lunes,18 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónIdeología e intereses al valorar los últimos datos de empleo
División en la prensa española

Ideología e intereses al valorar los últimos datos de empleo

Redacción
La mayoría de la prensa española ha resaltado la propuesta del FMI o los últimos datos de paro como una llamada de atención al Gobierno sobre la situación del empleo y la marcha de otras reformas, incluida la laboral, mientras que el ABC y la RAZON han utilizado las estadísticas de paro para indicar que las políticas están siendo eficaces. Ideología e intereses parecen prejuzgar las valoraciones.

El País critica hoy que el Ejecutivo de Rajoy se valga de los recientes datos del INE para propagar que España va encaminada a la senda de la recuperación. "El Gobierno está utilizando la evolución del mercado laboral, aparentemente favorable, para construir un discurso excesivamente optimista y muy poco matizado sobre la inminencia de la recuperación de la economía. El paro registrado en julio, que contabilizó un descenso en 64.866 personas, abonó el viernes pasado esta percepción arriesgada de un mercado laboral cuya evolución dista de ser satisfactoria. El mensaje eufórico se reforzó además con un informe sobre los efectos de la reforma laboral que tampoco destaca por su objetividad y realismo. El Instituto Nacional de Estadística (INE) ya ha dictaminado que los casi 150.000 puestos de trabajo creados en el segundo trimestre se deben exclusivamente al llamado efecto verano, es decir, al momentáneo aumento de la contratación en el sector de servicios, provocado por el turismo".

En cambio, dice ELPAIS, el mensaje oficial olvida movimientos poco tranquilizadores del mercado laboral, como la debilidad ya casi endémica de la afiliación a la Seguridad Social o la caída de la población activa, concentrada en los inmigrantes. Es decir, el paro desciende en parte porque cunde el desánimo entre los capacitados para trabajar. El informe oficial sobre los efectos de la reforma laboral adolece de este sesgo optimista y parcial. El Gobierno no menciona el informe la exposición política que justificaba la reforma. El Gobierno en pleno anunció que la nueva norma "crearía empleo". Quizá lo genere cuando se concrete la recuperación de la economía, pero hasta ahora no lo ha hecho. A cambio, sí ha contribuido a acrecentar la litigiosidad en los tribunales.

Otras críticas

En otro editorialde este fin de semana, el mismo periodico indicaba que "los últimos informes del Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre España ofrecen análisis penetrantes sobre la evolución económica mezclados con propuestas de una cuestionable radicalidad". "Las previsiones del Fondo merecen una interpretación, porque son rigurosas. Consideran, por una parte, que la economía española tiene pendiente un ajuste presupuestario de cierta consideración (más intenso de lo que el Gobierno reconoce) y que, si lo pone en práctica, las tasas intertrimestrales de crecimiento no repuntarán este año y muy poco en 2014". Ante una evolución de los parámetros económicos "notablemente peor que las previsiones del Gobierno", el FMI propone "medidas drásticas". Entre ellas una rebaja de salarios en torno al 10% para facilitar el empleo. "No obstante, la receta del FMI es más compleja que un mero recorte de salarios y del coste del despido. Sugiere bajar los impuestos sobre el empleo a cambio de subir los impuestos indirectos. Es una estrategia que, aun siendo discutible, podría haber sido eficaz como terapia de choque antes de la reforma laboral y con un horizonte limitado de aplicación. El hecho es que las bienintencionadas propuestas del Fondo revelan una cierta alarma sobre la situación real de la economía española que el Gobierno debería interpretar como una llamada de atención".

Igualmente, en un suelto titulado por EL MUNDO "Bajar un 10% los sueldos, una medida que podría reducir el paro", el peridico de Pedro J. Ramírez decía que "el informe del Fondo Monetario Internacional presentado ayer es un jarro de agua fría para el Gobierno". El Ejecutivo debería volver a valorar la reducción salarial proeuesta por el FMI y abordarla con los agentes sociales.

EL PERIODICO era más duro al titular "Balance trucado de la reforma laboral", editorial donde añadía: "Era de esperar que el Gobierno hiciera un balance positivo del primer año de la reforma laboral. Lo que no era tan previsible es que la ministra de Empleo lo hiciera con las cifras del último semestre, un periodo en el que el desempleo se ha reducido en 149.900 personas. Si se hubiera atenido al cómputo anual habría tenido que reconocer que julio de 2013 se ha cerrado con 111.359 parados más que el mismo mes de 2012". La nueva legislación laboral, según Báñez, va a permitir que un crecimiento del 1% o del 1,2% genere ya empleo neto. Según el FMI, esa tasa de crecimiento no se alcanzará hasta 2018. "La propuesta más novedosa del FMI es que trabajadores y patronal firmen un pacto social con el objetivo de bajar más los salarios a cambio de creación de empleo". No parece que en estos momentos Rajoy esté en condiciones de abordar grandes acuerdos.

Por su parte, CINCO DIAS titula su valoración con un "Se necesita generar empleo".La recomposición de las bases de crecimiento en España, tras la crisis financiera y el altísimo endeudamiento de los agentes económicos públicos y privados, se antoja complicada, y solo la recuperación de la demanda interna podrá catapultar de nuevo la economía. Pero para ello se necesita generar algo que ahora escasea: empleo. El Gobierno ha hecho una profunda reforma laboral, tras varias modificaciones que únicamente habían sobrevolado sobre la superficie para seguir preservando privilegios normativos procedentes de una economía cerrada y cuasi autárquica, cuasi franquista. Las apuestas firmes hay que hacerlas en la negociación colectiva, tanto en la microeconómica como en la macroeconómica, con la vuelta a verdaderos compromisos de reducción de costes laborales y de reducción de los precios para poder explotar la creación de empleo.

