miércoles,26 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaGomendio insiste en que las tasas universitarias son muy baratas tras subirlas...
El PSOE la acusa de reconocer el fracaso de su política

Gomendio insiste en que las tasas universitarias son muy baratas tras subirlas un 80%

Redacción
La secretaria de Estado de Educación, Formación Profesional y Universidades, Montserrat Gomendio, aseguró ayer que un sistema de préstamos a estudiantes sería positivo para ayudar al crecimiento de las universidades, tras decir que las tasas universitarias son baratas, en un debate donde el PSOE dijo que el Gobierno reconoce la subida del 80,8% en las tasas universitarias y que se han reducido en un 12,17% las becas.

Gomendio se mostró favorable a implantar un sistema de préstamos universitarios paralelo al sistema de becas asegurado que contribuiría al crecimiento del sistema universitario. Pero en su intervención en la Comisión de Educación en el Congreso dijo que no pretende "plantear una respuesta o solución concreta". Y se mostró "preocupada" por las críticas a sus recientes declaraciones en las que definía el sistema universitario en términos económicos como una "ecuación imposible".

La número 2 del ministro Wert insistió en que únicamente ha planteado las deficiencias del actual modelo que, a su juicio, se centran en un modelo de financiación que no promueve la calidad docente ni la calidad investigadora, y el "desajuste" entre la formación que se imparte en la universidad y su actividad académica e investigadora con las necesidades de las empresas y de los puestos de trabajo en que pueden "integrarse" quienes estudian una carrera.

Respondía así a la pregunta de la diputada socialista Angelina Costa, que había pedido explicaciones a la secretaria de Estado sobre «sus insólitas e incongruentes declaraciones sobre la premisa de que el sistema universitario es insostenible». Gomendio lamentó que la mera llamada a iniciar un debate sobre la financiación de la universidad genere «tal nivel de críticas». «El planteamiento que hacemos desde el ministerio no entiendo cómo puede plantearse como un proceso de privatización», aseveró la secretaria de Estado.  «Entendemos que el crecimiento de la universidad pública es algo bienvenido y que tiene que continuar, pero no a expensas de la calidad de la educación». Insistió en que, puesto que la mayoría de estudiantes del país están dentro de la educación pública, las medidas que han implantado durante la legislatura «han ido encaminadas a mejorar su calidad».

Cuando calificó el sistema universitario español de «ecuación imposible», explicó Gomendio, no solo se refería a éste en términos económicos. «La formación que reciben los estudiantes no les está dando la ventaja que tienen otros países de nuesto entorno», agregó.

El portavoz del grupo catalán en el Congreso y diputado de CiU, Martí Barbera, pidió a la secretaria de Estado que las becas que el Gobierno pretende implantar a partir del curso que viene para que titulados universitarios con buen expediente académico realicen tareas de apoyo escolar sirvan también para reforzar la asignatura de catalán.

Interpelación y respuesta de Gomendio

Por su parte, el PSOE señaló que el PP “se lava las manos” ya que este hecho se debe la libre decisión de la Comunidad. Pero según Lavilla “el Gobierno reconoce la subida del 80,8% en las tasas universitarias”, tras apuntar a que se han reducido en un 12,17% las becas.

Este diputado del PSOE por Soria preguntó a Gomendio por la “desigualdad” que provocan las medidas del PP en materia de becas. Una cuestión que ha desarrollado “especialmente para los territorios, como Soria, que tienen una menor oferta universitaria y las familias tienen que costear los gastos de residencia de sus hijos cuando salen fuera”.

Recordó Lavilla el “incumplimiento y por tanto suspenso del Gobierno” en sus obligaciones constitucionales con el Parlamento, al vulnerar los plazos de respuesta y también en “evitar contestar a los efectos que generan los recortes y medidas” aprobados que aunque la gestión educativa “corresponda a las Comunidades Autónomas, puesto que la gestión es una cosa y otra bien distinta es conocer los datos, los efectos de sus propias políticas. “No pueden aprobarse decretazos y luego lavarse las manos, como diputado que soy por la provincia de Soria, a pesar de su programa electoral, que prometieron de todo y no han cumplido nada, tengo derecho a conocerlo”, precisó.

