miércoles,8 diciembre 2021
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioSociedad, Política y SostenibilidadIntentan revitalizar las promesas de la última cumbre iberoamericana sobre movilidad del...
Cooperación en el ámbito jurídico

Intentan revitalizar las promesas de la última cumbre iberoamericana sobre movilidad del talento

Redacción
​Cuatro meses después de la última cumbre iberoamericana, tras la cual se realizaron numerosas promesas sobre la movilidad del talento y la agenda digital entre los países miembros, el Gobierno español ha dado muestras de querer acometer dicha agenda. Pero el interlocutor ha sido el ministro de Justicia, Rafael Catalá, y tras el encuentro con los responsables de la Secretaría General Iberoamericana no aparecen muchas de las acciones anunciadas y tampoco se deja entrever el alcance de otras.

La información oficial tras el encuentro está centrada en la coordinación de acciones en materia de Justicia, por lo que parecen olvidados los anuncios tras la reciente cumbre de Veracruz, en el horizonte de conflictos abierto por la VII Cumbre de las Américas prevista para finales de la presente semana, donde aunque se hable de educación España apenas aparecerá como interlocutor más allá de la anunciada mediación del expresidente de Gobierno Felipe González en el impacto para España de los problemas entre Venezuela y los Estados Unidos.

La informacion empieza diciendo que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, se ha reunido en la sede del Ministerio con la secretaria general Iberoamericana, Rebeca Grynspan, a la que ha acompañado el asesor en Políticas Públicas y Fortalecimiento Institucional de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), Juan Alejandro Kawabata. Por parte del Ministerio ha asistido también el director general de Cooperación Jurídica Internacional y Relaciones con las Confesiones, Javier Herrera.

En el encuentro se han analizado las líneas generales de evolución de la SEGIB, así como las nuevas líneas de trabajo tras la XXIV Cumbre Iberoamericana de Veracruz celebrada el pasado mes de diciembre, sigue el comunicado que termina diciendo textualmente.

"Asimismo se ha estudiado cómo reorganizar las labores de colaboración entre la SEGIB y los diferentes organismos iberoamericanos que tienen sede en Madrid: la Organización Iberoamericana de Juventud (OIJ); la Organización Iberoamericana de Seguridad Social (OISS); la Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI); y la Conferencia de Ministros de Justicia de Países Iberoamericanos (COMJIB). 

Además, se ha tratado la coordinación de las acciones de esta última con las de los restantes organismos que, en el ámbito iberoamericano, trabajan en el sector de la Justicia, fundamentalmente la Cumbre Judicial Iberoamericana, que agrupa a las Cortes Supremas de Justicia, y la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP). 

En la reunión también se han abordado las principales reformas que se quieren acometer en el seno de la COMJIB (procedimiento electoral, estructura, reglas de funcionamiento, mecanismo de financiación); así como la elección del nuevo secretario general del organismo, aspectos que se debatirán en la reunión de coordinadores nacionales de COMJIB que se celebrará en Quito (Ecuador) los próximos días 23 y 24 de abril y que deberán ser aprobados con ocasión de la Asamblea Plenaria de la organización, que se reunirá en Santo Domingo (República Dominicana) los días 27 y 28 de mayo próximos.

El ministro Catalá ha manifestado a Rebeca Grynspan el pleno apoyo del Ministerio a las reformas de la SEGIB que estén dentro del ámbito de sus competencias, así como su voluntad de seguir colaborando tan activamente como hasta ahora en el seno de COMJIB".

Acuerdos o promesas tras la última cumbre

El tono burocrático de la información contrasta con las declaraciones efectuadas tras la última cubre iberoamericana, tras la cual España consideró un "éxito" la refundación de este foro, que pasa a celebrarse con periodicidad bienal y se centrará en la cultura, la educación y la cohesión social La XXIV Cumbre Iberoamericana de Veracruz concluyó ayer con el compromiso de impulsar la movilidad de estudiantes, profesores, investigadores y otros profesionales por los países de la región, prestando atención a que estos intercambios no provoquen una fuga de cerebros hacia los países más desarrollados, como teme Venezuela.