 

EL ECONOMISTA titulaba "El FMI mete más presión al Gobierno" y decía:"Tiene razón el FMI al demandar mayor profundidad en la reforma laboral y un acuerdo entre empresas y trabajadores, que permitiría rebajar cotizaciones y generar empleo. Viejas recetas para un enfermo que ofrece resistencias a los antibióticos". Pero hoy otro editorial olvida sus críticas y dice: "Si hay un ámbito económico en el que España ha hecho sus deberes situándose a la cabeza de Europa es el de la moderación salarial. Pese a la propuesta cursada el viernes por el FMI de recortar otro 10 por ciento los sueldos para crear empleo, lo cierto es que el esfuerzo realizado es clave para entender la positiva evolución seguida por las exportaciones, el aumento de la competitividad y el superávit alcanzado en la balanza por cuenta corriente. El espíritu de colaboración, esta vez sí, que han mantenido empresas y trabajadores ha hecho posible este pequeño milagro, que desde 2010 se ha traducido en una caída de los costes salariales del 7,1 por ciento, un esfuerzo muy superior al acometido por el resto de países comunitarios. Se puede afirmar que desde la administración pública hasta la educación, la sanidad o los servicios sociales han sabido asumir el esfuerzo de mandado para mejorar la competitividad del país e impulsar su economía. El recorrido no ha llegado a su fin, pero los avances deben completarse ahora con medidas competitivas ajenas al precio, tales como las mejoras de los productos y el aumento de la eficiencia de los procesos productivos, dos ingredientes imprescindibles para que el sector exterior siga ganando tracción. Tras el esfuerzo conjunto desarrollado por empresas y trabajadores ha llegado el turno de que Gobierno y banca arrimen sus hombros. Del primero se debería esperar una reducción de impuestos y de la segunda mayores facilidades de financiación"

Visiones favorables

En cambio, ABC tituló que Las cifras de paro no dejan lugar a dudas sobre el cambio de tendencia: El mercado de trabajo "sigue mostrando claros síntomas de mejora". El dato del paro registrado en julio certifica que "el deterioro laboral no sólo se está frenando de forma significativa pese a la contracción económica sino que, además, la lacra del desempleo ya se está reduciendo con intensidad". "España atraviesa un punto de inflexión en materia de empleo que, en los próximos trimestres, se traducirá en la creación de nuevos puestos de trabajo conforme el país vuelva a crecer. Esta marcada tendencia positiva demuestra que las políticas del Gobierno empiezan a dar sus frutos, desmontando de paso las erróneas críticas de la oposición". "La guerra contra el paro es difícil, pero los datos corroboran que las políticas impulsadas por el Ministerio de Empleo han frenado la destrucción laboral y permitirán crear nuevamente puestos de trabajo".

Igualmente, LA RAZON veía desde el título de su valoracion "Motivos para el optimismo". "Los españoles tuvieron ayer una respuesta positiva a su principal preocupación: el empleo". "España tiene ante sí mucho trabajo por delante, y a ello se afana el Ejecutivo que cumple, paso a paso, sus planes para volver a la senda del crecimiento". "Unos objetivos construidos sobre una reforma laboral que comienza a dar sus frutos, pese a los vaticinios más agoreros de la izquierda y los sindicatos, y que tiene en la reforma de la Administración -empeño personal de la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría-, su exponente más claro de la voluntad del Gobierno de acometer una regeneración institucional y económica que salvaguarde a España ante cualquier crisis venidera". "Los que acusaban al Gobierno de trabajar sólo para lograr buenas cifras macroeconómicas, de estar enfrascado en aumentar las exportaciones y rebajar el endeudamiento del Estado tienen, mes tras mes, la prueba de que las reformas a favor de la competitividad alcanzan también a los ciudadanos. Las cifras de empleo no dejan lugar a dudas sobre el éxito y la continuidad del cambio de tendencia".

Asimismo, LA GACETA  indica que "La recuperación está más cerca" y "los datos que hizo públicos ayer la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, sobre los resultados de la reforma laboral invitan a un moderado optimismo". "Tan seguros están en el Gobierno de sus números que, a partir de este semestre, serán los expertos de la OCDE los encargados de ir monitorizando los efectos de la reforma laboral". "A estas alturas y con los datos disponibles podríamos decir que hemos tocado suelo". "La reforma laboral, que como ya advertimos desde estas páginas, era incompleta y extraordinariamente prudente, no podía más que dar buenos resultados". "Hay que profundizar en esta reforma hasta poner a España al nivel de los países más libres y prósperos del mundo". El Gobierno debe "seguir apostando por el camino de las reformas y concluir así un camino que no ha hecho más que empezar".Lanzar las campanas al vuelo sería un acto de irresponsabilidad, pero lo cierto es que los últimos datos económicos son esperanzadores. Algo que no ha pasado desapercibido para la bolsa española, que ha cerrado uno de los mejores meses de julio. "Es sabido que, con carácter general, la bolsa siempre anticipa la recuperación económica. Dicho lo cual hay que seguir con los pies en el suelo". No obstante, se abre "una ventana de optimismo prudencial que deberá ser corroborada en los próximos meses por los inversores".

Responda a la ENCUESTA incluida en la portada de Ibercampus:

¿Valora la prensa española el paro por ideología política o por intereses económicos?

Solo por ideología y apoyo o rechazo al Gobierno
Sólo por intereses
Por ambos criterios


De interés

Artículos Relacionados