martes,7 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpiniónIfema incendia el debate sobre la censura de la pintura de "presos...

Ifema incendia el debate sobre la censura de la pintura de «presos políticos» en el stand de Arco

Redacción
El espacio ferial público Ifema incendió el debate sobre la censura de la pintura de "presos políticos" al pedir su retirada del stand de Arco. Pese al apoyo total de la prensa diaria a la intervención en Cataluña con el artículo 155, solo el diario LARAZON niega la censura: Ifema ataca un pilar de la democracia al censurar una obra en Arco (EL PAÍS), Una decisión que daña la imagen de Arco (EL MUNDO), En un espacio público no se insulta al Estado (ABC), Exceso de mordazas (EL PERIÓDICO),dicen

La realidad es desde Amnistía Internacional hasta el ministro de Interior español han cuestionado la decisión, después de que la galerista Helga de Alvear retiró este miércoles de su stand de Arco la obra de Santiago Sierra "Presos políticos en la España Contemporánea" – en el que retrataba a Oriol Junqueras, los Jordis o los detenidos en Alsasua, aunque con los rostros pixelados -, tras pedírselo la dirección de Ifema, por considerar que la "polémica" suscitada por dicha obra "perjudica la visibilidad" del resto. Todos los diarios recogen esta noticia en portada.

El Ayuntamiento de Madrid aclaró en un comunicado que no compartía la decisión del comité ejecutivo de Ifema, en el que participa con un 31% (tienen mayoría la Comunidad de Madrid y unas cámaras de comercio en manos del Gobierno). La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, consideró que se trata de una medida "penosa" y "partidista". Podemos, Ciudadanos y PSOE también criticaron la retirada de la obra, que consideraron un ataque a la libertad de expresión.

"Arco sufre por primera vez la censura política de una obra", titula EL PAÍS. "La censura en Arco reabre el debate sobre los límites del arte", es el titular de EL MUNDO. "La sombra de la censura planea sobre Arco", dice ABC. "Arco arranca debatiendo sobre censura", señala LA VANGUARDIA. "Amordazados" es el titular a toda página en la primera de EL PERIÓDICO. "Polémica en Arco", refleja LA RAZÓN,que destaca quela obra fue comprada por 96.000 euros. Según informa Europa Pressel comprador es el socio de Mediapro Tatxo Benet.

Entre tanto, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena dictó ayer una orden de detención nacional para la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, tras comprobar que no iba a comparecer ante el tribunal como investigada, como ya anunció el martes en un escrito dirigido al magistrado, cuando explicó que se encontraba refugiada en Suiza y que no iba a "ir a Madrid". Ante la incomparecencia, sin alegar causa legítima, Llarena ha tomado esta decisión, por lo que Gabriel queda en la misma situación que el expresident Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que permanecen huidos en Bélgica.

Los diarios detallan que Llarena que se ha limitado a aplicar el artículo 487 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, que señala que las incomparecencias sin causa pueden convertirse en orden de detención, no ha seguido el criterio de la Fiscalía, del abogado del Estado y de la acusación popular ejercida por Vox, que le habían solicitado una orden de detención internacional, aunque es una posibilidad que no queda cerrada.

En una entrevista en TV3 desde Ginebra, Anna Gabriel dijo ayer no estar sorprendida por la orden de búsqueda y detención dictada por el Supremo, tras lo que apuntó que la suya "no es una lucha personal", sino colectiva, por lo que, según añadió, "hay que seguir reivindicando que todos los presos, exiliados e imputados independentistas queden en libertad". Gabriel confirmó que la CUP habría optado por una "estrategia compartida y desdoblada" ante los tribunales, es decir, que mientras la exdiputada Mireia Boya compareció ante el juez, ella ha optado por no hacerlo y "refugiarse" en Suiza. Sobre el motivo por el que ha rehusado declarar, Gabriel dijo que "las resoluciones judiciales que se dictan se escapan mucho de lo que sería normal en un Estado democrático". Preguntada por la posibilidad de que el Estado interponga una demanda de extradición, la exdiputada reiteró su intención de pedir "asilo político" en Suiza.

Precisamente ayer el Gobierno federal suizo dijo que rechazaría una hipotética petición de extradición. El portavoz del Departamento de Justicia de Suiza, Folco Galli, dijo que "los actos que se le imputan a Anna Gabriel son políticos a primera vista". Con todo, Galli dijo que examinarían los hechos a fondo si España llega a cursar una petición de extradición.

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo que no prevé "ninguna dificultad" si el juez del Supremo emitiera una orden internacional para la detención de la exdiputada de la CUP, tras lo que recordó que el Estado español tiene un tratado de extradición firmado con Suiza, en el que se establecen los procedimientos y circunstancias para concederla. En otro momento, también señaló que "en España no hay delitos políticos, por lo que nunca se puede solicitar una extradición por esa razón".

