domingo,28 noviembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioInnovación y AcademiaIndra protege el empleo del hijo de Felipe González por 375.000 euros
No tiene formación tecnológica

Indra protege el empleo del hijo de Felipe González por 375.000 euros

Marga Peñafiel/ Redacción
Pablo González Romero fue un "elemento clave para el cumplimiento de los objetivos pretendidos" entre la sociedad tecnológica de Felipe González, Indra, y Oyauri Investment. Así fue como la empresa del Ibex 35 blindó al hijo del expresidente, además de la inyección de 1,5 millones para hacerse con el 33% de las acciones de esta empresa cuyo fin es la creación de servicios informáticos en la nube (o cloud computing)

Lo llamativo es que el retoño del socialista no tiene la formación tecnológica que requiere una empresa de este tipo, ya que de profesión es fotógrafo. Aun así, el contrato de Gonzalez Jr. Estipulaba que si su vinculación laboral era rescindida en 2013, la sociedad de los González debía percibir “375.000 euros”.

Este acuerdo estaría vigente hasta 2017, pero los datos demuestran que la cifra del mismo desciende progresivamente a medida que pasa el tiempo. Así, si se prescinde de los servicios de González Romero a lo largo de 2014, los González y sus socios percibirán “300.000 euros”, según explica El Mundo.

De esta forma, si se rompe el contrato en 2015, la cantidad es rebajada a “225.000 euros” y si se quiebra en 2016 la cantidad a pagar será de 150.000 euros que se verían reducidos a la mitad si el despido tenía lugar en 2017.

Felipe González entró en Oyauri Investment adquiriendo un 10% de participaciones por tan solo 376 euros en 2011. Paralelamente, el gigante tecnológico español adquirió el 33% de las participaciones por 1,5 millones de euros, disparando la participación del ex presidente socialista, que se diluyó a un 6,7%, a 310.000 euros. González entró en esta compañía gracias a Joaquín Moya-Angeler, presidente de la Corporación Tecnológica Andaluza, fundación promovida por la Junta de Andalucía. Moya desembolsó la misma cantidad que González, 376 euros, y se hizo inicialmente con el mismo paquete accionarial: un 10%.

Fuentes de la tecnológica subrayan al periódico El Mundo que a González Romero se le impuso otra cláusula de indemnización en el caso de que decidiese abandonar voluntariamente la empresa que asciende hasta 55.000 euros el primer año (2013) y va descendiendo progresivamente hasta los 10.000 en el que caso de que su baja voluntaria se produzca en 2017. Estas fuentes señalan que se trata de una “cláusula habitual” que está motivada por el “valor profesional” de González Romero.

En Indra destacan que González Romero “es un gran tecnólogo” y aseguran que existen “pocos profesionales en España” con la formación del hijo del ex presidente del Gobierno español. No obstante, fuentes próximas a esta operación aseguran a al mismo diario que la cualificación de González Romero “es muy baja”, que no está justificado “bajo ningún concepto” la imposición de un blindaje de las características descritas y que “no es tecnólogo sino fotógrafo”.  

De interés

Artículos Relacionados