También recordó Lavilla a Gomendio que las becas ayudan a permitir estudiar y compensar desigualdades, y ha recalcaldo hechos como la subida de las tasas universitarias un 80,8 %, así como la bajada en las becas en un 12,17. Por ello, ha manifestado que de este modo “se perjudica a las personas menos favorecidas, puesto que suponen trabas, obstáculos y trincheras para que puedan terminar sus estudios” al igual que a los territorios que disponen de una menor oferta universitaria, “dado que las familias tienen que costear el 100 % de los gastos de residencia en otra ciudad”, ha remarcado finalmente.

La secretaria de Estado resaltó que, en sus intervenciones "ha comparado o descrito distintos modelos pero no ha mostrado su preferencia por ninguno" y ha criticado las reacciones a sus declaraciones alegando que "no entiende" que se concluya que aboga por un sistema como el de Estados Unidos.

"El planteamiento que hacemos desde el ministerio no entiendo cómo puede plantearse en forma alguna como un proceso de privatización, sino que entendemos que el crecimiento de la universidad pública es algo bienvenido y que tiene que continuar pero no a expensas de la calidad de la educación". "Todas las iniciativas que ha puesto en marcha el ministerio han ido encaminadas a mejorar la calidad de la educación pública, que es donde está la mayor parte de los estudiantes", dijo.

Por el contrario, la diputada del PSOE Angelina Costa ha criticado que si la universidad española necesita un nuevo sistema de financiación, se debe a que "ha retrocedido 20 años por los recortes del PP". Para la diputada socialista, a los responsables de Educación "les molesta" la alta tasa de acceso a la universidad que existe en España y ha subrayado que dicha tasa es posible "porque las becas hasta ahora eran un derecho".

Sobre los niveles de estudiantes becados de otros países, Gomendio precisó que muchos de aquellos que, según los informe internacionales tienen un mayor número de becados en la universidad se debe a que estos tienen implantado un sistema de préstamos universitarios, además de las becas, y figuran como estudiantes que reciben ayudas.

Para ella, es "un logro" de España el que su tasa de estudiantes que acceden a la universidad "ha crecido más rápido que la de otros países y se sitúa por delante de otros países", pero ha insistido en que "para que esta tendencia de crecimiento continúe hay una tensión que habrá que solucionar de alguna forma", en referencia a la sostenibilidad económica de la universidad.

De hecho, ha asegurado que, cuando se refirió a la "ecuación imposible" de la universidad, lo hizo no solamente en términos económicos sino al hecho de que las actuales titulaciones no satisfacen las expectativas de los universitarios en términos de empleabilidad.

En este sentido, ha asegurado que el impacto de la crisis económica sobre los titulados universitarios ha sido "desproporcionado" con respecto al que ha tenido sobre los egresados universitarios de otros países debido a que el sistema universitario español no aporta el mismo nivel de competencias que los de otros países de la OCDE. "La formación que están recibiendo no les está dando la ventaja que tienen los sistemas de países de nuestro entorno. La crisis juega un papel, pero ha tenido un impacto desproporcionado con respecto a otros países", ha indicado.

De acuerdo con estudios internacionales citados por la secretaria de Estado, los graduados universitarios españoles tienen un nivel de competencias "muy inferior" al de los graduados españoles, y ha apuntado, por otro lado, que "el master tampoco parece la solución porque los titulados de master españoles también tienen un nivel de competencias inferior al de los graduados europeos".

"El efecto de este modelo sobre los alumnos es que, entre los universitarios egresados de grado y master, menos de un 50% están afiliados a la Seguridad Social tras un año y solamente el 64% tras cinco años", ha defendido. Así, ha asegurado que, dentro del 64% afiliado a la Seguridad Social tras cinco años "la mayoría de los titulados en el área de ciencias sociales, que es la que estudian más de la mitad, el empleo que tienen es de baja cualificación, equivalente a los trabajos manuales".

Pese a que en términos totales los graduados universitarios españoles tienen una tasa mayor de empleabilidad que aquellos que solamente tienen el nivel de enseñanza obligatoria, Gomendió aclaró que "el riesgo de desempleo para un universitario es mayor que el de otros niveles educativos", ha asegurado.

De interés

Artículos Relacionados