jueves,21 octubre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadIncierto futuro para la Universidad Católica de Ávila, la Camilo José Cela...
Curso definitivo para algunas privadas

Incierto futuro para la Universidad Católica de Ávila, la Camilo José Cela y la Europea de Madrid, entre otras

Ibercampus.es
El próximo curso 2007-2008 puede ser definitivo para un buen número de las universidades privadas que se han creado durante los últimos años después de que el gobierno de Felipe González (1993) abriera la espita para este tipo de centros de enseñanza superior privada. Pero no es oro todo lo que reluce. El escaso prestigio académico de este tipo de centros (se "regalan" los títulos, se afirma generalmente entre estudiantes y profesores) alcanzado con justeza durante estos lustros, las elevadísimas matrículas, los tejemanejes de todo tipo para facturar y la caída de la demanda, junto con la oferta en la universidad pública les han colocado en una dificilísima situación, hasta tal punto que les va a costar sobrevivir.

Las autoridades políticas académicas (autonómicas) están ojo avizor y pese a que han pasado por alto muchos de los requisitos exigidos (número de doctores, controles de calidad, número de carreras, etc.) están preocupados por los fiascos que pueden ocurrir en breve.

La Universidad Europea de Madrid (antiguos CEES) ya ha pasado por tres manos distintas después de que los americanos del Grupo Sylvan aprovecharan las desavenencias de los dos socios fundadores para hacer un opíparo negocio y, al final se lo han endosado por un buen puñado de dólares al financiero español Juan Abelló, pelotazo urbanístico incluido en Villaviciosa de Odón.

La mala fama de este centro -más preocupado de facturar a los alumnos que de la calidad de la enseñanza impartida- hace sospechar las intenciones de los nuevos dueños respecto al controvertido campus de la localidad madrileña.

Pero no es el único centro en el ojo de la polémica. La Universidad Católica de Ávila tiene muchos problemas para subsistir (escasos alumnos), la Camilo José Cela-SEK (cuya existencia pasa sin pena ni gloria bajo el mandato de su rector, el dirigente socialisa Rafael Cortés Elvira. La SEK de Segovia fue recientemente adquirida por el Instituto de Empresa.

Las únicas que tiene vida rutilante son las clásicas: la Universidad de Navarra, la Universidad de Deusto (aunque ha caído mucho en su prestigio desde la desaparición del Padre Bernaola) y la católica del CEU.

Resumiendo: que ante la escasez de alumnos parece imponerse en el sector las ventas y las compras. Los tambores de crisis no dejan de cesar.

Algunos ya preparan los cuadernos de venta. No es de extrañar por cuanto los americanos de Sylvan abrieron ese camino en España. Dicho de otra forma: hacer negocio con un tema fundamental como es la educación superior, mientras las autoridades silban y miran hacia otro lado.

Un derecho constitucional -el de cátedra- que se merecía algo mejor.

 

De interés

Artículos Relacionados