lunes,4 julio 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioEmpresaBanco SantanderIntromisión de los poderes fácticos

Intromisión de los poderes fácticos

El Envés
Resulta inadmisible que los poderes fácticos se pronuncien más allá de los ámbitos que les competen. Como ha hecho el Presidente del banco de Santander, cuyo padre fue uno de los primeros banqueros que se apresuró a enviar una memorable carta de felicitación al recién elegido presidente socialista del Gobierno español. Igual que lo hizo con motivo de la proclamación del Rey Felipe VI el del BBVA en TVE.

Tampoco es bueno para el mundo empresarial hacer opciones públicas por alternativas políticas pues se arriesgan a ser responsables solidarios de los errores que puedan cometer en su eventual gestión. Lo mismo se diga de las confesiones religiosas que cayeran en el error de tomar partido, por muy sibilina que sea la fórmula que empleen.


No podemos silenciar el espectáculo nacional que están dando algunos columnistas de ciertos medios en una campaña de descalificación y de desprestigio que desborda el cometido de informar y de opinar en una ceremonia de acoso y derribo en la que parece que todo vale para justificar la política del actual Gobierno silenciando los enormes casos de corrupción y los recortes en educación, sanidad, investigación, millones de personas sin trabajo y decenas de millares de familias desahuciados de sus hogares.


A los estudiantes de Periodismo les corresponde el estudio de las hemerotecas para comprobar lo que escribían algunos de estos columnistas hace unos años y lo que escriben ahora.


Como profesor de esa Facultad no puedo silenciar el desconcierto que producen algunas tertulias y algunas columnas. Lo malo es que, los aparentes beneficiarios de esa furia desatada, no saben ver que se ha iniciado un nuevo estilo por muy perverso que sea. No van a poder evitar que se ejercite con los que desempeñen el Gobierno en una saludable y democrática alternancia en el gobierno del Estado.


Como decía un conocido grupo musical, "ante todo, mucha calma", pues un país en el que hay confusión de poderes y se ha perdido el respeto a los titulares de los mismos, como nunca  se había visto en la historia de España, no puede ser presagio de nada bueno. La responsabilidad de todos es grande pues no podemos arriesgar lo que con tanto esfuerzo hemos conquistado ni en el campo de las libertades ni en las mejoras sociales. 


En el asesinato de César todos los conjurados tuvieron cuidado de participar no fuera a ser que no los tuvieran en cuenta para el nuevo reparto de poder. Y en esta nueva muerte del padre, que tanto admiraron y tanto les ha decepcionado, no hay poco del síndrome de Bruto… "aunque sea una persona honrada"

              

José Carlos Gª Fajardo

De interés

Artículos Relacionados