sábado,29 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónIdeología versus beneficio

Ideología versus beneficio

Goliardos s.XXI
La señora de Pompadour decía que:" Todos los secretos de la política consisten en mentir a propósito", y la mentira forma parte de lo cotidiano de la vida política española.

Sobre todo cuando se está encubriendo con falsedades interesadas las ideologías, que en el fondo, no sirven para otra cosa que para tener el control político, judicial y económico absolutos de un país, y así actuar sin limitaciones ni responsabilidades. En realidad se intenta buscar la impunidad de los desmanes económicos y abusos de poder.

 

Creo sinceramente que al nacionalismo catalán se le ha caído la máscara política, y que lo que buscaban los nacionalistas no era otra cosa que no hubiera estamentos superiores que pudieran controlarlos.

 

Todos los acontecimientos que se están produciendo estos días en Cataluña son, en realidad, la consecuencia de ambiciones desatadas y no de ideologías que defienden la singularidad de un determinado territorio y su estructura económica y cultural, sino que son maneras de eliminar controles.

 

Ha caído un viejo líder que para la mayoría de los catalanes representaba al nacionalismo catalán, y en realidad no era otra cosa que  un aprovechado que tenía engañados a los ciudadanos  de esa hermosa nación. Es y era lo que se conoce como un encantador de serpientes. Con seguridad, si hubieran conseguido la independencia política, nunca se sabría la verdad y el pueblo catalán actuaría bajo el influjo del engaño de unos interesados mentirosos.

 

Como decía Marmontel, “en el trato de la vida la verdad es como una mentira que a nadie le es permitido alterar: la naturaleza ha querido que la palabra sea la imagen del pensamiento, y en el orden social se une con ella la idea de la sinceridad. El que imprime el símbolo de la verdad a la mentira es pues un falsificador que abusa de la fe pública, y bajo este concepto general el embustero es un hombre infame”. Y desde luego nada honorable.

 

Algunos políticos han conseguido cambiar la ideología por el beneficio, aunque se consiga con principios contrarios a su ideología, consiguiendo con ello, al final, la destrucción de su base de pensamiento.

 

Sin embargo, la democracia acaba por imponer su ley y estos falsos líderes acaban por ser desenmascarados, pero el simple descubrimiento de las corrupciones no es suficiente. Es necesario profundizar y analizar quiénes y cómo se posibilitó que los corruptos alcanzaran sus objetivos.

 

Veremos cómo empezarán a saltar a los medios de comunicación declaraciones justificantes, o dudas metódicas, e incluso empezará una campaña que se calificará como conspiranoica. Justificaciones que quieren que alcancen a todos aquellos que guardaron silencio cómplice y que acallen a los que quisieron destapar la verdad.

 

Estos "honorables políticos" son los verdaderos enemigos de la democracia, de las libertades y sobre todo de la verdad. Como proclamaba Aristóteles: “No basta decir solamente la verdad, más conviene mostrar la falsedad”, y el mutismo responsable de muchos se han negado a mostrar la falsedad de numerosos discursos políticos.

Creo que somos muchos los que estamos hasta las narices de que nuestros representantes nos engañen y nos oculten la verdad de la sociedad, y que esto se empieza a notar. Pero, lo peor de la situación, es que no se sabe cuál va a ser la reacción social. ¿Dónde nos encontramos?

De interés

Artículos Relacionados