considero referencia de un proyecto para Madrid y con quien deseo proseguir e impulsar los caminos que ha abierto junto a tantos. No es una tarea individual. Hay asuntos que sencillamente merecen ser de otra forma, algunos incluso intolerables y sólo conjuntamente podremos resolverlos. Para ello considero indispensable las políticas públicas y las instituciones justas. Sólo la labor consistente y coordinada de los madrileños podrá impulsar un proyecto inclusivo y sostenible, en todos los sentidos de esta palabra.

Pensar en las condiciones socioeconómicas de quienes están en situación de pobreza en tantos sentidos, de quienes son víctimas de la acción abusiva de otros, al perder su trabajo o su hogar, me obliga a no eludir este desafío. Sanidad, Educación, Investigación, Universidad, Políticas Sociales, Cultura, y en especial el doloroso e implacable desempleo, o el subempleo, o el empleo sin calidad y sin espacios adecuados y condiciones para hacer valer los argumentos y razones laborales. Eso me mueve a decir sí.

Este gesto, aparentemente insensato, es bien consciente y decidido, es una respuesta, un gesto afirmativo contra la resignación. Y con este gesto me convoco con quienes desean una efectiva Comunidad de Madrid de proyección nacional e internacional con un sistema productivo consistente y justo. Una Comunidad para la incorporación, para la diversidad, ha de ser una comunidad de hospitalidad y Madrid lo es y ha de serlo más. Nadie sobra aquí, nadie. No nos eliminemos ni descalifiquemos. La emergencia de otros modos de hacer, de tanta gente joven preparada y dispuesta, no siempre con oportunidad, el paso firme y decidido de ellos a espacios políticos de compromiso, merece todo nuestro respeto y toda nuestra consideración. Y sin ningún tipo de paternalismos. Pero no debemos olvidar la labor realizada hasta ahora por tantos otros. Para afrontar el reto es imprescindible un verdadero pacto intergeneracional.

Ofrezcamos propuestas solventes, claras y concretas; y, de acuerdo a nuestras convicciones, trabajemos por ellas, por los ciudadanos, por las ciudadanas, y no para desalentar, o para destruir, o para desincentivar. Hay y habrá conflictos, siempre los hay en una sociedad viva y dinámica, pero los hemos de resolver, de dilucidar por cauces democráticos. Precisamente, es indispensable restituir la democracia, o más exactamente, reconstituir la democracia como una tarea decisiva y no es una cuestión lateral para ninguna comunidad. Estoy dispuesto. Estoy aquí porque estoy dispuesto. Y digo sí. Dispuesto con muchos. Y continúo mi labor, la que he hecho siempre, modestamente, como tantos madrileños y madrileñas. Esta vez en un nuevo lugar público, como siempre, social, como siempre, y político, como siempre. Pongámonos a la tarea de ofrecer un proyecto viable y socialmente responsable y nunca dejemos de agradecer a quienes la vienen realizando. Digo sí para impulsarla. Y hemos de lograrlo y vamos a trabajar para conseguirlo”. 

Necesidad de acuerdo entre tres partidos, según Demoscopia 

El panorama político que refleja la encuesta elaborada por Metroscopia para EL PAÍS el pasado 20 de febrero sobre la intención de voto en la Comunidad de Madrid es inédito desde las primeras elecciones en la autonomía en 1983, según destaca el propio diario. Por primera vez, ningún partido supera la barrera del 30% de apoyos, lo que obligaría a formar, al menos, una triple coalición tanto a la derecha como a la izquierda.

El PP, según Demoscopia, "se hunde" hasta el 28% de votos y pasaría de 72 a 38 escaños, aunque sigue siendo el partido más votado. Podemos, con el 24,6% y 34 diputados, sería la segunda fuerza. Ciudadanos irrumpe con un 15,8% y sentaría en el Parlamento regional a 21 candidatos, acercándose al PSOE, que recibe un 17% de los votos y pierde 13 parlamentarios (de 36 a 23). Así las cosas, la gobernabilidad de la Comunidad dependería por tanto, de los resultados de otras dos formaciones. IU y UPyD rozan el 5% de los respaldos, el mínimo indispensable para entrar en la Asamblea de Madrid. El candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, es el mejor valorado por los encuestados. Los que peor, Juan Carlos Monedero (Podemos) y Tania Sánchez.

Documentos relacionados

Audio Gabilondo digo sí para impulsar un proyecto viable para Madrid (OTROS,1.63 MB)

Audio Gabilondo digo sí sin condiciones, digo sí con convicciones (OTROS,1.81 MB)

De interés

Artículos Relacionados