viernes,19 agosto 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadPolíticas y ODSHacienda, dispuesta a negociar la fiscalidad de los despidos
Rajoy: la reforma baja la carga a todos los pensinistas

Hacienda, dispuesta a negociar la fiscalidad de los despidos

Redacción
Hacienda dejó ayer la puerta abierta a la "posibilidad de analizar" con los sindicatos la nueva tributación de las indemnizaciones por despido, criticada hasta por ABC. Al mismo tiempo, las primeras estimaciones cruzadas de los diversos impactos indican que la rebaja fiscal "será de 20 euros al mes en 2015 para rentas medias". Mariano Rajoy afirmó en el Senado que "no hay ninguna nueva reforma del sistema de pensiones en la agenda y la reforma fiscal baja los impuestos a todoslos pensionistas".

"El Gobierno está dispuesto a escucharlos", dijo el secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre, que precisó que las novedades fiscales sólo supondrán un cambio para el 20% de los despidos y que quienes cobren menos de 20.000 euros al año no pagarán IRPF por este concepto. Según Ferre, la medida obedece a "una razón de justicia tributaria" y explicó que Hacienda ha detectado que salidas pactadas entre empresa y trabajadores con sueldos elevados "se han camuflado fraudulentamente" como despido improcedente para evitar pagar impuestos. La ministra de Empleo, Fátima Báñez, también defendió que la reforma es "más equitativa" y calculó que gracias a ella el 80% de despedidos seguirán sin tributar.

La medida ha sido cuestionada con dureza por agentes sociales y expertos, según destaca hoy ABC, que subraya que la tributación planteada en la reforma aprobada el viernes "desincentiva las prejubilaciones y la reestructuración de empresas se complica". EL MUNDO cifra "los ingresos del despido" en 100 millones, "un impacto reducido en la caja de Hacienda". CINCO DÍAS recuerda que "la mayoría de los grandes países europeos gravan los despidos".

Los sindicatos tildaron de "injusta" esta nueva fiscalidad, porque "penaliza doble a los trabajadores despedidos", según el secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer. Para Carlos Bravo, de CCOO, es "un nuevo golpe para los trabajadores que han perdido el empleo" y denunció que "ya van ocho reformas que tienen por objetivo reducir los derechos asociados a la protección por despido". USO advirtió de que la medida "puede afectar de forma muy negativa" a la negociación colectiva.

Por su parte, el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, aseguró que la reforma tributaria estará abierta "al diálogo social, a la opinión y a las aportaciones que quiera hacer todo el mundo" y prometió "debate en el Parlamento", aunque indicó que "habrá que respetar la filosofía de la reforma".

La reforma en la prensa

Los diarios ofrecen hoy algunos cálculos sobre la nueva tributación del IRPF. EL PAÍS indica que la rebaja "será de 20 euros al mes en 2015 para rentas medias". EL PERIÓDICO habla de "cinco medias verdades" y considera que "el discurso oficial con el que Rajoy y Montoro venden la reforma fiscal encubre un buen puñado de matices". Según LA RAZÓN, Hacienda pedirá a las comunidades que rebajen sus tramos de IRPF. CINCO DÍAS analiza el efecto de la reforma en todos los bolsillos y cómo afecta a diferentes productos financieros. Por otro lado, este diario revela que "la lista negra de Montoro tiene 2.000 morosos". Según EL ECONOMISTA, "Rajoy dictó la rebaja fiscal para llegar al 70% de los contribuyentes", mientras hasta el ABC critica editorialmente la fiscalidad de los despidos.

Tributar por el despido es injusto e ineficaz (ABC): La reforma fiscal es "positiva en términos generales", pero incluye "desagradables sorpresas cuya corrección debería abordarse cuanto antes". Es el caso de la nueva tributación sobre las indemnizaciones por despido. Ese "castigo fiscal carece de justificación". "No se trata de una renta al uso, sino de una indemnización compensatoria, legal y perfectamente estipulada, cuya cuantía se incluye de forma implícita en la masa salarial por la que ya tributa el trabajador". Además, "resulta poco ético y estético que el Fisco se beneficie de la adversidad ajena". "Resulta inaceptable que el trabajador tenga que pagar impuestos por perder su empleo, sintiéndose así doblemente sancionado, tanto laboral como fiscalmente". Y es una medida "discriminatoria", ya que penaliza a los nuevos parados frente a los antiguos y lo hace en función de su sueldo. Su capacidad recaudatoria es "exigua" y es "contraproducente" ya que acabará encareciendo el despido y dificultado la negociación colectiva entre sindicatos y empresas. "Tributar por el despido es, en definitiva, injusto e ineficaz".

Una reforma a la medida de Rajoy (EL ECONOMISTA): La reforma fiscal "ha sido un empeño del presidente del Gobierno, en el que ha trabajado codo con codo con Cristóbal Montoro para sacarla adelante". Así lo reconocen en el Ministerio de Hacienda, "donde destacan el interés de Mariano Rajoy por que los cambios en el IRPF beneficiaran al 70 por ciento de los contribuyentes que tributan por este concepto". "Rajoy es consciente de que la reforma fiscal puede ser una de sus últimas bazas para recuperar la confianza de los electores desencantados". "La contradicción entre los intereses electorales y la necesidad de reducir el déficit explica la reforma descafeinada del Ejecutivo, sin cambios de calado y con una letra pequeña plagada de subidas que aseguran el mantenimiento de la recaudación. El horizonte ahora son las elecciones. La posibilidad de nuevos recortes, o incluso de tener que subir el IVA, queda para la siguiente legislatura".

De interés

Artículos Relacionados