Los diarios, como es el caso de LA RAZÓN, recuerdan que en 2013 España rechazó la extradición a Suiza del exempleado del banco HSBC Hervé Falciani, al que acusaba de obtención ilícita de datos y romper el secreto bancario.Por otra parte, EL MUNDO detalla que el nuevo asesor legal de Anna Gabriel, el suizo Olivier Peter, es conocido por su participación en procesos del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, en ocasiones en defensa de los intereses de terroristas de ETA y que, recientemente, logró que Estrasburgo condenara a España por el trato que recibieron los etarras Igor Portu y Martin Sarasola, responsables del atentado de la T-4 en 2006.

Editorales de la prensa 

Ifema ataca un pilar de la democracia al censurar una obra en Arco (EL PAÍS)La frivolidad y ligereza con que se comportan los responsables de algunas instituciones que dependen de la Administración, seguro que con el afán de agradar a sus superiores, pone en peligro la democracia". Así ha ocurrido con la dirección de Ifema al ordenar retirar de Arco un friso de Santiago Sierra en el que retrata a 25 supuestos presos políticos españoles, entre los que incluye a Junqueras y los Jordis. "El acto de censura cometido por Ifema ha coincidido con otro cuestionamiento de la libertad de expresión: la ratificación por el Tribunal Supremo de la condena de tres años y medio de cárcel al rapero Valtonyc por injurias a la Corona, enaltecimiento del terrorismo, calumnias y amenazas en las letras de sus canciones. Y también con el secuestro judicial del libro Fariña del periodista de EL PAIS, Nacho Carretero". "Son hechos distintos entre sí, pero transmiten un mensaje muy preocupante sobre el estado de la libertad de expresión en nuestro país y la inseguridad jurídica en la que han degenerado las sucesivas e improvisadas reformas del Código Penal". "Que una democracia como la española no pueda tolerar la libertad de expresión, creación y publicación da la medida de su salud. Le toca al Gobierno dar la cara para corregir esta monumental vergüenza".

Una decisión que daña la imagen de Arco (EL MUNDO)La retirada de una obra de ARCO "ha provocado una innecesaria polémica que afecta no sólo a la imagen de la feria y la de todos los artistas que participan en ella, sino también a España como país anfitrión de un encuentro artístico señero". "Más allá de juicios estéticos y calidades opinables, es intolerable que un gestor político, como es el presidente de Ifema, muestre tan poco respeto por la libertad de expresión. Su error nopuede repetirse: ARCO atesora ya un prestigio que hay que proteger, y es un activo muy valioso de la marca España".

En un espacio público no se insulta al Estado (ABC)Es un acierto que Ifema haya decidido retirar de ARCO una obra en la que se presenta a 24 delincuentes convictos o inmersos en gravísimos procesos penales" como "presos políticos". El artista, Santiago Sierra, "es un especialista de la provocación", y "entra dentro de su libertad hacer lo que le venga en gana con esa 'creatividad'. También su galerista, Helga de Alvear, puede exhibir en sus instalaciones lo que considere oportuno. Pero Ifema es de titularidad pública y las autoridades que gestionan este espacio no pueden servir de improvisados 'marchantes' de quien encumbra una mentira tan colosal e hiriente para las víctimas de los individuos allí retratados".

Exceso de mordazas (EL PERIÓDICO): La condena al rapero Valtònyc ha coincidido con la retirada de una obra de Santiago Sierra en ARCO en la que se trataba a Oriol Junqueras y a los Jordis como presos políticos. "La censura y la condena deberían ser el último recurso, agotadas todas las formas de mediación, y la cárcel difícilmente disuadirá a nadie de sus ideas. La respuesta a la sensación de impunidad revestida de falta de respeto no puede amparar en ningún caso formas institucionalizadas de intolerancia. Ese camino empobrece a todos y ataca derechos fundamentales".

Ni presos políticos ni censura (LA RAZÓN)Santiago Sierra está en su derecho de considerar víctimas a Junqueras, Sànchez o Cuixart. El arte "puede permitirse por un atávico acuerdo cultural decir lo que le plazca (…) aunque sea una absoluta memez, desagradable, feo, sin más". La obra de Sierra ha sido retirada de ARCO a petición de los responsables de la feria, "lo que supone un acto de censura" nos guste o no. "La medida fue aceptada incomprensiblemente por la galería que la exponía. "Este suceso afecta al prestigio de ARCO y entronca con una tendencia abierta en el arte: una corrección política paranoica que ha derivado en un puritanismo que ha provocado casos tan lamentables como los de impedir exponer cuadros de Balthus por mostrar sus clásicas adolescentes".

 

De interés

Artículos Relacionados