domingo,23 enero 2022
Espacio euroiberoamericano de diálogo sobre la innovación social, profesional y académica
InicioOpinión¡Invertir en innovación, conocimiento y futuro! Diez componentes a valorar

¡Invertir en innovación, conocimiento y futuro! Diez componentes a valorar

Futurolandia
Tendemos a hablar de nuevo modelo productivo, de reformas estructurales, de crecimiento potencial... y no ponemos la necesaria atención en la inversión en innovación, en conocimiento en su sentido más amplio, como condicionante radical de futuro. No me refiero solamente a atender a la I+D y la incorporación de avances tecnológicos a los procesos productivos de las empresas. Se trata de priorizar.

 Se trata de priorizar todas las fuentes de conocimiento y su aportación a nuevos productos, procesos y estructuras organizativas, públicas y privadas. Se trata de recordar que, como toda inversión, sus efectos dependen del capital acumulado y no del esfuerzo aislado de un año. Y no olvidar que la innovación es un estímulo, pero también un reto de adaptación social.

 Aún hay muchas personas que se imaginan un proceso lineal y automático de la innovación que transforma  gasto en I+D en invenciones, que se adoptan por las empresas y dan así lugar a nuevos productos y procesos, todo de forma más o menos simultánea y sin  valorar otras limitaciones, fallos y costes de adaptación. La realidad es mucho más compleja y exige considerar el ecosistema en que se produce la innovación : fuentes, infraestructuras, condicionantes y efectos económicos y sociales:

  • Fuentes. La innovación llega no sólo por los esfuerzos en I+D, sino también a través de la adquisición de equipos con incorporación de tecnologías avanzadas, la compra de patentes, la colaboración con instituciones innovadoras de dentro y fuera de nuestras fronteras o la propia colaboración con proveedores o clientes, que nos ofrecen o demandan nuevos procesos o productos.
  • Infraestructuras. Un sistema que garantice cantidad y calidad en universidades, organismos públicos de investigación, redes de información y otros servicios de soporte, aparte de una mano de obra cualificada.
  • Condicionantes político-estratégicos, que marcan estímulos a la acción de los diferentes agentes de la innovación y afectan a la eficacia general del sistema, tales como coordinación de políticas públicas a diferentes niveles, diseño integrador de la estrategia público-privada o un planteamiento prospectivo a largo plazo y en red.
  • Efectos económico y sociales. Impacto directo e indirecto, inmediato y diferido, sobre crecimiento, productividad, competitividad internacional, creación de empleo, distribución de la renta o igualdad de oportunidades e integración social.

Un avance importante en la medición y análisis de la innovación se ha producido en la última década a partir de la toma de conciencia de que muchos gastos en acciones que afectan a la innovación deben pasar a considerarse como inversión, es decir a valorar su permanencia en el tiempo. Si la adquisición de maquinaria, bienes de equipo, hardware o instalaciones y redes físicas de  información y comunicaciones son consideradas como un capital a amortizar en el tiempo, ¿ por qué no admitirlo también para esfuerzos en I+D, software o diseños innovadores?

De hecho se está avanzando en un acuerdo a nivel internacional para valorar como inversiones, y no como gastos del año en que se realizan, diez componentes de los esfuerzos realizados en información computarizada, propiedad de innovaciones o competencias económicas:

  1. Programas de ordenador (software)
  2. Bases de datos informatizadas
  3. Investigación básica, aplicada y desarrollo tecnológico (I+D)
  4. Prospección minera de reservas de recursos utilizables a futuro
  5. Originales de obras recreativas,literarias o artísticas y sus derechos de autor o licencias
  6. Nuevos productos o sistemas en servicios financieros
  7. Diseño y preparación o promoción de venta de nuevos productos
  8. Esfuerzos en creación o mejora de imagen de marca, principalmente a través de la publicidad institucional y los estudios de mercado
  9. Formación de empleados a cargo del empleador (capital humano)
  10. Mejoras en la estructura organizativa en busca de una mayor eficiencia en el uso de recursos

Una adecuada medición de estos factores (admito que compleja e incluso arbitraria a veces) y su agregación en el tiempo, como dotación a un "Capital Basado en el Conocimiento" (CBC) o "Capital Intangible" (CI), está siendo investigada en los últimos años y empieza a dar sus primeros (y controvertidos frutos). Dedicaré un próximo post a comentar algunos resultados numéricos.

Antonio Pulido twitter.com/PsrA

De interés

Artículos Relacionados