El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, consideróque la XXIV Cumbre Iberoamericana de Veracruz ha sido un "éxito" y ha cumplido su objetivo de "acercar las cumbres a la sociedad" y avanzar hacia una mayor eficiencia. Entre otros acuerdos, destacó el futuro convenio marco para la movilidad de talentos o la puesta en marcha de una tarjeta joven iberoamericana. También subrayó la importancia de la innovación como elemento capital del desarrollo y herramienta principal para el crecimiento económico y la creación de empleo.

En la declaración oficial del encuentro los líderes de los 22 países participantes se comprometieron a "fortalecer" y a consolidar el espacio como un modelo de cooperación horizontal que refleje la realidad de la región, y se mostraron convencidos de la importancia del espacio iberoamericano como "foro de diálogo, concertación e intercambio". Entre otros, se comprometieron a promover "una cooperación internacional activa y eficaz" contra el terrorismo, reafirmando "el valor de la extradición como herramienta esencial en la lucha" contra esa lacra. Por otra parte, llamaron a la comunidad internacional a cerrar un "acuerdo global vinculante" para detener el cambio climático.

El Rey Felipe VI mostró su satisfacción por la "gran acogida" de los mandatarios iberoamericanos en su primera cumbre iberoamericana como jefe de Estado y agradeció las muestras de cariño hacia losReyes Juan Carlos y Sofía que le han trasladado. Los jefes de Estado y de Gobierno de América Latina, España, Andorra y Portugal han decidido dar un mandato a la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, para que empiece a trabajar en estos proyectos, a los que se adherirán de forma voluntaria los países que así lo deseen, como sucede con todos los programas que surgen de estas cumbres.

El único programa que se pondrá en marcha en 2015, en versión piloto, será el Pablo Freire para el intercambio de profesores con el objeto de mejorar su formación.

Los líderes también han encargado a Grynspan que estudie la viabilidad de facilitar periodos de prácticas en empresas iberoamericanas para mejorar las oportunidades de inserción laboral de los jóvenes.

En la cumbre, los líderes latinoamericanos han aceptado aumentar la cuota que pagan a la Segib (el órgano que sirve de apoyo a la organización de las cumbres y da seguimiento a los programas de cooperación iberoamericanos) del 30 al 35 por ciento durante 2015 y 2016, para que la Península Ibérica (España, Portugal y Andorra) baje la suya del 70 al 65 por ciento. El plan es que en 2017 se vuelva a revisar el reparto de cuotas para pasar a un 60 por ciento (Península Ibérica), 40 por ciento (América Latina).

De esta manera, en el horizonte de 2018 España se ahorraría unos 400.000 euros en su cuota a la Segib, que en la actualidad asciende a unos 4 millones de euros. También se ha decidido descentralizar esta organización, para que sean las oficinas regionales las que asuman parte de la carga de trabajo que se lleva en la actualidad en Madrid.


Se avanzará así en lo que la nueva segib, Rebeca Grynspan, denomina una relación "más horizontal", "más de igual a igual" entre la Península Ibérica y América Latina, al tiempo que demuestra que todoslos países latinoamericanos, en mayor o menor medida, apuestan por mantener vivo el espacio de concertación iberoamericano.


Los países que más verán aumentar su cuota son Brasil y Venezuela, dos de los seis países que no han estado representados a nivel de presidentes en esta cumbre, junto a Argentina, Bolivia, Cuba, Nicaragua y El Salvador, aunque éste último llegó el domingo a Veracruz pero se fue el lunes tras sufrir una "leve descompensación", según su Gobierno.


La Cumbre Iberoamericana concluyó con la apertura de una nueva etapa para este foro creado en 1991 y que ahora se celebrará cada dos años, tras culminar un proceso de refundación para afrontarobjetivos más prácticos y concretos.


Con el compromiso de fortalecer y consolidar el espacio iberoamericano recogido en la "Declaración de Veracruz" quedó clausurada una cumbre un tanto deslucida por la ausencia de seis presidentes, pero que la secretaria general iberoamericana, Rebeca Gryspan, no dudo de calificar como "todo un éxito".


Según Gryspan, en este foro se ha definido una "agenda sustantiva" para responder a retos fundamentales "de manera mucho más concreta" y dirigida a los "resultados que están esperando los ciudadanos".

De interés

Artículos Relacionados