viernes,1 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODS"Grandes universidades, grandes países"
Emilio Botín y la Universidad

«Grandes universidades, grandes países»

universia
El progreso de las sociedades está directamente relacionado con la investigación y la innovación, áreas en que las universidades juegan un papel importantísimo. El presidente del Grupo Santander, D. Emilio Botín asegura que el futuro de una sociedad está en su Universidad.

En la segunda jornada del encuentro "Las Universidades y la Sociedad del conocimiento", organizado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas, D. Emilio Botín aportó la visión del mundo de la empresa respecto de las Universidades destacando su papel complementario. "La competitividad de las empresas descansa sobre la calidad de su oferta y la generación de nuevas ideas. Esto significa que la formación de los estudiantes, a cualquier nivel y edad, tiene que aportar algo más que conocimientos y capacidad de asimilación", señaló Botín.

Grandes ambiciones

Desde siempre los grandes países han tenido grandes universidades y las grandes universidades han sido a su vez factor de construcción de grandes países. Pero en la nueva sociedad del conocimiento en la que vivimos, a la Universidad se le exige más, no sólo que genere amplios y excelentes resultados de investigación básica, para acceder a nuevas ideas, procesos y descubrimientos, sino que además, ésta tenga una aplicación concreta en el menor tiempo posible.

España ha demostrado su ambición por ser un gran país. Una nación con un peso relevante en la economía globalizada. Un país competitivo en una Europa ampliada, con un sector empresarial dinámico y capaz de generar empleo de forma sostenida.

Respecto a la Universidad el presidente del Grupo Santander comenta: "Creo sinceramente, que la Universidad ha estado a la altura de lo que se esperaba de ella". "Mi valoración se basa -continúa- en un conocimiento personal de la universidad española, que he adquirido a través de la colaboración que el Grupo Santander ha mantenido con el sector universitario desde hace ocho años".

Universidad española

"Como universitario, como empresario y como español me siento orgulloso de nuestra universidad; de su evolución en estas últimas décadas; de sus instalaciones e infraestructuras; de sus inquietudes sociales y científicas; de su internacionalización creciente y de su calidad docente e investigadora", comenta Botín.

Es cierto que los últimos veinte años se ha duplicado el número de universidades y el de jóvenes que cursan estudios universitarios. Se ha más que duplicado asimismo el colectivo de profesores. Se ha incrementado por tres la oferta de titulaciones. Se ha duplicado el gasto en investigación, y se ha triplicado el peso relativo de las publicaciones científicas españolas en el ámbito mundial.

En definitiva, contamos con una universidad equiparable a la de los países más avanzados del mundo: una universidad moderna, científica, crítica y abierta.

Botín concede un sobresaliente a los gestores universitarios, rectores, vicerrectores y gerentes, por administrar con responsabilidad, racionalidad y eficacia, tanto los recursos asignados, como el proceso de democratización, transformación y desarrollo de la universidad española.

Necesidad de aumentar el gasto universitario

Para que la universidad española pueda liderar el progreso cultural, económico y social de la sociedad española queda mucho por hacer.

Todos los estudios parecen indicar que deberíamos ser capaces, de incrementar el gasto universitario en España. En términos de porcentaje relativo del PIB, estamos un 30% por debajo de la media en la Unión Europea. Pero si este ?gap? es importante, las cifras indican que es más significativa la insuficiencia de los recursos que se destinan a becas y ayudas a los estudiantes. En este caso el diferencial es del 50% respecto a Europa. Esta situación, según Emilio Botín, no facilita la movilidad de estudiantes entre universidades españolas, europeas y de toda América, lo que en mi opinión es clave para garantizar nuestro progreso y competitividad futura.

Compromiso de la sociedad

Según Botín, "Si estamos convencidos de que nuestro progreso y competitividad futuras pasan por una educación e investigación de calidad, todos nosotros – y me refiero a los poderes públicos, administraciones, universidades, empresas, organizaciones sociales y ciudadanos en general -, tenemos que colaborar en reducir estas diferencias con Europa y apostar por el futuro de una Universidad abierta a la iniciativa empresarial y al progreso de nuestra sociedad.

Esto se traduce en la transferencia del conocimiento y la investigación desde la universidad a la empresa.

La transferencia del conocimiento: principal desafío

Uno de los principales retos que tiene Europa y especialmente España, es sacar la ciencia y la tecnología del laboratorio, de la universidad, e incorporarla a la actividad económica y empresarial lo más rápidamente posible, convirtiéndola en motor del crecimiento económico.

Es un hecho que la mayor parte de la investigación que se hace en España y especialmente la investigación experimental, se realiza en el ámbito universitario.

En los últimos años el nivel de los investigadores españoles en distintas disciplinas ha mejorado significativamente. Y hoy no es difícil encontrar aportaciones científicas españolas importantes en las más prestigiosas revistas del mundo.

La vitalidad del sistema español de ciencia y tecnología, y de la propia universidad española desde el punto de vista de la producción científica, queda demostrada si tenemos en cuenta que la contribución española a la producción científica mundial ha pasado de representar el 1,21% en el período 1984-89, al 2,6% en el 2002, ocupando el octavo puesto en el ranking internacional.

Sin embargo, la transferencia de los resultados de esas investigaciones a la sociedad, y dentro de ésta al mundo empresarial, es aun muy limitada tanto en España como en el resto de Europa.

La universidad española ha dado muestras importantes en los últimos años de que está preparada y motivada para superar este desafío, pero todavía hay mucho trabajo por hacer si queremos que se constituya en un agente directo de desarrollo económico y social a través de la investigación básica y aplicada, y de su apuesta emprendedora.

El presidente del Grupo Santander finalizó su discurso implicando al resto de los agentes sociales – a las empresas y a las administraciones públicas- como colaboradores directos para alcanzar el reto del sistema universitario español.

Formación Permanente

Por su parte Rodríguez Zapatero, destacó en este encuentro la importancia de la formación contínua y de la vinculación de la enseñanza con la investigación.

De la universidad española dijo que es la institución más preparada para asumir los retos de la sociedad del conocimiento, siempre que sea una universidad abierta. "El saber y el conocimiento no pueden ser fuente de discriminación" aseguró.

Objetivos de la Universidad del futuro

Zapatero señaló como retos de esta institución, entre otros, garantizar la igualdad de oportunidades, liderar el espacio iberoamericano, y lograr la plena integración en Europa.

De interés

Artículos Relacionados